Llevan años acaparando titulares de prensa con su actividad centrada en el desarrollo de inteligencia artificial. La última de ellas vinculada a la cesión de su tecnología para la gestión de las unidades de cuidados intensivos de los hospitales del País Vasco con motivo de la pandemia por el coronavirus. Antes de eso, por su larga lista de fichajes de primera línea. Ahora Sherpa vuelve con otro anuncio entre sus filas.

Tras contar con Tom Gruber –creador de Siri– en 2019 y la más reciente Joana Hoffman –también de Apple– para llevar la división de marketing, la compañía española anuncia a su nuevo vicepresidente de desarrollo de negocio a nivel global: Celestino García.

Sherpa vs Samsung, una relación que viene de largo

Celestino García no es un desconocido en el sector de la tecnología y tampoco para Sherpa.

El nuevo vicepresidente de la tecnológica de inteligencia artificial ya pasó por las oficinas de Samsung España, concretamente como vicepresidente de la filial local de la coreana.

A principios de este mismo año, la multinacional decidió reestructurar el negocio de móviles a nivel global lo supuso la modificación de las directivas. A día de hoy, Celestino sigue estando como consejero en Samsung; puesto que puede compatibilizar completamente con su nueva vicepresidencia, explica él mismo en el evento por la presentación de su cargo en Sherpa.

En cualquier caso, la elección de Sherpa no es puramente casual. Ambas compañías, así como Celestino García y Xabi Uribe-Etxebarria –fundador de Sherpa– ya habían coincidido con anterioridad. Antes de la llegada de Bixby, el asistente propio de Samsung, el proveedor de asistencia virtual de la coreana era la propia Sherpa con su aplicación instalada por defecto en todos los terminales desde 2015, concretamente en los Samsung Galaxy S6 y S6 Edge en España, hasta la llegada de Bixby.

Tras el cambio, la compañía siguió ocupando puestos en rankings internacionales de inteligencia artificial, pero su oferta al usuario iba disminuyendo poco a poco. "Teníamos muchos usuarios, pero teníamos que buscar qué tecnología iba a darse en el futuro", explicaba Uribe en una entrevista a Hipertextual previa al anuncio.

Desarrollo de negocio: el objetivo esencial de Sherpa

Hasta la fecha, los nombramientos de Sherpa habían tenido un corte internacional –quizá también marketiniano con los cargos de Apple–, pero ahora la compañía se enfrenta a la tarea de crecer bajo su nuevo modelo de negocio.

Uribe lo deja claro. Ya no son una aplicación gratuita para tener un asistente virtual en el móvil. Tampoco tendría sentido serlo; ya todos los dispositivos móviles cuentan con su servicio nativo instalado y luchar contra los gigantes de la tecnología sería una tarea titánica. "Somos un B2B2C", explica. O lo que es lo mismo: venden su tecnología para que terceros la usen para cliente directo.

Un nuevo modelo de negocio, del que tampoco quieren dar demasiados detalles antes de su lanzamiento oficial en junio más allá de que implica nueva tecnología, pasaría por "buscar oportunidades en instituciones, compañías e investigaciones", explican. El sector de las fake news y los medios de comunicación, el automóvil –con los que ya tienen algún proyecto piloto– y las propias universidades abordados a través de una serie de APIs de marca blanca.

Bajo este marco, la llegada del nuevo vicepresidente busca "el desarrollo del negocio de Sherpa con mayúsculas", apunta el propio Celestino a los medios. Un negocio que, según sus declaraciones, ya tiene varios acuerdos apuntalados para este 2020, los cuales quizá se atrasen a principios de 2021 por la llegada del coronavirus.

Sin facturación a la vista, pero sí rondas

Entre 2015 y 2018, la facturación de Sherpa ha ido de 0 a 5.000 euros. Sus pérdidas, de más de millón y medio en 2018 –última cifra disponible en el Registro Mercantil– han sido las protagonistas de la fotografía. Pese a todo Uribe lo tiene claro: "el objetivo no es la facturación, sino demostrar la tecnología con clientes y hacer esto escalable". Un punto que Uribe ha querido remarcar desde el primer momento. Ya, en declaraciones para Hipertextual, el fundador de Sherpa apuntaba que "no solo es relevante la monetización, sino el valor de la tecnología que se está haciendo".

Y aún así, los gastos de personal –al que se le suman los fichajes estrella– y de desarrollo siguen ahí. Ya apuntan a nueva ronda de financiación "de la que pronto tendrán noticias". Esta se sumaría a los 19 millones de euros de sus cinco operaciones previas. La última de ella por 8,5 millones de la mano de Alma Mundi Ventures.

Este cambio de negocio pasa, de forma irremediable, por una búsqueda de hacer de Sherpa un negocio monetizable aunque sea a largo plazo.