realme X50 5G
– Jul 8, 2020, 11:00 (CET)

realme X50 5G, análisis: 120 Hz para darle una vuelta de tuerca a la gama media

En un mercado copado en cuanto a número de propuestas por parte de todo tipo de fabricantes, realme lo intenta ahora con el x50 5G, un terminal que basa su atractivo en la conectividad a las redes más rápidas del momento.

El realme X50 5G es la nueva propuesta de la firma china para atraer al público del segmento medio del mercado. Tras el lanzamiento de su buque insignia realme X50 Pro 5G, la tecnológica "tunea" ahora algunos de sus aspectos para dar lugar a una nueva versión más económica pero también atractiva.

En primer lugar, del realme X50 5G destaca que es un dispositivo de dimensiones notables, apreciables cuando uno lo tiene en la mano. A sus 6,57" pulgadas de pantalla hay que sumarle un notable marco en su parte inferior y un grosor de casi 9 milímetros. Todo ello provoca que el terminal pueda sentirse algo tosco y, sumado a sus acabados en plástico, la percepción general es que se encuentra alejado de la gama alta en este aspecto.

En uno de sus laterales se encuentra ubicado el lector de huellas dactilares, que funciona con la rapidez que ya caracteriza estos sistemas. Combinado con un reconocimiento facial en 2D, el resultado es un acceso rápido al dispositivo.

realme X50 5G

De lo más llamativo del dispositivo es su pantalla que, pese a no ser OLED, sí integra una tasa de refresco que todavía no es común en el mercado. Con ella se alcanzan los 120 Hz, que sirven para mejorar en buena medida la experiencia con el dispositivo. Estos se traducen en transición más fluida, menos fricción y una mayor sensación de rapidez.

realme X50 5G
Pantalla 6,57" IPS LCD FHD+
Dimensiones 163,8 x 75,8 x 8,9 mm
Peso 202 g
Almacenamiento 128 GB
RAM 6 GB
Procesador Qualcomm Snapdragon 765G
Cámara trasera 48 MP f/1.8 + 8 MP f/2.3 + 2 MP f/2.4 + 2 MP f/2.4
Cámara frontal 16 MP f/2.0 + 2 MP f/2.2
Biometría Lector de huellas en el lateral
Batería 4.200 mAh, carga rápida 30W
Precio 349 euros

Solvencia en el día a día

La inclusión del procesador Snapdragon 765G se ha revelado como una decisión popular y acertada entre numerosos fabricantes. Este es uno de los chips más equilibrados del momento de cuantos manufactura Qualcomm, lo que se traduce en un muy buen desempeño en las tareas diarias. Desde lo más básico, como redes sociales o aplicaciones de mensajería, hasta videojuegos, el realme X50 5G aguantará sin titubeos el envite.

Además, este permite a la tecnológica añadir el cada vez más suculento apellido en el nombre que garantiza su capacidad de conexión a las redes más veloces. A pesar de que el uso del 5G continúa siendo residual en la mayor parte del mundo, es una cualidad a tener en cuenta en ciertas localidades y, también, de cara a su futura expansión.

realme X50 5G

A la buena experiencia con el dispositivo contribuye un buen audio –a pesar de no encontrarse en modo estéreo– y una notable batería. Los 4.200 mAh, nada exagerados en comparación con otros dispositivos, resultan suficientes para llegar al final del día incluso con la tasa de refresco de la pantalla situada en 120 Hz.

Obligado mencionar, cuando se habla de un smartphone de la casa, de realme UI. La interfaz del sistema propia de la tecnológica, de la misma manera que ocurre con Oppo, presenta colores vivos y se aleja de la experiencia base de Android. Así y todo, es accesible, muy personalizable y funciona con ligereza.

Viene, eso sí, con un cierto número de aplicaciones preinstaladas o bloatware que no por ser costumbre resulta agradable encontrarse.

Cámaras para todos los gustos

La configuración fotográfica del realme X50 5G se compone de un total de seis lentes. Con dos en su parte frontal y otras dos en la trasera, la firma hace suyo el deseo de expresar que más sí es mejor. Sobre el papel, quizá; en la práctica, no tanto.

realme X50 5G

La configuración queda repartida de la siguiente manera:

Frontal:

  • 16 MP, f/2.0: principal
  • 2 MP, f/2.4: retrato

Trasera:

  • 48 MP, f/1.8: principal
  • 8 MP, f/2.3: gran angular
  • 2 MP, f/2.4: blanco y negro
  • 2 MP, f/2.4: macro

El reparto de cualidades es interesante y da como resultado una cámara versátil y capacitada para enfrentarse a un amplio rango de escenarios en el día a día. En la trasera, se echa de menos ver la inclusión de un telefoto que permita tomar fotografías en doble aumento sin pérdida de calidad, por ejemplo, en lugar de la lente adicional en blanco y negro, cuya utilidad queda cada vez más en entredicho. También un gran angular, pues esta se ha convertido ya en una elección fija por la práctica totalidad de fabricantes.

Estándar.

Gran angular.

Los resultados conseguidos se sitúan dentro del rango medio en el que se ubica este terminal. Serán suficientes para la amplia mayoría, aunque distan de la perfección a la que aspiran los de gamas más altas. Aun así, las tomas ofrecen un buen nivel de detalle, el HDR se activa de manera automática con certeza y, en general, lo obtenido satisface al ojo.

Detalles como la inclusión de una lente enfocada en el modo retrato en la cámara delantera hacen mucho bien a la experiencia de uso, consiguiendo un atractivo nivel de desenfoque al tiempo que se mantiene la textura general de la imagen.

Por lo demás, se encuentran presentes también opciones como el disparo panorámico tanto en la frontal como en la trasera o un modo macro que, eso sí, añade demasiado perfilado a las imágenes. De igual modo, el modo de disparo nocturno ayudará a la hora de rescatar detalles perdidos en las sombras de la noche para convertir imágenes regulares en aceptables.

En definitiva, por un precio de 349 euros (a partir del 7 de agosto), el realme X50 5G es un contendiente potente y capaz frente a terminales como el Xiaomi Mi 10 Lite 5G. Su pantalla con tasa de refresco a 120 Hz, el correcto comportamiento de su cámara, sumando con su rendimiento y conectividad, lo sitúan en muy buen lugar para defenderse en el exigente mercado de gama media.