– Nov 3, 2019, 17:30 (CET)

Los garajes de Silicon Valley (II)

Uno de los mitos más difundidos sobre Silicon Valley es el origen de sus empresas en un lugar tan modesto como es el garaje de sus casas. ¿Ese mito es cierto o el paso de los años ha endulzado los orígenes de nombres como Facebook, Intel, Oracle o eBay?

Silicon Valley es un lugar que combina la realidad con el misticismo, tal vez porque allí se han creado algunas de las empresas más valoradas, gigantes presentes en todo el mundo, o tal vez porque de estas mismas empresas han surgido ingenios como los microprocesadores, los ordenadores personales, los teléfonos inteligentes o las redes sociales. Y aunque cada día nacen nuevas startups, sólo unas pocas consiguen hacerse hueco en ese mundo tan competitivo.

Hace un tiempo hicimos un repaso al origen de algunos de los nombres más icónicos de Silicon Valley como son Microsoft, Google, Amazon o Apple. Con el título Los garajes de Silicon Valley, expliqué que aunque en algunos casos sí se cumple ese origen en un modesto garaje, no es así en todos los casos, y la idea se ha extendido en la cultura colectiva más allá de lo que supuso realmente.

Una oficina cochambrosa, la habitación de su creador en casa de sus padres o una simple mesa en una cafetería son algunos lugares donde se han gestado algunas de las empresas tecnológicas más prometedoras. Orígenes humildes y sencillos en los que había más esfuerzo e ingenio que dinero de por medio.

Ampliamos la lista que inicié en Los garajes de Silicon Valley con más nombres de grandes empresas, algunas relativamente jóvenes y otras más longevas pero todas ellas ejemplos del éxito que se respira en Silicon Valley.

1968, Intel

Quién no ha tenido o tiene un ordenador con la famosa pegatina Intel Inside. Todo el mundo conoce Intel, o al menos debería, y es que durante años ha sido uno de los mayores fabricantes de microprocesadores en todo el mundo, aunque si bien en el pasado su único rival era AMD, en la era de los smartphones y los wearables el sector está repleto de duros competidores como Qualcomm, Samsung o Nvidia.

Pero Intel estuvo ahí desde el principio de los tiempos. Fue fundada en 1968 por Robert Noyce y Gordon Moore, dos de los pioneros de la semiconducción, una de las primeras revoluciones tecnológicas que se dieron en Silicon Valley y de la que hablé en Silicon Valley antes de Google, Apple y Microsoft.

Con sede en Mountain View, California, el nombre de Intel viene de INTegrated ELectronics, si bien en un principio iba a ser Moore Noyce, los apellidos de sus dos fundadores. Intel vino a ser un spinoff de Fairchild Semiconductor, la empresa con la que se inició la creación de semiconductores y con los que surgieron los microprocesadores. Los trabajos previos de Noyce y Moore hicieron que su empresa lograse una inversión inicial de 2’5 millones de dólares por parte de la inversora Art Rock. Nada que ver con garajes.

Su primer procesador comercial vio la luz en 1971 con el nombre Intel 4004, base de las minicomputadoras u ordenadores personales que vendrían pronto. Y en 1973 creó su primer microcomputadora. En 1979 logrará que IBM emplee su chip 8086 para sus ordenadores personales. En 1980, Intel trabajará con Xerox para estandarizar la conectividad Ethernet. En 1989 saldrán al mercado los populares 486 (80486). Su lema Intel Inside aparecerá en 1991 y en 1993 se lanzarán los primeros procesadores Pentium.

Hoy, Intel cuenta con más de 110.000 empleados en todo el mundo, su sede central está en Santa Clara, California, y obtuvo unos beneficios netos en 2018 de más de 21.000 millones de dólares.

1977, Oracle

Con una cartera de productos que abarca software, hardware y servicios, Oracle es uno de los gigantes más longevos de Silicon Valley. Fundada en 1977 en Santa Clara, California, su sede actual se encuentra en Redwood Shores, también en California, en unas instalaciones gigantescas en las que trabajan gran parte de sus más de 137.000 empleados.

Bases de datos, servidores, aplicaciones especializadas, herramientas para empresas, asistentes, workstations, mainframes y un largo etcétera. De Oracle han surgido sistemas operativos como Solaris, tecnologías como Java o la suite ofimática StarOffice de la que surgió OpenOffice y LibreOffice. Todo ello tras adquirir en 2010 otro gigante, Sun Microsystems, del que venían estos productos.

Pero Oracle es mucho más. Creada por Larry Ellison, Bob Miner y Ed Oates, el primer nombre de Oracle fue Software Development Laboratories (SDL) y sus primeros productos, bases de datos digitales. En cuanto a su sede inicial, una oficina de poco más de 270 metros cuadrados. No demasiado, pero mucho más que el tamaño de un garaje estándar.

De SDL pasaron a llamarse Relational Software, Inc (RSI) in 1979 y, finalmente, Oracle Corporation en 1982. ¿El motivo? Su producto estrella se llamaba, precisamente, Oracle Database.

1984, Cisco Systems

Cisco, o lo que es lo mismo, Cisco Systems, nace en 1984 en San Francisco, California. De ahí su nombre: San FranCISCO. Sus padres son los científicos computacionales Leonard Bosack y Sandy Lemer, cuyo primer logro consiste en conectar dos edificios del campus de la Universidad de Stanford mediante cables de red. Marido y mujer, ambos trabajaban en cargos relacionados con la computación en la Universidad de Stanford y su primer producto fue el conocido como Blue Box, uno de los primeros routers multiprotocolo y que implementaron en la misma Universidad de Stanford.

Tras varios desarrollos dentro de Stanford, relacionados con redes y comunicaciones, el equipo inicial de Cisco Systems, de no más de cinco personas, no tarda en abandonar la universidad para seguir su camino por separado.

En 1990, seis años después de su nacimiento, Cisco sale a bolsa con una capitalización de 224 millones de dólares de la época y entra a formar parte del índice tecnológico NASDAQ. Hoy, cuenta con casi 76.000 empleados, su sede principal está en San José, California y en 2018 obtuvo unos ingresos netos de 110 millones de dólares.

Según la ficha técnica de Bloomberg, Cisco se dedica a “proveer productos para transportar datos, voz y vídeo”. O lo que es lo mismo, “diseña, fabrica y vende herramientas de redes basadas en IP y otros productos relacionados con las comunicaciones y las tecnologías de la información”.

1995, eBay

Fundada un año después que Amazon, eBay es una de las páginas más populares de comercio electrónico de productos nuevos o de segunda mano. Su creador es Pierre Omidyar, ingeniero informático que creó eBay en 1995 como una casa de subastas virtual que luego se convertiría en lo que es ahora. De ahí que su nombre original fuera AuctionWeb. Y aunque en principio todo fue un experimento en su tiempo libre hospedado en su propia casa, pronto se dio cuenta del éxito que tenía esta página que permitía compras y ventas de productos entre particulares.

El primer objeto vendido en eBay fue un apuntador láser que no funcionaba y que puso en venta el propio Pierre Omidyar. Su comprador, el canadiense Mark Fraser, lo compró como pieza de coleccionismo. Curiosamente, durante años circuló el mito de que AuctionWeb se había creado para que la mujer de Omidyar coleccionase dispensadores Pez, pero la propia eBay lo desmiente en su página web.

Pierre Omidyar, fundador de AuctionWeb, eBay, en 1995. Fuente: eBay

En 1996, tras haber abandonado su trabajo en General Magic, Omidyar alquila las primeras oficinas de eBay en San José, California, y que hoy forma parte del campus eBay, en concreto el edificio 6. Ese mismo año, eBay empezará a vender billetes de avión online. En 1997 cambiará el nombre de AuctionWeb a su nombre actual, eBay, que no es más que la contracción de Echo Bay, un nombre que le gustaba pero que ya estaba registrado. En 1999 saldrá en bolsa, formando parte de Nasdaq, y entre sus compras más importantes destacan PayPal (2002), si bien se separarían en 2015, y Skype (2005), que luego compraría Microsoft.

Hoy, eBay cuenta con más de 14.000 empleados. Su sede sigue en San José y en 2018 obtuvo unos beneficios netos de más de 2.500 millones de dólares. Además de su marca principal, cuenta con varias subsidiarias en todo el mundo como iBazar (ahora Vivanuncios), StubHub o Qoo10.

2004, Facebook

Qué podemos decir de Facebook que no sepamos ya por lo mucho que se ha dicho y escrito sobre Facebook y su principal fundador, Mark Zuckerberg. Además, la película La red social (2010) del genial David Fincher ayudó mucho a conocer cómo empezó todo.

Facebook, o como se llamó inicialmente, The Facebook, ve la luz en 2004 en la Universidad de Harvard, donde Zuckerberg cursaba sus clases. Y no en un garaje, sino en el ordenador personal de Mark Zuckerberg en la habitación donde vivía en el campus de Harvard. Dejando a un lado la disputa legal sobre la paternidad de Facebook entre Zuckerberg y los hermanos Narendra, The Facebook es consecuencia de un proyecto previo, Facemash, que en 2003 Zuckerberg puso en marcha empleando fotografías de estudiantes y sus nombres. Esta página para valorar el atractivo físico de las personas que aparecían en pantalla, estuvo en línea unas pocas horas pero logró visitas de más 450 usuarios.

Así era Facebook, o The Facebook, en sus inicios. Fuente: Wikipedia

The Facebook estará disponible inicialmente para la Universidad de Harvard, pero con el tiempo irá expandiéndose por las demás universidades de Estados Unidos. Su éxito es tal que el mismo año de su creación, 2004, Sean Parker, creador de Napster e inversor en otros proyectos como la red social Friendster, se interesa en Facebook. En 2006, Facebook empieza a expandirse por Latinoamérica, España o India. Para entonces, su valoración estaba entorno a los 1.000 millones de dólares.

Hoy, Facebook tiene más de 30.000 empleados en todo el mundo, su sede principal está en Menlo Park, California y tiene más de 2.300 millones de usuarios activos, siendo la red social más popular. Además, Facebook tiene el honor de contar en su cartera de productos con nombres tan importantes como WhatsApp (1.600 millones de usuarios), Facebook Messenger (1.300 millones de usuarios) e Instagram (1.000 millones de usuarios). Salvo Facebook y Facebook Messenger, sus otros dos productos fueron adquisiciones. En concreto, WhatsApp es comprada en 2016 por 21.800 millones de dólares e Instagram en 2012 por 1.000 millones de dólares.

Nota: La imagen que encabeza este artículo pertenece al propio Mark Zuckerberg y está publicada en su propio perfil de Facebook.