– Abr 13, 2020, 16:39 (CET)

Controlar las células con la mente o beber agua caliente, los absurdos consejos de influencers contra el coronavirus

Por muchos seguidores que tenga o mucho que nos guste el influencer que lo recomienda, no debemos hacer caso a consejos sin evidencia científica, sobre el coronavirus o cualquier otro tema.

Si muchos influencers se atreven a menudo a dar su opinión sobre multitud de temas sanitarios sin tener ningún tipo de formación para ello, no era extraño que algunos de ellos hayan aprovechado también la pandemia de COVID-19 para compartir sus conocimientos carentes de cualquier tipo de evidencia científica.

Si a eso le sumamos que el miedo a veces nos lleva a recurrir a medidas desesperadas, no es extraño que muchos de estos vídeo-consejos se hayan vuelto virales y circulen por las redes casi más rápido que el SARS-CoV-2 por el mundo. Y eso ya es decir. Muchas de esas recomendaciones se centran en cómo podemos evitar contraer la enfermedad o, en caso de hacerlo, pasarla con síntomas menos graves. Para eso es importante tener un sistema inmunitario fuerte, eso sí que es una realidad. Sin embargo, no hay milagros ni grandes trucos caseros que nos ayuden a reforzarlo. Al menos no como estas personas aconsejan.

Mezcla vitamina C y nombres rocambolescos: acierto seguro

Una de las primeras influencers en compartir sus trucos para prevenir el contagio de coronavirus fue Paula Echevarría.

La actriz explicó en sus redes sociales que es ex fumadora y, además, tiene antecedentes de neumonía, por lo que le preocupa que, en caso de contagiarse con el coronavirus, pudiera hacerlo con síntomas graves. Por eso, quiso buscar algún tipo de terapia que ayudara a sus defensas a mantenerse fuertes para combatir la enfermedad.
Así fue como terminó sometiéndose a algo conocido como hemoterapia y sueroterapia con vitamina C y ozono, en manos del doctor Vicente Beltrán. Según explicó él mismo en el vídeo que la influencer subió a su Instagram, la vitamina C no evita que se produzca el contagio, pero sí mejora la capacidad de respuesta.

No obstante, no hay evidencia científica de que la vitamina C tenga esta función, mucho menos tomada en suplementos alimenticios o terapias más complejas, como la que siguió Echevarría. Debemos tomar una dieta equilibrada, con una cantidad adecuada de esta y otras vitaminas. Sin embargo, un consumo más elevado no tendrá ningún efecto, ni sobre el SARS-CoV-2 ni sobre cualquier otro patógeno. De hecho, se trata de una vitamina hidrosoluble, que se expulsa con la orina, por lo que ese será su destino si la tomamos en exceso.

Si el calor le afecta, bebe agua caliente

Se ha discutido mucho sobre la posibilidad de que la llegada del calor ayude a contener el SARS-CoV-2, como ocurre con otros coronavirus.

Es pronto para saberlo. Quizás disminuya el tiempo que permanece activo en las superficies, pero no parece que vaya a acabar con él por completo.

No obstante, la mínima posibilidad de que el calor pueda inactivarlo ha ayudado también a la difusión de un bulo que asegura que beber agua caliente o infusiones ayuda a evitar que el virus pase más allá de la garganta. Empezó como una cadena de whatsapp más, pero se hizo aún más fuerte cuando algunas influencers, como Paula Gonu, quien ya ha pedido perdón por ello, o Marta Carriedo se sumaran a la lista de personas que lo recomendaban.

Sin embargo, hay muchas razones por las que esto no tiene ningún sentido. Por un lado, se recomendaba que el agua estuviese a más de 27ºC. Nuestro organismo se encuentra a una temperatura aproximada de entre 36ºC y 37ºC, por lo que bastaría para combatirlo si realmente funcionara, pero no lo hace.

Y es que, además, incluso si el calor funcionara para inactivar el causante de la COVID-19 fuera del organismo no sería señal suficiente para que beber líquidos muy calientes pudiera ayudar. Por eso no nos servirá de nada (y podría matarnos) beber jabón, alcohol o lejía, a pesar de que sí ayudan a eliminarlo de las superficies. Ojalá fuera tan sencillo; pero no, por desgracia no lo es.

Desintoxica tu cuerpo

La influencer y coach de fitness Krystal Nielson también ha querido poner su granito de arena para ayudar a sus seguidores a protegerse frente al coronavirus.

En su caso, en su cuenta de Instagram defiende la necesidad de “desintoxicar” el cuerpo en un periodo de 10 días, durante los cuales no se debe fumar, beber alcohol ni ingerir azúcares.

Este es un gran consejo, pero formulado de una forma poco apropiada. Por supuesto, dejar el tabaco y el alcohol y reducir la ingesta de azúcares es totalmente beneficioso para nuestro organismo a muchos niveles, entre los que sí que se incluye un mejor funcionamiento del sistema inmunitario.

Sin embargo, esto no es algo que deba hacerse como tratamiento de choque durante 10 días, para volver de nuevo al inicio. Además, tampoco debe “venderse” como un remedio para prevenir el coronavirus. Hacerlo no impedirá que lo contraigamos, pues no existe una relación directa entre la enfermedad y estos hábitos, más allá de que, lógicamente, afecta más a los fumadores por los problemas pulmonares que ocasiona. Por lo tanto, aunque de todas las influencers aquí mencionadas es la que más se acerca a un buen consejo, el error en este caso está en la forma en la que lo formula. Sí, este puede ser un buen momento para dejar el alcohol y el tabaco y para mejorar nuestra dieta, pero eso no nos hará inmunes.

¿Vacunas? ¿Para qué?

La diseñadora, blogger, actriz y dj Miranda Makaroff es una vieja conocida de los cazadores de bulos pseudocientíficos.

No se esconde a la hora de defender en sus redes sociales toda clase de terapias y consejos sin ningún tipo de evidencia científica e incluso ha llegado a causar un gran revuelo por mostrarse vestida con un bikini elaborado a base de flores venenosas. Por eso, tampoco podían faltar sus disparatados consejos sobre coronavirus.

Y en este caso no solo son inútiles, sino que también pueden resultar peligrosos. Buen ejemplo de ello es el de un Instagram Stories colgado a principios de este mes, en el que aseguraba que las vacunas son inútiles y que, si nos enseñaran, solo nosotros, con el poder de nuestra mente, podríamos controlar las células y protegerlas de la entrada de patógenos. Finalizaba su intervención con un polémico “fuck vaccines” ("que le den a las vacunas").

Esto es peligroso, porque sus seguidores podrían tomar su consejo al pie de la letra, no solo para la COVID-19, sino también para otras enfermedades. Podrían dejar de vacunar a sus hijos y cambiar ese supuestamente innecesario pinchacito por clases de meditación o alguna otra técnica que enseñe a su mente a controlar la salud de sus células. Pero estarían perdiendo el tiempo. Solo una enfermedad humana, a día de hoy, ha sido totalmente erradicada. Se trata de la viruela y si pudimos despedirnos de ella fue precisamente gracias a las vacunas. La polio está cerca de desaparecer también, aunque aún quedan algunos focos en el mundo. Y se encuentra en esta situación gracias a las vacunas.

https://hipertextual.com/2020/03/coronavirus-cuarentena-antivacunas

Todos nosotros en estos momentos nos encontramos en una situación de la que solo podrá sacarnos uno de estos fármacos. El distanciamiento social está siendo efectivo y, si se mantiene, llegará un momento en el que, poco a poco, podamos volver a nuestra vida normal. Pero con gran probabilidad solo podremos hacerlo totalmente cuando alguno de los laboratorios que se encuentra manos a la obra logre conseguir una vacuna frente al SARS-CoV-2. Sin ellas, las situaciones como la que estamos viviendo serían muchísimo más frecuentes. Por eso, es en el avance científico y en la investigación en quienes debemos confiar. Para tener un sistema inmunitario sano es importante comer sano, hacer ejercicio, eliminar hábitos nocivos, dormir bien y evitar el estrés, pero ni siquiera ese nos hará inmunes. Solo las vacunas lo harán. Por eso, tenga los seguidores que tenga quien las dilapide, deberíamos tratarlas con mucho más respeto.