star wars Ahsoka
– May 13, 2020, 18:30 (CET)

El nuevo rostro del poder en Star Wars

Ahsoka Tano se ha convertido en una de las grandes heroínas del canon más reciente de Star Wars. Desde su incursión en la serie animada Star Wars: The Clone Wars hasta los rumores que insisten el personaje tendrá una versión live action en la segunda temporada de The Mandalorian, el personaje es el mejor ejemplo que la nueva generación de personajes de la Space Opera más querida del cine, tiene aun mucho que decir. Te contamos por qué su importancia aumentó de manera exponencial con el fin de temporada del show que la vio nacer.

Durante los últimos años y sobre todo a raíz de la llamada nueva trilogía de Star Wars, la inclusión de nuevos personajes al canon de la franquicia ha traído la suficiente controversia como para que buena parte del fandom se pregunte en voz alta si es necesario toda una generación de rostros que aportan muy poco al centro medular de la historia.

La polémica a Disney Plus llegó a su punto más alto durante el estreno de Resultados de Star Wars: Episodio IX - El ascenso de Skywalker, cuando se debatió de manera muy pública lo poco que la trilogía dirigida por J.J. Abrams y Rian Johnson había aportado a la historia. ¿Era necesario un revival obvio de las películas originales con nuevos rostros? ¿Había aportado algún elemento de real valor a la saga?

En realidad, el planteamiento va más allá de lo fílmico: la rica mitología de Star Wars se encuentra en pleno crecimiento y sus nuevas versiones han dejado atrás al mundo cinematográfico. Desde el exitoso experimento de The Mandalorian, hasta la nueva temporada de la aclamada The Clone Wars, el mundo de Star Wars parece enriquecerse por lo que ocurre más allá del cine. Un buen ejemplo del fenómeno es sin duda la carismática y valiente Ahsoka Tano, la joven heroína y Padawan de Anakin Skywalker que fue introducida al canon de la franquicia creada por George Lucas. Al menos en la serie animada, que narra los acontecimientos antes de la caída en el lado oscuro del futuro Darth Vader.

El personaje, que encarna la integridad, la búsqueda moral y la percepción del bien que sostiene a la mayor parte de la saga es también un símbolo de la forma como los personajes más recientes pueden evolucionar hacia un planteamiento de mayor interés si los escritores y guionistas toman las decisiones correctas.

De hecho, hay fuertes rumores de que Ahsoka formaría parte de la historia de la segunda temporada de The Mandalorian, lo que le pondría en medio de un escenario por completo post—imperial. Pero más allá de esa posibilidad, el crecimiento de Ahsoka es de una considerable madurez argumental: su última aparición en el canon de Star Wars: Rebels demuestra que la joven Padawan se ha convertido en centro de su propia historia y, de alguna manera, en una presencia con la suficiente densidad para ser algo más que un personaje referencial.

Una mirada al futuro

El debate sobre el nuevo tipo de heroísmo en Star Wars no ha sido del todo satisfactorio. La mayoría de los fans tienen la sensación que varios de los personajes en las historias más recientes carecen de madurez e, incluso, de verosimilitud. No la suficiente como para sostener la complicada mitología de la serie. Por ese motivo, la serie animada de Dave Filoni (y sus decisiones argumentales) son un referente inmediato a la forma en que la mayor parte del exigente fandom imagina el futuro de la saga.

En especial Ahsoka, que es una elocuente mirada a un personaje que no depende de la rama central de la historia ni tampoco, de situaciones inexplicables, para crecer, madurar y hacerse cada vez más convincente. Desde su primera aparición, el personaje ha demostrado ser una de las creaciones con mayor individualidad y con una transición creíble desde un Padawan impulsivo, y en ocasiones incontrolable, a un guerrero competente y líder.

Símbolo de la nueva era de Star Wars

Ahsoka es un símbolo quizás de todas las mujeres de Star Wars, llevado a un nuevo nivel y construido con habilidad para demostrar que la saga aun tiene especial interés en la redención espiritual y moral de los rostros más reconocibles de su historia.

Claro está, Dave Filoni tiene una idea sofisticada sobre el crecimiento de la franquicia en conjunto. Lo que permitió analizar a los personajes dentro de la mitología como metáforas en lugar de piezas argumentales, y además crear a partir de la idea de George Lucas, una percepción moderna y audaz sobre los temas centrales de la franquicia.

Ahsoka es a la vez el idealismo de la trilogía original combinado con el cinismo de las más recientes, todo mezclado en una versión sobre la moral. El bien y el mal de profundo valor narrativo. De hecho, en más de una ocasión se ha comentado que sus éxitos y fracasos hacen que el trayecto hacia el lado oscuro de su maestro Anakin Skywalker sea más doloroso, real y comprensible. Gracias a la inestimable dimensión que adquiere gracias a su relación con su aprendiz.

Una y otra vez, Filoni demuestra que comprendió a cabalidad, la importancia de los nexos emocionales y puntuales de la historia.

De un modo u otro, los últimos cuatro episodios de The Clone Wars, son una celebración al poder de personaje y un trayecto de enorme interés en lo emocional e intelectual que le identifica. Ahsoka tiene todos los talentos de un jedi, pero no es uno de ellos. Lo que la hace estar en medio de una disyuntiva complicada y muy dura sobre el poder y las posibilidades de la lealtad.

Ahsoka: descubriendo la complejidad del personaje

Al contraste de los nuevos héroes de la pantalla grande —que muchas veces han sido criticados por su simplicidad— el personaje parece multidimensional y lleno de posibilidades. Su lealtad a la República es obvia, pero también, a las personas que le rodean. O al menos en la manera en cómo entiende su papel en el centro de la historia y su recorrido hacia algo más elaborado y complejo siempre con la mitología Star Wars como contexto.

Filoni incluso se atreve a utilizar la perspectiva de Ahsoka para mostrar la de la audiencia y su manera de comprender la magnitud, gravedad y dureza de las Guerras Clon. Como en otros tantos aspectos, Star Wars tiene la capacidad de dialogar con la cultura popular de una forma elocuente. En esta oportunidad, el personaje asume el lugar de un guía que conduce la atención del espectador hacia los aspectos más trágicos y dolorosos que atravesó la República, sino su efecto sobre los personajes.

Hay algo definitivamente poético y poderoso en Ahsoka Tano. Quizás esa dimensión deslumbrante sea la demostración muy clara que a pesar de los traspiés recientes, la Space Opera de George Lucas todavía tiene una inmensa capacidad para madurar, crecer y extender sus símbolos y reflexiones a terrenos inexplorados.

¿Será el personaje el punto de unión hacia una nueva perspectiva sobre lo que la serie puede crear a través de su mirada sobre temas Universales? Quizás la respuesta está más cerca de lo que creemos.