Hace unos días, los titulares del mundo del espectáculo se llenaron de rumores sobre la posibilidad que los Piratas del Caribe y el mítico Jack Sparrow tuviera que entregar su brújula y sombrero a un nuevo capitán. Uno que además sería una mujer.

Las redes sociales reaccionaron de inmediato y buena parte de los fans de una de las franquicias más rentables de Disney debatieron en voz alta el aparecer inevitable remake —y cambio— de varios de sus personajes favoritos. Pero mientras la tormenta amaina, te contamos algunas cosas sobre los piratas más emblemáticos de Disney Plus — fuera y dentro de la franquicia — que quizás no sabías.

Dustin Hoffman interpretó al Capitán Hook:

En la década de los noventa, Steven Spielberg decidió tomar el riesgo de refrescar el clásico Peter Pan de Barrie para una nueva audiencia.

¿El resultado? Una extraña película en la que una malhumorada Julia Roberts encarnaba a Campanilla y Robin William a un crecido Peter que no tenía recuerdo alguno sobre su extravagante pasado. Pero lo más interesante de la película fue quizás la decisión de incluir al malvado Capitán Hook con el rostro del laureado Dustin Hoffman.

Como es habitual, el actor se tomó muy en serio su papel: le dio un excéntrico acento británico, practicó esgrima por seis meses y además hizo confeccionar un traje de noble del siglo XVII que después estropeó con piedras, para imitar algunos bocetos originales del escritor que la producción le hizo llegar. Años después, sus esfuerzos harían que casi fuera contratado para interpretar al malvado Davy Jones en la exitosa película Piratas del Caribe: el cobre del hombre muerto de 2007.

Jack Sparrow y su “padre espiritual”

En varias ocasiones, Jhonny Depp admitió que había interpretado al capitán de La Perla Negra como una estrella de rock porque imaginaba que, en su época, los piratas eran el equivalente fraudulento y extravagante de una celebridad moderna.

Para interpretar al terror del mar Caribe, el actor decidió además imitar los movimientos, el acento y la personalidad general de una celebridad del mundo de la música: Keith Richards. Este fue la principal fuente de inspiración de Depp para encarnar a un pirata tramposo y seductor.

En 2007 y después de que el actor expresara públicamente su deseo que el miembro de los Rolling Stone formara parte de la franquicia, Richards hizo un pequeño cameo como —no podía ser de otra forma— el padre de Jack en el film Piratas del Caribe: En el fin del mundo dirigido por Gore Verbinski.

Los tentáculos de Davy Jones

Para interpretar al monstruoso Capitán Davy Jones en pantalla grande, los productores deseaban un actor de carácter.

Se pensó en Dustin Hoffman (que ya había interpretado a Hook con buenos resultados) e incluso se rumorea que hubo una prueba de cámara que no resultó del agrado de nadie.

Al final, el papel lo ganó el británico Bill Nighy que llegó a la audición con algunos tentáculos de lona pegados al cuerpo y luciendo terrorífico. Todo el equipo se entusiasmó por su interpretación y tenían razones para eso: a pesar que el Capitán Jones era obra casi por completo del CGI, Nighy decidió por cuenta propia maquillar los contornos de su boca y ojos para hacer la interpretación más natural. El resultado fue tan impecable que, en varias de las escenas, los efectos digitales fueron sustituidos por máscara de látex a pedido del actor.

Dos veces Penélope

En los siete mares la presencia femenina es más bien escasa, por lo que mucha gente agradeció que la actriz Penélope Cruz se sumara a la saga con el personaje de Angélica en Piratas del Caribe: Navegando aguas misteriosas.

Pero durante el rodaje, la actriz quedó embarazada, lo que obligó a hace rediseños en su vestuario, reescribir algunas partes del guion y al final, contratar a su hermana para que tomara su lugar en las partes más peligrosas del rodaje. Al final Angelica fue interpretada por ambas.

Cambios de ruta

Antes de llegar al cine, la exitosa Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar pasó por varias cambios de envergadura.

Para el villano, la producción había pensado en el actor Christoph Waltz que interpretaría al Capitán John Brand. La película carecía de nombre, aunque según rumores, había un guion completo en la que Brand era el malvado capitular de la narración.

Debido a conflictos de agenda, Waltz terminó por declinar la oferta y renunciar a la filmación, por lo que la producción debió invertir tiempo y esfuerzos en conseguir un remplazo con el suficiente carisma como para que nadie extrañara al villano favorito de Tarantino. Finalmente, Javier Bardem, tomó su lugar y con él llegó el título de la película y un maravilloso personaje: Capitán Armando Salazar.