Cabify ha publicado su memoria anual de sostenibilidad en la que se incluyen los resultados anuales de 2019. Por primera vez, el unicornio español de la movilidad anuncia beneficios en sus cuentas. Lo que quiere decir que Cabify alcanza la rentabilidad con un beneficio neto de 2,7 millones de euros.

Esto, contrapuesto a los datos del año anterior, en 2018, que fueron de pérdidas de 1,8 millones de euros según los datos del ejercicio, hacen que la compañía sea rentable por primera vez en su historia. Un objetivo que venía persiguiendo desde hace tiempo.

Estas cifras, al menos las de 2019, vienen soportadas por el incremento de su actividad, concretamente un 54% en lo que a trayectos se refiere y un 35% en pasajeros. Por otro lado, Cabify también ha aumentado ciudades operativas durante el pasado año, además de abrirse a nuevos modelos de negocio. Entre los que se incluye la entrada del taxi a través de su aplicación, tras la reforma de la normativa para las reservas dentro del colectivo, y la gestión directa de flotas VTC. En abril de 2019, Rosauro Varo vendía 2.000 licencias VTC a Cabify a cambio de acciones en la compañía.

Todos estos movimientos han significado un aumento de los ingresos en un 54%, llegando hasta los 223 millones de euros. Además, la compañía recalca el pago de 12,8 millones en impuestos. Una crítica muy sonada en el sector más tradicional de la movilidad que acusa a la compañía de no tributar por sus operaciones en España al contar con sede fiscal en Delaware, Estados Unidos.

Con la tijera desde 2019

Que Cabify alcance la rentabilidad en 2019 es una buena noticia para el sector emprendedor. Especialmente teniendo en cuenta la situación, a causa de la crisis pandémica por el coronavirus, que se dibuja a partir de ahora.

Pero lo cierto es que la rentabilidad dentro del unicornio español de la movilidad no ha venido solo por la vía del aumento de su actividad. Cabify venía buscando esas cifras a petición de los inversores a con una posible salida a bolsa (ahora congelada). Para ello lleva meses cortando el grifo de las contrataciones y congelando gastos para reducir las pérdidas.

La tijera, según adelantó La Información, se llevó por delante a 100 empleados del equipo de España en 2019 –además de la reducción de las delegaciones en Latinoamérica–. Una estrategia similar a la de Uber, que también anunció recortes en áreas no estratégicas.

Cabify alcanza la rentabilidad en 2019 sí, pero ahora estamos en 2020

Ahora, lo cierto es que la situación ha cambiado para todos. Y Cabify no iba a ser diferente en lo que a consecuencias por la pandemia por el coronavirus se refiere.

La plantilla de la compañía, que cuenta con 400 empleados, se encuentra afectada por un ERTE –en este caso por reducción de jornada–. Los conductores, la mayoría de ellos no dependientes directamente de la tecnológica y operando a través de empresas VTC– también se han visto afectados por los despidos temporales.

Cabify no aporta cifras sobre su actividad durante la pandemia, pero el taxi ya apunta a una reducción de más de 70% de su actividad y sus rivales directos, Uber, a un 80% del negocio. Lo que se traduce en una pérdida de beneficios de miles de euros para todas las partes dibujando un 2020 muy alejado de los números verdes.

Uber, de hecho, ya da por perdido un año desastroso para sus cuentas. 2020 apuntaba a ser el año de la rentabilidad para el gigante estadounidense, pero con los primeros picos de la pandemia ya dejando de lado la idea.

Pese a todo, y a través de un comunicado, Cabify asegura que los buenos resultados de 2019 les ayudarán a amortiguar la bajada de actividad por el coronavirus.

👇 Más en Hipertextual