Mientras el mundo mira al continente americano, epicentro de la pandemia de COVID-19, en Botsuana están preocupados por otro tema. Se han encontrado cientos de elefantes muertos cerca del Delta del Okavango, al norte del país. Hasta ahora se barajaban varias opciones: envenenamiento, falta de agua e, incluso, coronavirus. Ahora, a falta de los resultados de las pruebas, las autoridades apuntan a una posible neurotoxina como culpable de las cientos de muertes de estos paquidermos, según informa Europa Press.

La mayoría de los elefantes, alrededor de un 70% según The Guardian, han sido encontrados cerca de depósitos de agua y con los colmillos intactos. Esto descartaría de un plumazo dos de las teorías. Por un lado, que la sequía en el país ha podido producir estas muertes en masa de paquidermos. Y, por otro, que se trate de cazadores furtivos. Es decir, si el problema fuera la caza furtiva no se hubieran encontrado a los elefantes aún con sus colmillos de marfil.

Además, por lo general los cazadores suelen envenenar con cianuro a los elefantes. Pero en este caso se ha descartado esta posibilidad. No solo porque no faltan los colmillos sino porque los carroñeros que se están comiendo los cadáveres no aparecen muertos. Por tanto, creen que esto tampoco explica estas extrañas muertes de elefantes en Botsuana.

El hecho de que los elefantes muertos en Botsuana se encuentren boca abajo, es decir, como si se hubieran desplomado de pronto, y que se les ha visto hacer círculos extraños, parecen ser dos de los síntomas que indican la acción de una neurotoxina.

El Gobierno apunta que los primeros resultados, según recoge Bloomberg, descartan todas las enfermedades habituales que causan estas muertes en masa de paquidermos. Por lo que podríamos estar ante una "enfermedad nueva".

Coronavirus, ¿culpable de las muertes de elefantes?

¿Podría ser coronavirus? Sabemos que existe la transmisión de humano a otros animales como gatos, perros e, incluso, tigres. Pero no podemos afirmar que se trate de COVID-19. Sin embargo, esta opción también ha sido descartada, según Mark Hiley, director de operaciones de rescate de la ONG National Park Rescue. Hasta el momento, esta enfermedad no ha generado un gran impacto a las personas que viven en este área. Además, por el momento, no sabemos si el coronavirus afecta a los elefantes. Habrá que esperar a los resultados para descartarlo del todo, pero en principio no se cree que sea la causa.

Mientras llegan los resultados finales, solo podemos teorizar sobre la causa de estas muertes. Pero las autoridades del país parecen tener muy claro que lo más probable es que se trate de una neurotoxina. En los próximos días tendremos una respuesta final a este misterio.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.