Pese a que la Unión Europea no tiene la intención de excluir a Huawei de las redes 5G, en Vodafone pretenden seguir un camino totalmente distinto. Nick Read, CEO de la operadora, anunció que retirarán los equipos del fabricante asiático del núcleo de sus redes móviles en Europa. Según comentó el directivo a Reuters, dicha medida requerirá una inversión aproximada de 200 millones de euros; estiman que les tomará 5 años finalizar la retirada de la tecnología de Huawei.

Ajeno a las decisiones tomadas por la UE, en el Reino Unido definieron, apenas la semana anterior, que las operadoras locales pueden seguir integrando los equipos de Huawei, siempre y cuando no intervengan en el núcleo de las redes o en ubicaciones geográficas sensibles, como una base militar. Read reconoció que, si otros países europeos siguen la misma estrategia, podrían generar aun retraso en el despliegue de las redes 5G.

Al menos en el Reino Unido, Huawei y otras compañías chinas son consideradas como empresas de "alto riesgo" para la seguridad, esto debido a las sospechas de espionaje —por parte del gobierno de China— a través de los equipos de telecomunicaciones. Sin embargo, lo anterior es una panorama impulsado, principalmente, por las autoridades de Estados Unidos, quienes todavía no han comprobado la veracidad de sus acusaciones.

Desde luego, no seguir las recomendaciones de Trump, las cuales sugieren bloquear por completo a Huawei, podría impactar negativamente en las relaciones entre EE.UU. y Reino Unido. Es muy probable que para el gobierno norteamericano son sean suficientes los lineamientos implementados. La UE, por su parte, fortalecerá los requisitos de seguridad para las operadoras de telecomunicaciones, además de exigir el uso de componentes de otros fabricantes para no depender de uno solo.

Vodafone no es la primera en tomar una medida similar. El pasado diciembre, Telefónica también anunció que prescindirá de los componentes de Huawei, no obstante, la medida solo se aplicará en el núcleo de su red 5G. Para hacer frente a esta situación buscarán los equipos de otros proveedores. La británica ha ido más allá, extendiéndolo a todas las redes que poseen actualmente en la región.