Las dudas en torno si la GSMA cancelará o no el Mobile Word Congress están a punto de aclarase. Y es que a dos semanas de arranque de la feria, las bajas de grandes nombres como los de Sony, Nvidia, Amazon, NTT, Vivo, TCL, Intel... y las dudas de algunas de la grande operadoras, que todavía están barajando su no asistencia a la feria, ha puesto en peligro la viabilidad del evento de móviles más importante del mundo.

Y es que la presión que tiene ahora la GSMA, sobre cancelar o no el evento, ha supuesto que la organización haya convocado una reunión de urgencia para este mismo viernes en la que decidirá si sigue adelante con la feria tal como está planeada (y con las ausencias ya confirmadas más que las vendrán), o cancela el evento.

La tesitura es importante, no solo desde el punto de vista del impacto económico para la ciudad de Barcelona o para la GSMA, también para la imagen de la organización a la que se ha acusado de haber sido lenta a la hora de plantear e implementar medidas para garantizar la seguridad sanitaria de la feria respecto a la presencia internacional del coronavirus

Según Expansión, se trata de una reunión ordinaria y prevista en el seno del consejo de la GSMA, en la que se abordará, junto a otras cuestiones, si se cancela definitivamente la edición de este 2020. Sea como sea, e independientemente de la decisión de la GSMA, lo cierto es que la imagen para la cita de este año ha quedado enormemente tocada.

Si se cancela la feria, muchos abogan por un impacto sin precedentes para las cuentas de la GSMA, siendo el Mobile World Congress una de las fuentes de ingresos más importantes para la organización, y además, de deberán redimir las responsabilidades no solo para con la Fira de Barcelona, también para los expositores que no hayan cancelado su asistencia y se encuentren con una cancelación del evento a manos de sus organizadores.