– Ene 2, 2020, 17:20 (CET)

¿Confundido con la Ley de la Sorpresa en ‘The Witcher’? Te explicamos todo lo que necesitas saber

The Witcher se convirtió en la serie más vista del mundo y también la que más debate suscita en la actualidad en las redes sociales. En especial, por las extrañas situaciones que envuelven a sus personajes en un mundo en que el honor, la palabra empeñada y tramas inexplicables parecen tener un peso fundamental. Te explicamos una de las más confusas: la Ley de la Sorpresa.

La nueva serie de Netflix, The Witcher, se convirtió de inmediato en el éxito de temporada para el canal: no solo es la más vista del mundo —por encima de la recién finalizada The Mandalorian de Disney+— sino también, la mejor apreciada por los fans en el temido score de Rotten Tomatoes. Con su combinación de misterio, aventura y sobre todo una intrigante historia basada en un refinado nniverso mitológico con tintes de fantasía épica, The Witcher va camino a convertirse en uno de los grandes éxitos de la plataforma en medio de la gran batalla entre canales.

Con su cuidada ambientación y escenografía lujosa, The Witcher es también una ingeniosa trampa de líneas temporales y términos confusos que solo los lectores de las obras de Andrzej Sapkowski y los fanáticos del juego homónimo comprenderán. Uno de los conceptos más confusos es la llamada Ley de la Sorpresa, que juega un papel de considerable importancia en la serie y cuya comprensión se hace imprescindible hacia sus capítulos finales; cuando las tres líneas narrativas de la historia terminan por fundirse en una única historia que tiene por protagonista invisible a la extraña figura basada en el destino. La cual ata a dos de los personajes principales en una curiosa promesa irrevocable.

Cuando lo irrevocable lo es todo

The Witcher, Henry Cavill
Netflix

Durante el cuarto episodio del show, De banquetes, bastardos y entierros, se narra una nueva historia que hasta ese momento, en apariencia, no había formado parte del argumento principal. La princesa Pavetta (Gaia Mondadori), hija de la reina Calanthe (Jodhi May) está a punto de ser entregada en matrimonio. Lo que en la corte del Reino de Cintra reviste una especial importancia. En el libro El último deseo —en el que se basa buena parte de la historia narrada en la serie— se cuenta que la Reina ejerce el poder a solas, desde que su esposo Roegner de Ebbing murió dejándola viuda. De modo que escoger marido para la princesa era también un asunto de Estado: su futuro marido ejercería el poder en el trono.

En la serie, ocurre más o menos de forma parecida y la corte se viste de gala para declarar sus intenciones que la Princesa Pavetta está abierta a proposiciones matrimoniales y que el Reino las considerará con seriedad. No obstante, antes que cualquiera pueda expresar intenciones románticas o caballerescas hacia la Princesa, un misterioso hombre llamdo Duny (Bart Edwards), que además tiene el aspecto inquietante de un erizo con rostro humano, llega para declarar a Pavetta como su novia e invoca La Ley de la Sorpresa para hacerlo.

¿Qué se supone que intenta decir al proclamar semejante derecho? Para entenderlo tenemos que remontarnos de nuevo a los libros: en la obra de Andrzej Sapkowski (basada de forma directa en la mitología eslava sobre el honor y las formas como el destino influye en el comportamiento de los hombre), la Ley de La Sorpresa no es otra cosa que el pago por una gran obra, como salvar la vida de alguien, su honor o evitar su derrota en batalla.

Una gesta de tal envergadura puede pagarse con algo que quien toma la deuda moral todavía no posee, pero que en el futuro el salvador podría desear. En otras palabras, se trata de una deuda moral y espiritual a futuro, que se contrae en momentos especialmente complicados y casi siempre, bajo amenaza. Tanto en la serie como en el libro, Duny salvó la vida del Rey muerto y a cambió recibió la posibilidad de reclamar en el futuro lo que necesitara de la casa real. “Por tradición, elegí la Ley de la Sorpresa como pago”, explica en el episodio, una frase que también se repite aunque de forma mucho más amplia en el libro: “Cualquier ganancia inesperada que que pudiera encontrar en la casa del Rey, me pertenecería”. La “ganancia inesperada” resultó ser, la princesa Pavetta.

Pero la Ley de la Sorpresa no supone una imposición, sino de algún modo misterioso también una forma en que el destino puede manifestarse y lo hace. Pavetta conoció y llegó a enamorarse de Duny sin que su madre lo supiera o ella misma estuviera consciente del hilo que le unía a través de su fallecido padre, sino que además formaba parte de una promesa de honor mucho más grande. Tanto en el libro como en la serie, el destino —que podría comprenderse como inevitable— es una fuerza que se respeta y se teme lo suficiente como para que nadie, intente desvirtuar o desviar sus designios, lo que hace de la Ley de la Sorpresa —que basa su efectividad esencialmente en la idea que lo inefable se manifestará a través de una decisión futura— de especial importancia.

No obstante, para la Reina Calanthe la Ley no es otra cosa que “superchería y superstición”; lo que obliga a Geralt y otros caballeros a defender a Duny cuando los hombres bajo el mando de la corte intentan asesinarle y evitar haga una petición formal de la mano de la Princesa. Es entonces cuando el valor de la curiosa figura —entre mágica y moral— se muestra en todo su poder: caballeros bajo el mando de la Reina se enfrentan entre sí para defender la vida de Duty, hasta que finalmente Calanthe comprende que no puede hacer otra cosa que ceñirse al destino — y a sus designios — al menos por el momento. Como dice un personaje llamado Eist: “Es una apuesta honesta. Es tan probable que sea recompensado con una cosecha excelente como un cachorro recién nacido. O un niño de sorpresa. No pudo saberlo. El destino ha determinado que la sorpresa sea Pavetta”.

The Witcher
Netflix

¿Podría Duty haber reclamado la mano de Pavetta incluso contra los deseos de la Princesa, sólo invocando la Ley de la Sorpresa? Sin duda, pero en realidad, los hilos y vínculos que forja la antigua magia que sostiene la palabra empeñada, parecen ser lo suficientemente firmes como para crear situaciones que hagan del todo imposible desafiar al destino. En el caso de Pavetta y Duty, ambos se habían enamorado y de hecho, la princesa lo deja claro al declarar que el misterioso caballero erizo había reclamado su corazón incluso antes de revelar su identidad y el posible poder que podría tener sobre ella. En la serie, es notorio, que el destino de ambos era enamorarse y que usaron la figura de la Ley para evitar la oposición de Calanthe, quien seguramente tendría planes distintos para el futuro dinástico del Reino.

Y es entonces cuando Geralt entra también en medio del extraño juego de magia y líneas misteriosas que le unirá a Pavetta y a Duty en el futuro. Después de salvar la vida del caballero también puede invocar La Ley de la Sorpresa en su variante que incluye incluso reclamar el primer hijo de la pareja al nacer. No obstante, Geralt no lo hace en ese momento, sino cuando Citra se encuentra bajo peligro de asedio. De nuevo, el poder extraño del destino ejerce su influencia sobre sus personajes y crea lo que será, la gran historia que unirá a todos los personajes bajo la noción de lo inevitable.

La segunda temporada de The Witcher se estrenará en el 2021 y Netflix ya anunció que incluso ya comienza a trabajarse sobre la tercera, lo que garantiza que sabremos mucho más sobre el extraño universo de Andrzej Sapkowski en lo sucesivo. Por ahora, solo queda analizar las extrañas líneas que unen a los personajes y la forma en que cada una de ellas les conducen a través de la historia.