Aunque Raspberry Pi es un dispositivo fantástico y versátil, parte de su buena reputación es su sistema operativo por defecto, Raspbian.

De Raspbian hemos hablado en varias ocasiones. Se trata de una distribución Linux basada en Debian, una de las distros más populares. Sus diferencias están en que está pensada para funcionar en la arquitectura ARM de Raspberry Pi y con sus limitaciones en cuanto a memoria o almacenamiento.

Y como todo Linux que se precie, Raspbian es susceptible de ser adaptado a las necesidades de cualquiera. De ahí que hayan surgido curiosidades como Raspbian95 o RaspbianXP, o el caso que nos ocupa en este artículo, iRaspbian, una versión del sistema operativo de Raspberry Pi personalizado para que imite el aspecto de macOS. Eso y algunos añadidos que lo convierten en una alternativa seria a Raspbian.

La relación entre Debian Linux y Toy Story de Pixar

El arte de la personalización

Detrás de iRaspbian se encuentran PI LAB y grayduck, dos expertos en customizar o personalizar el software de Raspberry Pi, integrar emuladores, cambiar la interfaz, etc.

En el caso de iRaspbian, el objetivo era convertir Raspbian en macOS, al menos en lo que su interfaz se refiere. Y el resultado es muy fiel al original, tal y como puedes comprobar si instalas iRaspbian o ves el vídeo de YouTube integrado en este artículo.

En concreto, iRaspbian funciona en Raspberry Pi 4. Su instalador, comprimido, ocupa 3’5 GB. El motivo de este tamaño es que, además de transformar Linux en macOS en cuestiones de aspecto e interfaz, incluye una máquina virtual con Mac OS 9.2, otra máquina virtual con Windows 98, la función de screen mirroring de Android activada, emuladores de consolas antiguas y alguna que otra sorpresa, como Steam, Box86 o Chromium Media Edition. Vamos, un sistema operativo con vitaminas para exprimir todas las posibilidades de tu Raspberry Pi.

Fácil de instalar

El usuario por defecto de iRaspbian es el mismo de Raspberry, pi con la contraseña raspberry. Y si quieres obtenerlo, puedes descargar la imagen comprimida desde este enlace de Archive.org.

Luego tendrás que instalarla en la memoria microSD de Raspberry Pi empleando herramientas como balenaEtcher o Raspberry Pi Imager.