Jodie Foster es una de las mujeres más poderosas de la meca del cine, pero durante la última década ha preferido permanecer en un discreto semi retiro tanto de la actuación, como detrás de la cámara. Ahora, volverá a los créditos como directora para narrar en la pantalla grande la historia del robo de la Mona Lisa de Leonardo Da Vinci, ocurrido en 1911 y que al final llegó a convertirse en uno de los casos policíacos más curiosos que se recuerde en Europa.

Aunque todavía no hay detalles del título o casting del futuro proyecto, trascendió que la producción estará financiada en su totalidad por el Fondo de Medios de Los Ángeles, lo cual es todo un hito que indica la seriedad con la que los productores están tomando todos los detalles concernientes a la futura película. Basada en el libro El día que robaron la Mona Lisa de Seymour Reit, el argumento de la película será adaptado por Bill Wheeler y contará en líneas generales la misma historia que la novela de Reit, que narra en clave de ficción la historia real de cómo Vincenzo Peruggia, un empleado del museo de Louvre en París, robó la pintura más famosa del mundo apenas sin preparación y burlando con toda facilidad la seguridad del museo. La extrañísima historia recorre buena parte de Europa, mientras la policía intenta descubrir los motivos del robo durante los años previos a la Primera Guerra Mundial.

Una historia extravagante

Vincenzo Peruggia es quizás uno de los personajes más enigmáticos y desconcertantes de la historia criminal europea. No solo por su notorio robo, sino por haber desatado el que es quizás uno de los procesos judiciales más disparatados de la historia. Peruggia, sin afiliación política alguna y sin otra intención que “devolver la Mona Lisa a Italia” robó el cuadro el 21 de agosto del 1911 y desapareció, sin que nadie pudiera relacionarle con lo que se calificó de una pérdida “invaluable” para el Museo.

Durante la década anterior, la institución había sufrido robos de piezas en condiciones semejantes, por lo que se llegó a la precipitada conclusión que los ambos acontecimientos estaban relacionados de una manera u otra. Esto provocó un escándalo en París y una investigación colosal que incluyó los nombres de grandes figuras como Guillaume Apollinaire y Pablo Picasso, a quienes se les consideró de inmediato sospechosos del robo. Y lo que era más preocupante: de la destrucción del material artístico. Años atrás, Picasso había sido acusado de robar piezas de escultura del museo, por lo que de inmediato la policía comenzó a investigar los movimientos del pintor y, sobre todo, su implicación con lo que parecía una serie de robos intencionados de obras artísticas.

Incluso el poeta Guillaume Apollinaire fue considerado sospechoso, luego que apoyara unas delirantes declaraciones del futurista Filippo Tommaso Marinetti, en las que insistía se debían “quemar los museos para dejar paso al nuevo arte”. Al final, todos fueron declarados inocentes y en medio de las primeras tensiones que antecedieron a la Primera Guerra Mundial el caso fue perdiendo relevancia entre los periódicos y expertos. Finalmente, dos años después del robo, Peruggia intentó vender la pintura a la Galería Uffizi en Florencia, fue cuando este fue atrapado y la pintura recuperada por la policía del país. La obra fue devuelta al Louvre en 1914.

Grandes planes inmediatos

Según los directores de Los Angeles Media Fund, Jeffrey Soros y Simon Horsman, la película es uno de los proyectos prioritarios de la institución y podría comenzar su pre producción en fecha tan cercana como marzo.

“Esto sucedió en 1911, y fue lo que hizo que la Mona Lisa fuera tan famosa”, dijo Soros a Deadline mientras se encontraba en el Festival de Cine de Sundance. “Tenemos un guion completamente nuevo que Bill Wheeler está escribiendo para que Jodie Foster lo dirija. Sería algo al estilo The Thomas Crown Affair (…). Es una historia divertida, y el crimen en sí no es sofisticado. Nuestra historia combina la verdad y la ficción, y el enfoque está en los personajes detrás del robo”, añadió.

Los créditos de dirección de Foster incluyen Little Man Tate (1981), Home for the Holidays (1995), The Beaver (2011) y Money Monster (2106). También dirigirá y protagonizará un remake en inglés del thriller escandinavo Woman at War de Benedikt Erlingsson, aún sin fecha de estreno.

👇 Más en Hipertextual