Actualización (10/10 – 16:00h): el artículo ha sido con la fe de errores y corrección en el mismo.

Que el sector del transporte está viviendo un cambio es un hecho que pocos pueden negar. La pregunta ahora es, de hecho, cuál será el punto en el que el negocio toque su límite y diga “basta”. Algunos, como Avancar, se han quedado por el camino al no poder competir.

Por la parte de movilidad dentro de la ciudad, todo apunta a que pocas opciones queda; la idea, además, se mueve a una integración de los diferentes players del sector en un intento de abarcar uno de los elementos más importantes para ellos: los usuarios.

Los patinetes podrían ser uno de esos elementos precisamente, los cuales comenzaron su integración a principios de año tras la compleja regulación de la por entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. reeNow, anteriormente conocida como MyTaxi, también comenzó su unión con el colectivo de DriveNow; un intento de Daimler y BMW de ocupar todas las verticales del transporte en Europa. Incluso el sector del alquiler a largo plazo, leasing o renting en sus diferentes variables, está viviendo un cambio paulatino a lo que se ha conocido como el alquiler por suscripción. Bipi, a la que toda la regulación contra el diésel le viene de perlas, estaría dentro de este punto.

En cualquier caso, si hay algo común en todo este ecosistema es el uso del móvil como centro de operaciones –algo que a estas alturas de la película es lógico– y el hecho de que los habitantes de unas ciudades cada vez más pobladas huyen del coche en propiedad. Las últimas cifras de la venta de vehículos en España, amén de una normativa que siempre dudas a futuro, han dejado patente el poco interés que tiene el ciudadano medio en la compra de vehículos nuevos. Con un mes de septiembre que ha repuntado ligeramente en ventas, la realidad es que el país acumulaba meses de caídas récord.

Volviendo al tema de los sectores, hay uno lleva años en el negocio. Concretamente el del alquiler de vehículos para cortos espacios de tiempo. Un negocio que hasta la fecha está ocupado por los gigantes de la movilidad: Sixt, Rent A Car, Europcar, Goldcar…

Ahora, un nuevo amigo llega a Madrid después de haber conquistado las principales ciudades de Europa. Tras pasar primero por Barcelona, prueban suerte en el negocio del alquiler de coches. Virtuo, quiere entrar en un sector en el que otros ya fracasaron hace tiempo; después de todo era complicado luchar con un negocio altamente monopolizado por la empresa tradicional –algunas con más de 60 años de vida y los mismos procedimientos– y con su versión 100% mobile. “Aún sabiéndose penauts comparados con los grandes, que cuentan con miles de coches por todos lados, quieren intentarlo”, explica Mauricio Sabater, manager de Virtuo en España y el que fuese director del cesado Avancar en el país y posteriormente en Zipcar.

Virtuo, fundada en 2015 por Thibault Chassagne y Karim Kaddoura en Francia, ya opera en 15 ciudades en Francia, Bélgica y el Reino Unido, incluyendo Madrid y Barcelona, con cerca de 3.000 vehículos en total. El mismo país que, de hecho, ha visto nacer a una de las compañías más grandes del transporte digital: BlaBlaCar. Empresa que está entrando en el negocio de los viajes compartidos en ciudades y los trayectos internacionales en autobús.

La idea de la compañía, que solo ofrece Modelos Clase A y GLA de Mercedes, pero al precio de los ofrecidos en la gama más baja del resto de compañías de alquiler, es prescindir de la interacción de las clientes con la empresa. Reserva, desbloqueo del coche y regreso del mismo será algo centrado en una aplicación durante las 24 horas al día. Localizados en los principales puntos de las ciudades (aeropuertos y estaciones), el sistema de entrada al coche sería similar al de un vehículo de alquiler en la ciudad; con la diferencia que en ningún momento existirá interacción con la llave.

¿El truco del precio? Precisamente en la ausencia de infraestructuras que generen fricción para el cliente. Menos empleados en mostrador, mejores coches, menos precio. Una tendencia común en el resto de sectores. Con un acuerdo de compra y devolución con Mercedes, la rentabilidad para la compañía por cada alquiler y vehículo estaría en torno al 20%, según explica Sabater. Estas cifras, según cuenta a Hipertextual, ya han hecho a la compañía rentable en Barcelona después de haber lanzado hace pocas semanas.

De momento con 200 vehículos entre Madrid y Barcelona, la idea de Virtuo es expandir el negocio fuera de las dos grandes urbes. Valencia, Málaga o Palma estarían en las próximas quinielas de la compañía.


FE DE ERRORES

Rectificación

En relación a la noticia publicada en Hipertextual el pasado 04 de octubre de 2019 en formato web, con el titular "Virtuo, la compañía que quiere acabar con los abusos del alquiler de coches" y "Si la francesa BlaBlaCar se hacía conm el negocio de los viajes compartidos en Europa, Virtuo –del mismo país– quiere acabar con los alquileres abusivos de las grandes empresas del sector: Sixt, Rent a Car, Europcar, Goldcar...".

En tales titulares, así como en el cuerpo de dicha noticia, se alude a nuestra compañía (Sixt Rent a Car) con una serie de afirmaciones que no son ciertas y que lesionan directamente nuestra reputación.

Para ello, ejerciendo el derecho de rectificación según la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, Hipertextual está obligado a difundir íntegramente la rectificación sin comentarios ni apostillas:

"Es falso que la compañía Sixt Rent A Car, S.L.U. lleve a cabo prácticas abusivas en su actividad de alquiler de vehículos sin conductor. Se trata de una compañía que pertenece al grupo SIXT, con más de 100 años de historia de alquiler de vehículos sin conductor, y que goza de una gran reputación en el sector de su actividad".

Firmado: Ara Rodríguez.