– Abr 14, 2020, 10:01 (CET)

La televisión se queda en blanco: sin fecha para el regreso de tus series favoritas

La industria de Hollywood comienza a mostrar los efectos inmediatos de la emergencia provocada por la cuarentena declarada en previsión de contagio del coronavirus. Desde un nuevo calendario para los grandes estrenos de temporada, hasta la suspensión indefinida de filmaciones, todo parece indicar que la Industria del cine se sacuden desde sus cimientos por las consecuencias de la pandemia. En el mundo de la televisión ocurre otro tanto y ahora mismo, varios canales deben enfrentarse al hecho que sus series insignes no volverán para su correspondiente temporada. Otoño quizás llegará con repeticiones y la probabilidad de un largo hiatus en tus historias favoritas.

Todavía no hay nada definitivo, pero todo parece indicar que los estrenos de las próximas temporadas de varias de las series más importantes de los canales televisivos tendrán que esperar en medio de la emergencia sanitaria del coronavirus.

La medida –que por ahora abarca varios de los shows más populares de la pantalla chica– bien podría extenderse a toda la parrilla de varios de los canales estadounidenses. La doble presión de la cuarentena —que hace imposible filmaciones largas— y la incapacidad de predecir lo que ocurrirá en medio de la emergencia sanitaria a corto plazo, parece haber empujado a buena parte de las cadenas a tomar decisiones sobre la marcha, para analizar el posible impacto de un año en que sus principales proyectos deban ausentarse de la programación habitual.

Según varios expertos de la industria de la televisión por ahora parece casi seguro que los principales canales y sobre todo, los proyectos de mayor envergadura de de la oferta televisiva estadounidense, tendrán que tener sus producciones por un tiempo indeterminado. Por ahora, uno de los casos emblemáticos fue el de serie de The Walking Dead, cuya temporada actual se quedó sin capítulo final, luego que las filmaciones se detuvieron de inmediato al declararse la cuarentena en varios estados de Norteamérica. Otras tantas, terminarán con tres o cuatro capítulos menos de los que suelen incluir sus temporadas habituales. La gran mayoría no tienen una fecha exacta para su retorno a los set de filmación o al menos, a los primeros movimientos de preproducción. Por supuesto se trata de una situación, que demuestra que la emergencia del coronavirus supera las previsiones iniciales de todos los canales televisivos y otras plataformas de transmisión sobre sus posibles consecuencias.

Calendario en blanco

A finales de marzo, los estudios y canales de televisión anunciaron que estaban cerrando producciones de sus principales programas para salvaguardar la salud de los elencos y equipos. La mayoría habló de pausas temporales y otros, directamente dejaron entrever que las grabaciones no se reanudaría hasta tanto la cuarentena no sea levantada, lo que quiere decir que la gran mayoría de la serie atravesaran una inevitable pausa por tiempo indefinido. Parece evidente que si bien existe la posibilidad que algunas cadenas comiencen filmaciones reguladas a principios de abril y puedan completar uno o dos episodios a tiempo para esta temporada de transmisión, no será práctico en la mayoría de los casos.

Lo anterior se debe a los costos asociados con la suspensión de grabaciones, sin mencionar los efectos de la cuarentena y las posteriores agendas de los actores. De existir la probabilidad que los equipos de producción pudieran regresar al plató durante el mes de abril, lo más probable es que buena parte de los integrantes o miembros de los equipos creativos no estén dispuesto a llevar a cabo su trabajo sin las condiciones mínimas que aseguren su salud. Y mientras la curva de contagiados en Estados Unidos aumenta de forma vertiginosa, así como las preocupantes cifras de fallecidos, resulta más que notorio que el grueso de las producciones tendrán que aguardar a un momento más propicio para volver a su ritmo cotidiano.

Por el momento, la solución parece residir en un cambio de horario que permite alargar la transmisión de la serie hasta mediados de mayo, cuando la gran mayoría de las temporadas terminan de manera oficial. No obstante, el futuro no parece promisorio para la grabación de nuevos capítulos que formalmente deberían comenzar a producirse a comienzos de junio o en las primeras semanas del mes de julio.

Por ahora, los canales están utilizando una estrategia que consiste en estrenar de manera espaciada los últimos capítulos grabados de sus principales series tomando en consideración que debido a la cuarentena, la mayoría del publico recibirá con agrado las conclusiones de sus historias favoritas. “Mucha gente va a estar sentada viendo televisión”, dijo un ejecutivo que pidió no ser identificado a Vulture. La decisión administrativa tendría como consecuencia inmediata mayores repeticiones alrededor de las primeras semanas de mayo. La cadena NBC, por ejemplo, ya ha anunciado planes para un especial de NBC News que saldrá al aire el 19 de marzo a las 10 p.m.

La interrupción de la producción afectará a los espectáculos de forma por completo distinta, dependiendo de su agenda de grabación o en cuál punto se encontraban antes de la interrupción de su filmaciones. Algunos programas como Modern Family y Carol’s Second Act terminaron con su agenda de grabación hace semanas, por lo que su transmisión se llevará a cabo de acuerdo a lo planeado. Aun así, no todas las series han sido tan afortunadas: algunas del acto galesa procedimental (como la serie del showrunner Dick Wolf Chicago P.D), se verán afectadas por la posibilidad que sus últimos capítulos no puedan ser grabados y que la conclusión de temporada debe llevarse a cabo de forma apresurada y sobre todo, contando con los recursos de una filmación temprana. Por otra parte, programas de gran éxito como Grey’s Anatomy tendrán que lidiar con la posibilidad de temporada incompletas o del hecho que deban realizarse capítulos especiales —  una vez solventada a medias la emergencia — que puedan completar la historia de sus episodios más recientes.

Para los canales, los dolores de cabeza apenas parecen comenzar a llegar: desde la inmediata cancelación de los reality, concursos y otros tantos que necesitan publico en vivo, hasta el hecho que los grandes talk show nocturnos tendrán que lidiar de una manera u otra con una posible suspensión indefinida de sus grabaciones, todo parece indicar que el regreso de las grandes series se dilatara mucho más de lo que podría predecirse ahora mismo. Si para finales de julio o comienzos de agosto, la curva de contagio en Estados Unidos no ha disminuido y las estrictas condiciones de la de la cuarentena debido a la pandemia no han cambiado, lo más probable es que los shows más conocidos de la televisión no regresen hasta finales de año.