Salvo sorpresa, todo indica que entre mayo y julio por fin conoceremos el resto de detalles sobre la PlayStation 5 y Xbox Series, incluyendo su precio. Aunque ya sabemos sus características técnicas y, en el caso de la consola de Microsoft, una parte de sus primeros juegos, el costo de ambas propuestas es el dato de mayor interés para los consumidores. Lo único que podemos anticiparte es que ninguna de las dos será barata.

Tras los reportes y rumores surgidos en las últimas semanas, parece que se avecina una guerra de precios entre Microsoft y Sony. De hecho, la compañía japonesa está a la espera de conocer la decisión de su principal competidor. En un principio se creyó que la Xbox Series X sería más cara debido a la superioridad técnica de su GPU —los famosos 12 Teraflops—, pero ya no estamos tan seguros de esa creencia. Es probable que los de Redmond tengan guardado un as bajo la manga que podría cambiar el rumbo de la contienda a su favor.

Michael Pachter, uno de los analistas más reconocidos —y polémicos— en la industria de los videojuegos, sostuvo una charla con Geoff Keighley para hablar sobre el tema. Pachter sugirió que, lejos de lo que todos pensamos, es Microsoft quien está esperando a que Sony haga el primer movimiento. Según indica, la Xbox Series X podría ser hasta 100 dólares más barata que la PlayStation 5. El recorte dependerá de lo que haga Sony, claro está.

El analista cree, además, que la PlayStation 5 llegará al mercado con un precio de 500 dólares. Sin embargo, y a diferencia de Microsoft, los de Japón no tendrían tanta flexibilidad para abaratar los costos. Y es que los componentes de la PS5, principalmente su sistema de enfriamiento, el NVME SSD y la DRAM, han disparado el precio de la consola. Son distintos los factores que provocan lo anterior, desde la tecnología que ha elegido Sony hasta la escasez de piezas por la gran demanda.

"Si quieren reducir el precio en $100, justo por debajo del precio de PS5, y subsidiar las primeras 10 millones de unidades, lo harán. Creo que están esperando a que Sony parpadee primero y luego revelarán el precio. Muy probablemente costará 400 dólares".

Pachter no fue el único que participó en la conversación. Peter Moore, antiguo directivo de Electronic Arts y Microsoft, señaló que las dos compañías están analizando el impacto de vender sus consolas con pérdida inicial. Distribuirlas con un precio inferior al del costo de producción no sería una estrategia nueva para ninguna de las dos. Es habitual que, durante el lanzamiento de una consola, asuman pérdidas por unidad con tal de conquistar el mercado en los primeros meses.

No obstante, Moore asegura que Microsoft tiene un mayor margen de maniobra para ajustar precios, pues presumen una fortaleza económica envidiable en la actualidad. "En este momento, el precio de sus acciones, su capitalización de mercado, todo está volando a su favor. Satya Nadella [CEO de Microsoft] diría 'Esta es nuestra oportunidad, como lo hicimos con la Xbox 360, pongamos el precio correcto'", concluyó.