'Joker', Warner Bros. Pictures
– Ene 7, 2020, 17:01 (CET)

El ‘Joker’ llegó para cambiarlo todo

Por décadas, la temporada de premios fue terreno vetado para películas de género, sobre todo las de superhéroes y otros personajes calificados tradicionalmente como infantiles. Pero desde que Heat Ledger llevará su interpretación del Joker a una demostración magistral de actuación, las cosas han cambiado lentamente para las grandes franquicias populares. El domingo, Joker de Todd Phillips se alzó con dos estatuillas en el Globo de Oro y antes ya había obtenido el premio del festival de Venecia a la mejor película. ¿Comienzan a cambiar el panorama para el supuesto cine considerado mainstream?

Aunque los films 1917 de Sam Mendes y Once a Upon a Time…in Hollywood de Quentin Tarantino fueron las triunfadoras de los premios Golden Globes entregados el domingo pasado, también podría decirse que Joker de Todd Phillips logró un discreto pero significativo triunfo al ganar dos de las categorías para la que se encontraba nominada —mejor banda sonora original y mejor actor principal en el rubro de drama—. De esta manera demostraba la posibilidad de que las llamadas películas de género pueden ser reconocidas y celebradas durante la ceremonia de premios.

Aunque parezca un paso pequeño —después de todo, estaba nominada para otras tantas categorías, incluida la de mejor director, las cuales no logró obtener— lo cierto es que el triunfo de Joker indica que para la crítica especializada y los gremios votantes en los galardones más importantes de la meca del cine, los films considerados mainstream comienzan a ser algo más que curiosidades en medio de las grandes temporadas de premios.

Por supuesto, Joker es solo el paso más reciente en un progresivo reconocimiento al valor de películas consideradas de género ligeros o para las grandes audiencias en lo más selecto del mundo del cine. En 2008, la interpretación del actor Heath Ledger como el Joker para la película Batman: The Dark Knight (2008) de Christopher Nolan le valió un Oscar póstumo. En el 2018, La Forma del Agua de Guillermo del Toro (una fábula sobre el amor entre una mujer y una criatura acuática antropomórfica) se convirtió en la mejor película del año; una decisión controvertida que causó sorpresa pero que dejó muy claro que Hollywood comenzaba a analizar de manera diferente cierto tipo de cine que hasta entonces había sido desdeñado por votantes y miembros de la academia. Finalmente, en el 2019, Black Panther de Ryan Coogler fue incluida en el cuadro de los mejores films del año, lo que se consideró un hito de especial relevancia, debido a su cualidad como producto de consumo masivo fílmico.

La controvertida Joker llegó un paso más allá: no solo obtuvo dos galardones (mientras que la favorita El Irlandés de Martin Scorsese no obtuvo ninguno de los premios a los que estaba nominadas), sino que además fue premiada en categorías de considerable relevancia. Con su triunfo, la película de Phillips se convierte en la película basada en cómics más premiada del Globo de Oro, y que además crea un extraño hito: Joaquin Phoenix es el segundo actor en obtener la estatuilla como mejor actor por interpretar al villano más célebre de la factoria DC.

De hecho, la victoria de la chelista Hildur Guðnadóttir en el apartado de mejor Score original es todavía más histórica que el mero hecho que haya triunfado una película basada en un cómic: la islandesa se convirtió en la primera mujer en obtener el premio en la categoría, lo cual sólo había sucedido cuando Hans Zimmer obtuvo el galardón en compañía de la compositora Lisa Gerrard por el soundtrack de Gladiator, hace dos décadas.

Un recorrido deslumbrante

Warner Bros. Pictures

A pesar de las críticas en contra y sobre todo, el escándalo que desató al momento de su estreno, Joker se está convirtiendo en una fuerte contendiente en la temporada de premios. La película domina las nominaciones en los premios BAFTA (mejor película, mejor director, mejor actor principal, mejor cinematografía, mejor casting) y todo parece indicar que será multinominada y quizás, premiada en los rubros más importantes en los venideros premios Oscar.

Lo realmente interesante del cuadro de nominaciones es el hecho de que Joker está obteniendo reconocimiento en categorías que usualmente se dedican a films considerados de mayor envergadura, e incluso a los que rara vez puede acceder una película de género. El reconocimiento de los BAFTA a la mejor cinematografía y casting indican un interesante desempeño entre los votantes y en la forma en que la película es percibida como producto artístico y no, como un mero fenómeno de masas.

Según una investigación llevada a cabo por la editora general de IndieWire, Anne Thompson, Joker está alcanzado una considerable popularidad entre los votantes, gremios y miembros de la Academia, sobre todo después de haberse demostrado que la película no provocó reacciones violentas y está siendo analizada desde varias dimensiones distintas. El film de Todd Phillips había sido criticado directamente por en apariencia “banalizar y romantizar” la violencia, así como también “trivializar” las enfermedades psiquiátricas en beneficio del guion. No obstante, a medida que la película se ha hecho menos que un hito escandaloso y algo más cercano a un elegante producto cinematográfico, la interpretación ha variado de manera sustancial.

¿Triunfará Joker en los futuros premios Oscar? Lo más probable, es que no logre vencer a las favoritas 1917 de Sam Mendes (considerada un prodigio técnico y que sin duda, será una formidable contendiente en el cuadro final), Once Upon a Time…in Hollywood de Tarantino e incluso, a la formidable Parasite de Bong Joon-ho que podría encontrar en el escenario de los Oscar el reconocimiento que no ha recibido en algunos otros. No obstante, el mero hecho que se le considere como una contendiente de peso — y a tener en cuenta — ya es un cambio considerable en la forma como hasta ahora, se analizaban las películas de género en Hollywood.