daniel radcliffe poster guns akimbo
– Ene 24, 2020, 11:02 (CET)

‘Guns Akimbo’ no será la película más extravagante de Daniel Radcliffe

Daniel Radcliffe se ha trabajado una trayectoria profesional impredecible para alejarse de la sombra de Harry Potter, mediante personajes peculiares y excéntricos.

Daniel Radcliffe ha mostrado al público su nuevo proyecto cinematográfico, Guns Akimbo, al salir a la luz el tráiler de este filme dirigido por Jason Lei Howden (Deathgasm). Radcliffe es Miles, un desarrollador de videojuegos que pasa gran parte de su tiempo en las secciones de comentarios las webs que visita. Una noche, decide meterse a una transmisión de Skizm, un juego ilegal en el que los espectadores ven en directo cómo dos oponentes se enfrentan en un combate a muerte. Tras dejar un desafortunado comentario, Miles despierta con pistolas atornilladas a ambas manos y descubre que ha sido elegido como el siguiente contrincante de la actual vencedora, Nix (Samara Weaving).

El tráiler de Guns Akimbo por fin nos da el contexto para entender el meme que se viralizó hace casi dos años, en el que veíamos al que fuera Harry Potter en medio de la calle, con pistolas en cada mano, expresión enloquecida y ataviado con un batín y zapatillas peludas. No es la primera vez que descubrimos un nuevo y estrafalario personaje de Radcliffe a través de las filtraciones del rodaje, pero sí una de las ocasiones en las que más hemos tenido que esperar para conocer el proyecto.

Guns Akimbo llegará el 5 de marzo a las salas de cine, y podremos ver al protagonista emprender una aventura que promete ser tan alucinógena como el tráiler. Y es que Miles no está dispuesto a morir a manos de la sanguinaria Nix, y le propone una alianza para acabar con Riktor (Ned Dennehy), el cerebro detrás de Skizm y la persona que elige a los jugadores.

La cinta despertó la curiosidad de la audiencia tras el lanzamiento del tráiler la pasada semana, en parte gracias a esa premisa que nos recuerda a películas como Death Race, Nerve o Los juegos del hambre, si estas dos últimas hubieran tomado un rumbo más cómico que dramático. Además, es más que interesante la aportación de Samara Weaving a la historia que, tras protagonizar Noche de bodas y Babysitter, parece que va a convertirse en la próxima estrella del cine de acción y terror.

Una carrera llena de extrañezas

Guns Akimbo es solo la última de una larga lista de películas y series con las que Radcliffe ha intentado deshacerse de la sombra de El Niño Que Sobrevivió. Aunque no lo haya conseguido —porque desligarlo del recuerdo de Harry Potter parece tarea imposible—, se ha labrado una carrera profesional llena de extravagancias y rarezas visuales que van desde el terror hasta lo escatológico y tiene por medio, incluso, alguna comedia romántica.

Nada más acabar la saga que lo catapultó a la fama, Daniel Radcliffe decidió dar el salto al terror y meterse en dos proyectos que, por desgracia, no fueron los favoritos del público ni de la crítica especializada. Ni La mujer de negro (2012) ni Horns (2013) se ganaron su cariño, pero son el primer paso hacia una carrera diferente, junto con su trabajo en la interesante Amores asesinos y Amigos de más, también en 2013.

Ya en 2015, hizo su primer cameo humorístico como un paseador de perros en la película de Amy Schumer y Bill Hader Y de repente tú. Su papel en la cinta es meramente anecdótico, pero hizo las delicias de los usuarios de internet al proporcionarles un buen material de memes con las fotos filtradas del rodaje.

No todo fue bueno para el actor en ese año, cuando se estrenó la película que protagonizó junto a James McAvoy, Victor Frankenstein. El filme pretendía ser una revisión del relato clásico de Mary Shelley explorando la relación entre el doctor Frankenstein (McAVoy) y su ayudante Igor (Radcliffe). Sin embargo, el resultado es una amalgama de fantasía, terror, drama y retazos humorísticos que no encajan bien y dejan en el espectador una sensación de no saber muy bien qué está pasando. De hecho, es la peor valorada de las películas que ha protagonizado, con un 24% en Rotten Tomatoes.

Podríamos pensar que el paso lógico tras una catástrofe como esta es buscar un proyecto que te ayude a enderezar tu carrera, pero lo que hizo Radcliffe fue dejarse llevar por la locura independiente de Swiss Army Man (2016). En esta cinta producida por A24, el británico interpreta, ni más ni menos que a un cadáver. Concretamente, el cadáver de un hombre que llega arrastrado por la marea hasta Hank (Paul Dano), un hombre que ha pasado varios años solo en una isla desierta. Y como si del balón Wilson se tratara, el cuerpo sin vida de Radcliffe se convierte en su mejor amigo.

Swiss Army Man es probablemente la más grotesca de su filmografía. Envuelta en un paquete de pedos, erecciones involuntarias, violencia y terror corporal, la cinta está concebida con un estilo de viaje inspirador. Un filme que solo puede explicarse a quien a visto la película y que, aún así, no es todo lo que cabría esperar. Pero consigue dejar impronta en el público, y ahí es donde radica su éxito.

Ese mismo año, participó también en Ahora me ves 2, como el extravagante multimillonario que les encarga un trabajo a los cuatro ilusionistas. En cierto modo, tiene sentido que Radcliffe aparezca en la secuela regulera de una saga de magia que, no solo pierde a parte del reparto original, sino que se queda muy por detrás de su predecesora en todos los aspectos. No obstante, no deja de ser divertido ver al británico interpretando a un personaje que no es capaz de hacer trucos de magia.

En 2017, Daniel Radcliffe y Woody Harrelson volvieron a coincidir para el alocado proyecto con el que Harrelson se estrenó como director. Se trata de Lost in London, una historia en la que el protagonista se interpreta a sí mismo y relata con cierta fidelidad una noche disparatada por las calles de la capital británica. No tendría mayor interés de no ser por que se retransmitió en directo en una sala de cine mientras se grababa.

Para rematar, Radcliffe estrenó el 2019 con Miracle Workers, una serie que se puede ver en TNT en España, en la que interpreta a un ángel en una suerte de paraíso construido como una empresa en el que Steve Buscemi es Dios —un Dios deprimido, alcohólico y necesitado de atención que quiere volar la Tierra porque ya no creen en él—. El 4 de febrero se estrena su segunda temporada que, esperemos, siga siendo una versión crack de The Good Place.

En estos siete años desde el final de la saga Harry Potter, Daniel Radcliffe ha sabido forjarse un nombre al margen de su personaje más recordado, y ha evitado los tejemanejes de la grandes productoras. Es uno de los pocos actores, junto a Emma Watson y Domhnall Gleeson, que ha sabido potenciar una carrera más allá de la inolvidable saga. Además, su evolución como actor en este tiempo es innegable. Veremos cómo se desenvuelve con Samara Weaving en Guns Akimbo.