Que la saga cinematográfica de Star Wars tiene seguidores y fanáticos en el mundo entero, y desde que se estrenó la primera película de George Lucas en 1977, es cosa de dominio público. Su club de fans de mayor peso es Orden 66 Internacional, cuyo nombre se debe a la resolución de La venganza de los Sith (2005) con la que el canciller Sheev Palpatine (Ian McDiarmid), el malvado Darth Sidious, masacra a los Jedi tras calumniarles en el Senado Galáctico. Y Anakin Skywalker (Hayden Christensen) dirige el ataque contra el Templo Jedi con la Legión 501, que da nombre a otro club de fans muy relacionado con Lucasfilm.

En los últimos compases del episodio “The Reckoning” (1×07) y durante “Redemption” (1×08) de The Mandalorian (Jon Favreau, desde 2019), la serie televisiva de Disney Plus, aparece un escuadrón de los clásicos stormtroopers y death troopers a las órdenes de Moff Gideon (Giancarlo Esposito) en el planeta Nevarro. Y, según nos cuentan en el capítulo “Connections” (1×08) de Galería Disney. Star Wars: The Mandalorian (Favreau, desde 2020), bajo las armaduras de los stormtroopers estaban los miembros de la Legión 501, que vestían los disfraces que ellos mismos han elaborado.

El cineasta y productor ejecutivo Dave Filoni enumera su ocupación: “Hacen funciones de Star Wars, visitas a hospitales y muchas cosas benéficas”, y “en multitud de ocasiones, los llaman para representar a la empresa en eventos públicos de Star Wars”. Y continúa Favreau: “Lucasfilm los llama si están en una convención, un desfile o algún evento donde necesitan soldados de fondo”. “Pero no para las películas”, apunta Filoni, y prosigue Favreau: “Vinieron sin saber a lo que venían, y entonces los llevaron al decorado y los pusieron delante de la cámara. Y ahí se dieron cuenta de que iban a salir en la serie”.

Disney Plus

“Con sus armaduras hechas a mano”, dice Filoni. “El sueño de quienes se hacen su armadura de soldado de asalto es poder hacer atrezo usado en pantalla, un arma o una máscara. Pero, en cuanto vienes y te grabamos, tu armadura pasa a ser una utilizada en pantalla. Mola mucho”. Y Favreau asegura que “la Legión 501 sabe cómo hacer de soldados”. No podía ser de otro modo con el esmero que le ponen para elaborar su conjunto: “Mi armadura tiene seis años aunque parezca mentira, pero la cuido muy bien porque le dedico mucho tiempo”, dice Jeff Leone, el stormtrooper TK 71701, en el set de rodaje.

Y continúa así: “Empiezas con un trozo de plástico ABS normal y le das forma para que encaje con tu físico, básicamente. Hay una parte genérica de tal o cual talla, pero tú le das forma para que te quede bien. Si no, no puedes moverte como es debido y queda raro: no pareces un soldado de asalto, pareces alguien intentando serlo”. Y se nota según Filoni: “Los diriges, pero saben cómo moverse, cómo cuadrarse: son soldados de asalto. Fueron maravillosos e hicieron un gran trabajo”. Y remata Favreau: “Nos dieron mucha energía. Son unos profesionales como la copa de un pino”.

Es lo que ocurre cuando las personas aman su labor. Marie Gwin, la stormtrooper TK 7608, lo deja clarísimo cuando explica lo siguiente: “Sobre todo, hacemos caridad: somos malos haciendo cosas buenas. Pero también somos niños grandes, así que hacemos esto por los niños y por nuestro niño interior. Nos encanta disfrazarnos e interpretar”. Así que les chifló poder integrarse en el gran equipo de The Mandalorian: “Vas por ahí y ves el atrezo y los detalles de cada puerta y accesorio y es como: «Sí, estás en Star Wars»”, declara Manuel Dekker, el stormtrooper TK 97253 de la Legión 501. “Es un sueño”.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.