El CEO de Apple acaba de anunciar un plan de 2.500 millones de dólares destinado a aliviar la crisis inmobiliaria de Silicon Valley por considerar "insostenible" la situación que se vive, según informa Axios.

Tim Cook asegura que el problema es tan grande que el sector público no puede hacerse cargo de él por su cuenta. Y no exagera.

La reportera de Business Insider, Hillary Hoffower, informaba en mayo que el alquiler medio de San Francisco excedía los 4.500 dólares (4.000 euros aproximadamente), que es más 2,5 más de la renta media del país.

Un estudio de 15 metros cuadrados podría llegar a costar 2.295 dólares al mes, y eso teniendo que compartir el baño. O podrías pagar 1.200 euros por tener una litera en una vivienda compartida. Incluso vivir en una furgoneta en el parking de Google se ha convertido en una opción razonable para muchos.

Los propios trabajadores de la industria tecnológica sufren los precios de los alquileres y la compra de viviendas. Un estudio revela que el 60% de ellos cree que no podría permitirse una casa.

Apple no es la única tecnológica que quiere ayudar

El problema del alquiler tiene consecuencias en la calidad de vida de los trabajadores de la zona. Debido a los disparatados precios, muchos no pueden vivir cerca de su lugar de trabajo, por lo que profesionales como médicos y profesores viven lejos de las comunidades en las que prestan sus servicios.

De hecho, Apple no es la primera tecnológica en anunciar sus propósitos de ser una buena vecina. Facebook se comprometió en octubre a financiar un programa de vivienda con 1.000 millones de dólares para ayudar a estos trabajadores a vivir más cerca de su trabajo.

Google también anunció su plan de financiar con una cantidad similar un programa para construir unas 20.000 viviendas más asequibles, según informó The New York Times.

El elevado precio de los alquileres también hace que el coste de vida en la ciudad sea muy alto. La parte del salario que no se dedica al alquiler termina cubriendo los desorbitados gastos que exige el día a día en Silicon Valley.Los bienes y servicios son un 27% más caros que la media nacional en San José, según The Bureau of Economic Analysis.

En el Área de la Bahía, el número de personas que viven en las calles o en vehículos ha aumentado en un 17% en los últimos años. Las personas sin hogar no tienen acceso ni a los servicios más básicos y se ha empezado a generar un problema de salud pública en las calles.

La crisis inmobiliaria no es exclusiva de Silicon Valley: así se están enfrentando a ella otros países

La crisis inmobiliaria de Silicon Valley llama la atención por situarse en pleno corazón tecnológico de Estados Unidos, pero es solo un ejemplo más de un problema que se está manifestando en muchas partes del mundo.

Berlín ha optado por congelar los precios de la vivienda durante cinco años en una ley que entrará en vigor en 2020. La ciudad también está recomprando antiguas viviendas sociales que ahora pertenecían a empresas inmobiliarias.

En España, donde el alquiler ya se come más de un 40% del sueldo de las familias de algunos sitios, las propuestas para regular los precios del alquiler forman parte de los programas electorales de los partidos políticos, pero la incapacidad para formar gobierno hace que no se hayan materializado en leyes concretas.

En el país vecino, Portugal, la Ley de Arrendamiento Accesible no establece un límite al precio, pero intenta facilitar el acceso a una vivienda asequible a las familias de rentas bajas.

Este artículo fue publicado originalmente en Business Insider