– Dic 14, 2019, 8:30 (CET)

10 actores de Hollywood que flirtean con el cine independiente

Joaquin Phoenix, Kristen Stewart o Robert Pattinson son solo algunos de los actores que han utilizado las producciones independientes para relanzar sus carreras profesionales, y la jugada les ha salido mejor que bien.

El cine independiente es esa rama de la industria a la que recurren los actores en las temporadas entre dos grandes proyectos o cuando quieren revivir de algún modo sus carreras. Por lo general, no es el plan A de ninguna de estas fulgurantes estrellas hollywoodienses, aunque siempre hay excepciones.

Normalmente, las películas indie no cuentan con un gran presupuesto, y suelen realizar proyectos de bajo alcance, aunque, en ocasiones, se convierten en auténticos fenómenos entre el público. Es el caso de Juno, Pequeña Miss Sunshine, Llámame por tu nombre o American Beauty. Incluso Star Wars, en el momento de su estreno, era una cinta independiente.

Muchos actores reconocidos de la industria cinematográfica trabajan entre los blockbusters y los proyectos independientes, en un equilibrio que no siempre sale tan bien como les gustaría. En este artículo, desgranamos los casos en los que el cine indie reforzó las carreras de estos diez actores y actrices:

Daniel Radcliffe

Conocido en todo el mundo como Harry Potter, Daniel Radcliffe tenía que demostrar que su capacidad interpretativa iba mucho más allá del joven mago si quería tener algún futuro en la industria del cine. Para ello, se embarcó en varias cintas de fantasía y terror, como La mujer de negro (2012), Horns (cuernos) (2013) o Swiss Army Man (2016), y la comedia romántica Amigos de más (2013).

Parece que el actor le ha cogido el gusto a las producciones independientes, porque desde entonces ha seguido actuando en papeles principales para cintas como Amores asesinos, La Jungla o la reciente Beast of Burden. Aunque ha participado en películas con mayor distribución, como Ahora me ves 2, Radcliffe prefiere mantenerse alejado de las miradas a las que ya estuvo expuesto durante toda su adolescencia.

Laura Dern

Se dio a conocer internacionalmente por su papel en Jurassic Park, pero anteriormente ya había demostrado con creces su talento camaleónico para la actuación. Sus papeles son de lo más diverso, y por eso no sorprende encontrarla en circunstancias tan diferentes como Terciopelo azul (1986), The Tale (2018) o la millonaria Renata Cline en Big Little Lies. Tiene una larga trayectoria en el cine independiente, que va desde el drama Tenderness (2009) hasta el thriller experimental de David Lynch, Inland Empire (2006). Esta navidad, la veremos como madre de familia en la nueva versión de Mujercitas.

Joaquin Phoenix

Como ha demostrado en el reciente éxito de Joker, a Joaquin phoenix se le dan muy bien los papeles extravagantes, raros o inquietantes. Papeles que solemos encontrar con mayor frecuencia en películas independientes. Es por eso que, a pesar de protagonizar bastantes cintas de estudio, el actor suele preferir estas producciones.

Ha sido nominado en dos ocasiones a los Premios del Cine Independiente Británico, por su actuación en Buffalo soldiers (2001) y En realidad, nunca estuviste aquí (2018). En 2013 se estrenó Her, la historia de amor entre un hombre y la inteligencia artificial —con la voz de Scarlett Johansson— de su dispositivo móvil. La cinta triunfó entre el público y devolvió al actor al centro de las miradas. El pasado año, protagonizó No te preocupes, no llegará lejos a pie, en la que interpretaba a un veterano de guerra alcohólico.

Jennifer Lawrence

Jennifer Lawrence ha sabido calibrar sus pasos para sobrevivir en la industria del cine. Antes de pasar por Los Juegos del Hambre, sorprendió al público con una intrigante actuación en la cinta Winter’s Bone (2010). Un año después, llegaron Katniss Everdeen y Mística (X-Men), y acaparó todas las miradas. Ha sido nominada a tres premios Oscar, y ha ganado uno por El lado bueno de las cosas.

Su pico de popularidad se fue tan rápido como había llegado, y los fans se transformaron en haters. Para salvar la tempestad, la actriz compaginó las diferentes secuelas de Los Juegos del Hambre con otras cintas de menor presupuesto, como Mother! o, Serena. Aún así, casi todas sus películas han dejado cierta huella en taquilla, especialmente su viaje espacial con Chris Pratt en Passengers. En el último año, ha vuelto al rol de Mística en la última cinta de los X-Men con Fox: Fénix oscura.

Scarlett Johansson

Sus orígenes como actriz estuvieron ligados al cine independiente, y es algo a lo que Scarlett Johansson nunca le ha dado la espalda del todo. En 2004, se ganó un BAFTA por su interpretación en Lost in translation junto a Bill Murray. Gracias al éxito innegable de la cinta de Sofia Coppola, Johansson empezó a obtener pequeños papeles en películas de estudio, hasta llegar al universo de Marvel como la Viuda Negra en 2010.

Sin embargo, la actriz ha seguido volviendo a las producciones independientes. Solo en 2013 la vimos en Don Jon, Under the skin y Her. Con los años, ha ido creciendo en popularidad en polémicas —la acusaron de apropiación cultural por protagonizar Ghost in the shell y de transfobia por un papel de hombre trans que finalmente rechazó—, y su última aparición cinematográfica es el recién estrenado drama de Netflix Historia de un matrimonio, junto a Adam Driver.

Saoirse Ronan

Antes de deslumbrarnos a todos con su rebelde melena rosa en Lady Bird, Saoirse Ronan tenía una larga trayectoria cinematográfica, en la que ha ido alternando películas de grandes estudios con otras de productoras independientes y bajo presupuesto. Fue la protagonista de The host (la huésped), la adaptación a la gran pantalla de una novela de la autora de Crepúsculo. Una cinta que llegó en el descenso de la ola fanática de aquel fenómeno y no tuvo tan buenos resultados, además de desaprovechar el talento de la actriz.

Para entonces, ya se la recordaba por su papel en The lovely bones y Hanna, y había tenido roles importantes en multitud de películas indie: Violet y Daisy, Stockohlm, Pennsylvania, Lost River y Loving Vincent. En el último año, ha protagonizado el drama histórico María, reina de Escocia, será Jo March en la nueva versión de Mujercitas y el próximo año estrena una cinta romántica junto a Kate Winslet, Ammonite.

James McAvoy

McAvoy es uno de esos nombres que estamos hartos de oír en la industria del cine en los últimos meses. Gracias al estreno de Glass, It: Capítulo 2 y X-Men: Fénix Oscura este año, junto con la serie La materia oscura, McAvoy se ha colado en todas las conversaciones. Sin embargo, no descuida sus apariciones en películas independientes.

El actor tuvo un papel menor en la cinta biográfica sobre Tolstoi en 2009, La última estación. Le puso voz al personaje principal de Strings (2004) y protagonizó La conspiración (2010) y La desaparición de Eleanor Rigby (2013) junto a Jessica Chastain. En 2013, fue galardonado por su actuación en Filth, el sucio en los Premios Independientes del Cine Británico.

Kristen Stewart

Kristen Stewart es una de las actrices más comentadas del momento. Desde que Crepúsculo (2008) se volviera un fenómeno de masas, la imagen pública de la actriz ha cambiado radicalmente, de adolescente apocada a icono LGTBI+. Fue duramente criticada por su actuación en la saga adolescente, pero anterior a ella ya había demostrado cierto talento en Hacia rutas salvajes, Entre mujeres (2007) y The Yellow Handkerchief (2008).

A pesar de que las cintas de la Saga Crepúsculo se estrenaban anualmente, la actriz nunca dejó de lado otros proyectos en el mundo indie, y dejó su particular huella en cintas como The Runnaways (2010), En el camino (2012) y Viaje a Sils Maria (2014). Ahora es una de las ángeles de Charlie, en el remake que acaba de llegar a nuestro país y nos pone los dientes largos con el biopic Seberg, que se estrenará en enero de 2020 en Estados Unidos.

Robert Pattinson

Después de la voraz crítica a su actuación en Crepúsculo, era difícil que tanto Robert Pattinson como Kristen Stewart remontaran de algún modo sus carreras. Pero igual que su antigua compañera de reparto, el actor británico ha sabido encontrar papeles en pequeñas y medianas producciones para demostrar su talento.

Desde que estrenara proyectos como Bel AMi: historia de un seductor o Cosmópolis, entre secuelas de la Saga Crepúsculo, Pattinson ha marcado con su actuación Good Time (2017) y High Life (2019), dos de sus últimas películas. Ahora, el actor se prepara para enfundarse el traje de vigilante nocturno y convertirse en Batman en la nueva versión del superhéroe de DC.

Bill Murray

En 1984, se dio a conocer por su papel en Cazafantasmas y pasó a protagonizar varias cintas importantes, como Atrapado en el tiempo (1993), Space Jam (1996) o Un elefante llamado Vera (1996). Pero en seguida se pasó a la comedia peculiar de Wes Anderson. Después de trabajar juntos en Academia Rushmore (1998), entablaron una estrecha relación que los llevó a mantener los lazos profesionales en muchas otras de las películas del director, desde El gran Hotel Budapest (2014) hasta Isla de perros (2018).

Además, Murray es el protagonista, junto a Scarlett Johansson, de la aclamada Lost in translation de Sofia Coppola. Este año, lo hemos visto en la secuela de Zombieland y junto a Adam Driver en una divertida y tétrica comedia zombie, Los muertos no mueren.