El medio especializado DigiTimes asegura que Apple ha solicitado a los proveedores taiwaneses encargados de fabricar los circuitos impresos del iPhone 9 retrasar la entrega de sus partes hasta el segundo trimestre de 2020, lo que podría ralentizar el proceso de ensamblaje y la correspondiente comercialización del nuevo smartphone de Apple.

La razón tras este movimiento sería el brote de coronavirus originado en Wuhan (China), que ya afecta a más de 90.000 personas en todo el mundo. Ming-Chi Kuo, analista de TF International Securities, alertó a principios de febrero sobre el impacto que esta enfermedad podría tener en el suministro y ensamblaje del iPhone 9.

El anuncio del nuevo modelo, según los rumores más recientes, debería producirse a finales de marzo, aunque la expansión del coronavirus podría alterar los supuestos planes de la compañía estadounidense. En ese caso, Apple no sería la única empresa en modificar su calendario de lanzamientos debido a esta enfermedad. En las últimas semanas, compañías del sector como Google y Microsoft han llegado incluso a cancelar algunos de los eventos más importantes del año debido a esta enfermedad.

Un iPhone más económico

El iPhone 9 –también conocido como iPhone SE 2– tendría un aspecto muy similar al iPhone 8, según las fuentes consultadas por Bloomberg. Este contaría con una pantalla de 4,7 pulgadas con tecnología IPS, un lector de huellas dactilares (Touch ID) sobre el botón de inicio y el mismo procesador que el iPhone 11 Pro (un Apple A13).

La estrategia detrás de este iPhone 9 sería similar a la adoptada con el iPhone SE (anunciado en 2016), el cual combinaba elementos destacados de la generación coetánea con componentes de modelos más antiguos. El resultado en aquel momento fue un equipo veloz, muy capaz y, a la vez, significativamente más económico que los iPhone de referencia de dicho año.

La llegada de este modelo de menor coste podría ayudar a Apple a incrementar su cuota de mercado en países emergentes como India, donde el precio juega un papel fundamental.