Tesla empezará a desplegar nuevas funcionalidades del Autopilot con mucha más velocidad. El cambio se dará en breve una vez que terminen la reescritura total del sistema de conducción autónoma, explicó Elon Musk en Twitter, la plataforma de elección del CEO de la compañía para hacer anuncios y comunicaciones.

Semanas atrás, durante un episodio de Third Row Podcast, Musk explicó que reescribieron todo el código del Autopilot para adaptarlo al Hardware 3.0 o FSD Computer, agregando una serie de funciones nuevas. Una de ellas es el etiquetado en tres dimensiones para "pintar" rutas usando las ocho cámaras del vehículo y mejorar "en dos a tres grados de magnitud la eficiencia y exactitud de la conducción autónoma".

El CEO de Tesla ha confirmado que el despliegue de nuevas funciones del Autopilot será mucho más rápido al responder una pregunta sobre el "convocar en reversa" que consiste en que los pasajeros del coche se bajan y este retrocede a la plaza de parking, bloquea las puertas y se apaga, de forma automática.

"Necesitamos terminar la reescritura del Autopilot y el etiquetado en tres dimensiones. Después de eso el despliegue de funcionalidades llegará mucho más rápido. Falta poco".

El Hardware 3.0 o FSD Computer fue analizado recientemente por la publicación japonesa Nikkei y determinaron que Tesla está seis años por delante de su competencia, al menos en términos de tecnología.

Las promesas incumplidas de Elon Musk sobre la conducción autónoma total

Elon Musk ha hecho promesas de la llegada de la conducción autónoma total en tantas ocasiones que ya es difícil seguirle la pista o inclusive creerle. En 2015 aseguró que sus coches se podrían conducir sin interacción humana en 2017. No sucedió.

Luego ese mismo año aseguró que todos los vehículos fabricados por Tesla tendrían el hardware necesario para alcanzar la conducción autónoma total. Resultó ser una mentira o una exageración: en 2019 durante un evento para inversores que se emitió en streaming explicó que tendrían que hacer un retrofit del cerebro que opera el Autopilot a muchos de sus vehículos, mientras que casi todos los fabricados a partir de abril ya contarían con el Hardware 3.0.

Musk —y Tesla— aseguraron durante todo 2019 que la conducción autónoma total llegaría en diciembre de ese año, pero tampoco sucedió. Lo que se obtuvo, solo en Estados Unidos, es una "vista previa" de cómo funcionaría, por medio de la detección de señales, objetos, semáforos y otros coches.

Ahora hace falta reescribir el código para alcanzar una serie de funcionalidades que aprovecharían realmente ese Hardware 3.0 y empezar a recibir actualizaciones con mayor velocidad. ¿Parte del problema? Fuera de Estados Unidos el retrofit no se está haciendo a vehículos que deberían recibirlo, además del tema regulatorio en Europa.

5 apps imprescindibles para quienes tienen un Tesla

Suscríbete a nuestro canal