La sonda CHEOPS de la Agencia Espacial Europea (ESA) junto con la agencia espacial suiza ya está camino de su lugar en la órbita terrestre. Ha sido lanzada sobre las 9:54 hora peninsular desde el Puerto Espacial Europeo de Kurú, en la Guayana Francesa.

El lanzamiento de CHEOPS estaba programado, en un principio, entre el 15 de octubre y el 14 de noviembre, pero hubo un retraso. Tampoco salió en la nueva fecha prevista, 17 de diciembre, debido a que tuvo que hacerse un reemplazo de una pieza y ha sido este miércoles, 18 de diciembre, cuando finalmente ha despegado. El encargado de poner en órbita el satélite, pero también de la operación en su vida útil, es el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA). De hecho, ha sido construido por Airbus y se trata de la primera sonda realizada íntegramente en España.

https://hipertextual.com/2018/05/exoplanetas-que-son-metodos-descubrimiento

Esta misión tiene un objetivo claro: caracterizar los exoplanetas observados "de tamaños comprendidos entre la Tierra y Neptuno", tal y como apuntan desde el Centro de Astrobiología (CAB), que forma parte del equipo científico de la misión.

CHEOPS es un telescopio de 34 centímetros de diámetro y 1,5 metros de longitud y usará paneles solares para cargar sus baterías además de para hacer "de escudo solar para dar sombra al telescopio y evitar contaminación lumínica en la observación", apuntaron hace un par de meses desde la ESA. Además, la vida útil de este instrumento es de, al menos, tres años y medio. Durante este tiempo buscará exoplanetas alrededor de estrellas cercanas y muy brillantes para conocer su densidad tras medir masa y tamaño. También gracias a estos datos se sabrá "si el planeta es predominantemente rocoso o gaseoso", apuntan desde el CAB.

La idea es saber si las composiciones son aquellas que permiten encontrar vida: "Este es un primer paso para determinar la posible existencia actual o pasada de vida", señala el CAB. Además, "la densidad junto con la información sobre sus astros y la órbita planetaria, darán información clave sobre la formación y la historia de los planetas de estos tamaños".

No es una misión nueva, TESS, de la NASA, lleva buscando y caracterizando nuevos exoplanetas más de un año. Y tampoco va a ser la última ya que en la próxima década veremos como PLATO y ARIEL, otras misiones de bajo presupuesto de la agencia europea en las que participará el CAB, irán más allá de lo que va a hacer ahora CHEOPS: podrán analizar la composición de las atmósferas de los exoplanetas y sus posibles ingredientes biológicos.

No hemos encontrado, aún, vida más allá de la Tierra, pero este tipo de misiones nos ayudan no solo a buscarla sino también a conocer los procesos de formación de los planetas.