Joaquin Phoenix sigue atrayendo reflectores tras su extraordinaria actuación en Joker. En semanas recientes se consagró como el mejor actor del año en galas como los Globos de Oro, los Critics' Choice Awards y los BAFTA. No obstante, todavía tiene pendiente replicar el logro en el máximo evento del mundo cinematográfico, los Óscar 2020, que se celebrarán el próximo 9 de febrero en Los Ángeles, California.

Desde luego, la oleada de reconocimientos no es una casualidad; su trabajo en los pies del villano fue simplemente brutal. De hecho, durante el rodaje de Joker, algunos miembros de la producción se preocuparon por la salud mental del actor. Uno de ellos fue el cinematógrafo de la película, Lawrence Sher, quien en una entrevista con NME reconoció haber tenido inquietudes entorno a Phoenix.

"Nadie me había preguntado eso, pero sí, un poco", declaró Sher. Evidentemente, para el cinematógrafo fue imposible evitar recordar a Heath Ledger, que en 2008 firmó una actuación sobresaliente como el Joker en The Dark Knight. El resto de su historia seguramente la conoces, fue encontrado muerto en su apartamento tras una una intoxicación generada por abuso de sustancias.

Lo hice, pensé en Heath y lo que sucedió antes del estreno de la película [The Dark Knight], sí. Fue como tener un pensamiento en mi cabeza por la gente que se toma algo tan profundamente, el ser un personaje que tiene locura por dentro, ¿cómo puede afectarlos? Entonces, fue un poco de eso.

Al ser cuestionado si se presentó alguna situación realmente preocupante con el actor, Sher dijo que no recordaba ninguna. No obstante, admitió que lo vigiló de cerca debido a su notable cambio físico; recordemos que bajó 23 kilos en un plazo de 4 meses. Eso sí, asegura que nunca le quitó la vista de encima y lo cuidó de manera constante: "Sentía que solo quería darle un sándwich, porque había perdido mucho peso. Estaba un poco preocupado por su salud".

Sher reconoció, al igual que la prensa especializada, que Phoenix encajó perfectamente en su papel: "Después de una toma me di cuenta de que esta película sería algo especial. Durante 58 días más lo vi trabajar, y vi cómo Todd se conectó con él, fue una película muy, muy especial. Le dije a mi esposa después del primer día: 'es como si nunca antes hubiera visto a alguien actuar realmente'", concluyó.