Hay actores que, por inquietud, afán artístico o lo que sea, deciden meterse en camisa de once varas, colocarse también detrás de las cámaras y ser directores de cine. El último caso conocido es el del británico Robert Carlyle, que el año pasado rodó La leyenda de Barney Thomson, con él mismo de actor protagonista. Pero muchos otros lo hicieron antes que él. Entre ellos, la reputada Jodie Foster, que este año ha estrenado su cuarta película como directora: Money Monster.

De Clarice Starling a Little Man Tate

Foster es muy recordada por encarnar a la prostituta adolescente Iris en Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976) y, sobre todo, a la agente del FBI Clarice Starling en The Silence of the Lambs (Jonathan Demme, 1991), trabajo este último por el que ganó su merecido segundo Oscar, tres años después de que se lo concedieran por su interpretación en Accused (Jonathan Kaplan, 1988).

jodie foster
'Little Man Tate' - MGM

Pero otros también la recordamos especialmente por aportar su voz a Marlene en “Moon Dance” (3x13, 1996), un episodio de Frasier (David Angell, Peter Casey y David Lee, 1993-2004) y a Betty en “Never Again”(4x13, 1997), capítulo de The X-Files (Chris Carter, de 1993 a la actualidad), y por sus papeles de Eleanor Arroway en Contact (Robert Zemeckis, 1997) y Elodie Gordes en Un long dimanche de fiançailles (Jean-Pierre Jeunet, 2004).Jodie Foster se estrenó como realizadora con el drama Little Man Tate

Fue el mismo año que fue reconocida por darle la réplica al gran Anthony Hopkins como el psiquiatra asesino Hannibal Lecter cuando Foster dirigió su primer filme, Little Man Tate (1991), con guion de Scott Frank, un correcto drama sobre un niño de siete años superdotado, amable e infeliz con la cara de Adam Hann-Byrd, en el que ella misma se mete en la piel de su intranquila madre, Dede, y con Dianne Wiest completando el trío protagonista como la triste filántropa Jane Grierson. Cumplió, lo que ya tiene su mérito tal como está el patio, y más el de los primerizos, pero sin brillantez alguna.

De Home for the Holidays a The Beaver

jodie foster
'Home for the Holidays' - Polygram Filmed Entertainment, Egg Pictures

Home for the Holidays no arranca carcajadas pero se contempla con una sonrisa permanente en los labiosLuego cambió completamente de tercio con la gratísima comedia dramática Home for the Holidays (1995), basada en un cuento de Chris Radant, guionizada por W.D. Richter y con un reparto de lujo en el que sobresale Robert Downey Jr., al que se lo ve clarísimamente en su salsa enloquecida, y sobre todo, Anne Bancroft, que demuestra con una sencillez y una facilidad asombrosas la actriz de raza que era. Una película de excéntricos personajes y unos diálogos a juego, ingeniosos y vivísimos, y unas escenas ágiles y decididas, que no arranca carcajada ninguna pero que se contempla con una sonrisa permanente en los labios.

Mucho después, Foster rescató a su amigo Mel Gibson del ostracismo en el que había caído en la Meca del Cine por su descontrol personal y sus opiniones políticas, y le ofreció protagonizar The Beaver (2011), un filme con guion de Kyle Killen sobre un hombre roto llamado Walter Black, con el que podía identificarse muy bien, que halla un modo rocambolesco de sobreponerse, lo cual tiene las consecuencias más inesperadas.

jodie foster
'The Beaver' - Summit Entertainment, Entertainment One

Esta premisa, que le proporciona a Gibson la oportunidad de lucirse, favorece también la comicidad pero, en ocasiones, la sonrisa se congela un poco ante los volantazos hacia el drama amable. Por otro lado, Foster se reserva el papel de la escarmentada Meredith Black, ex mujer de Walter, y con Gibson de la mano remata la película de forma decente.

Money Monster y la gran infamia financiera

Hay quien ha comentado que un filme como Money Monster (2016), escrito a tres manos por Jamie Linden, Alan DiFiore y Jim Kouf, llega varios años tarde por el asunto que aborda: las malas prácticas financieras que destruyen las vidas de los ciudadanos y su oportunidad de labrarse un futuro digno. Pero esa es una circunstancia extracinematográfica y, por lo tanto, no debe influir en nuestra consideración de la película. Lo único que interesa son sus propias cualidades como obra de cine.En Money Monster se percibe que Jodie Foster ha madurado como directora de cine

Y, analizándola, hay que decir que se percibe la madurez de Foster como directora. No es que su planificación visual sea algo que quite el hipo; de hecho, por lo pronto, no ha dado muestras de ser excesivamente talentosa más allá de la respetabilidad que se le debe como cineasta por su labor. Sin embargo, aquí advertimos unos encuadres, un montaje y un ritmo superiores a los de sus películas precedentes, y una mayor enjundia en todo el conjunto. Quizá el paso de Foster por la dirección de episodios de la grandísima serie que es House of Cards (Beau Willimon, de 2013 a la actualidad) y de la estimable Orange Is the New Black (Jenji Kohan, ídem) le haya influido de manera muy positiva.

money monster
'Money Monter' - 'Money Monster' - Allegiance Theater, Smokehouse Pictures, Sony Pictures, TriStar Pictures

El resultado es un filme tenso y de lo más entretenido, con unas adecuadas interpretaciones de George Clooney, Julia Roberts y Jack O’Connell, el indiscutible trío protagonista, en el que se las apañan para introducir desconcertantes golpes de humor que no desentonan ni lo privan de un ápice de inquietud, y con alguna secuencia muy vigorosa que es zanjada por contraste y, así, consigue buenamente que se nos caiga el alma a los pies. En definitiva, una obra que, tanto como las anteriores, sirve como ejemplo de la incuestionable seriedad de Jodie Foster tras las cámaras.