Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, aseguró que, de acuerdo a la inteligencia de su país y la información proporcionada por sus aliados, la evidencia indica que el Boeing 737 estrellado en Irán fue derribado por un misil iraní. No obstante, también mencionó que la situación no habría sido intencional, tal y como apuntaban las fuentes del Pentágono horas antes. Su mensaje, a continuación:

Canadá es uno de los países involucrados en la investigación del desastre, pues en el accidente fallecieron 63 canadienses de un total de 176 víctimas. Esta es la primera vez, sin embargo, que la máxima autoridad de un país se pronuncia sobre el caso de manera oficial. El informe de Newsweek y CBS, publicado horas antes de la intervención de Trudeau, citaba una fuente al interior del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Según la información anterior, un misil Tor-M1 lanzado desde la superficie de Irán habría impactado contra la aeronave de manera accidental. Las fuentes de inteligencia estadounidense señalan que, poco antes de producirse el accidente, se detectaron las señales del lanzamiento del misil, por lo que las sospechas encontraron un impulso mayor.

El accidente ocurrió tras el ataque del país asiático a las bases militares de Estados Unidos ubicadas en Irak. El vuelo PS752, perteneciente a Ukraine International Airlines, despegó una hora después de su horario original programado, lo cual pudo ser clave para que los sistemas de defensa de Irán no lograran identificar que se trataba de un vuelo comercial.

👇 Más en Hipertextual