Actualización 12 de mayo, 00:08 hrs Elon Musk desafió a las autoridades y anunció en su cuenta de Twitter que reabrirá la planta de Fremont.
Tesla está reiniciando la producción hoy contra las reglas del condado de Alameda. Estaré en la línea con todos los demás. Si alguien es arrestado, pido que solo sea yo.

Tras presentar una demanda contra el Condado de Alameda y amenazar con mover su planta de Fremont a otro estado, Tesla ya comenzó a fabricar automóviles en California. De acuerdo con The Verge, la empresa reactivó la producción de coches eléctricos en la Gigafactory de Fremont, en donde empleados confiaron que ya se completaron alrededor de 200 unidades de Model Y y Model 3.

Al parecer todo esto se hizo en secreto y Musk tiene planes de repetirlo el próximo fin de semana, según trabajadores que confiaron la información de manera anónima. La planta de Tesla en California ha permanecido cerrada desde el 23 de marzo, algo que irrita en demasía a su fundador.

Elon Musk no solo calificó de "fascismo" a la cuarentena, sino que ha hecho declaraciones desde hace semanas respecto al coronavirus, algunas de ellas al nivel de negacionismo que comparten otras personas que exigen el fin del confinamiento y la reapertura de negocios en EE.UU. Algunos empleados de Tesla declararon que se les pidió regresar al trabajo y que temen por su situación laboral en caso de negarse a participar.

Algunos empleados de Tesla temen ser despedidos si no acuden a trabajar

Tres trabajadores confiaron a Business Insider que Tesla amenazó con retirarles los beneficios y la posibilidad de aplicar para el seguro de desempleo si no se presentan a trabajar. Uno de ellos dijo que el estado de su permiso de trabajo podría cambiar si no accede a la petición de la empresa. De mantenerse vigente el confinamiento hasta finales de mayo, Tesla habría pasado dos meses sin fabricar un solo coche— al menos de forma oficial.

Si bien el altercado entre Tesla y las autoridades locales data de finales de marzo, el pasado jueves alcanzó un punto crítico. El Gobernador de California, Gavin Newson, expresó que la decisión final sobre la vuelta al trabajo en el estado quedaba en manos de los órganos locales. En este caso el Condado de Alameda tendría la última palabra y decidió extender la cuarentena hasta finales de mayo.

La decisión no solo provocó la ira de Musk, sino una demanda inmediata contra el gobierno de Alameda. El jefe de Tesla dijo que el oficial de salud interino de la administración local actuaba en contra del Gobernador y el Presidente. Elon calificó de "ignorante y no elegido" al oficial y, como es costumbre, utilizó Twitter para vertir su enojo y amenazar con mover la Gigafactory de Fremont a Nevada o Texas.

Al momento se desconocen cuáles serán las medidas que tomará la administración de Alameda ante la vuelta al trabajo en Fremont. Los empleados no estarían dispuestos a declarar puesto que temen por su situación laboral en la planta de producción.