Tras la presentación de los Galaxy S20, Galaxy S20+ y Galaxy S20 Ultra, los cuales ya tuvimos la oportunidad de probar aquí en Hipertextual, han comenzado a surgir diversos detalles interesantes que no fueron dados a conocer por Samsung durante el Unpacked 2020. Uno de ellos tiene que ver con la captura de vídeo en resolución 8K, que como ya se esperaba, requerirá una gran cantidad de espacio de almacenamiento.

De acuerdo al portal SamMobile, los Galaxy S20 necesitan 600 MB para poder capturar un minuto de vídeo en 8K a 24 imágenes por segundo (fps). Recordemos que los dispositivos no ofrecen la opción de incrementar la tasa de fotógrafas a 30 o 60 fps. Desde luego, abrir las puertas a esa posibilidad se reflejaría en un aumento significativo en el almacenamiento requerido.

Para los Galaxy S20+ y Galaxy S20 Ultra, cuyo almacenamiento interno puede alcanzar los 512 GB en su versión más cara —1.559 euros en España, precio por definir en México—, no habría mayor problema para grabar vídeo 8K. Sin embargo, el problema podría presentarse en el hermano menor; el Galaxy S20, el modelo más económico, solo estará disponible en versión de 128 GB —909 o 1.009 euros en España y 19,999 pesos en México—.

Por supuesto, si el usuario realmente desea sacar provecho del vídeo en 8K, tendrá la opción se expandir el almacenamiento a través de la ranura para tarjetas microSD —hasta 1 TB—. Eso sí, lo anterior representa un gasto adicional dependiendo la capacidad elegida.

Si bien el 8K todavía está lejos de ser un estándar en la captura de vídeo, los S20 integran una característica que podría animar a sus usuarios a elegir esta resolución, pues es posible extraer una imagen de 33 megapíxeles del vídeo y guardarla en la galería de fotos. Más allá de esta propuesta, actualmente son muy pocas las personas que cuentan con pantallas 8K para reproducir estos contenidos.