– Oct 15, 2019, 17:00 (CET)

Google sube el listón: el nuevo Pixel 4 XL busca diferenciarse mediante gestos en el aire y una pantalla de 90 Hz

Google culmina el hilo de filtraciones acontecido en las últimas semanas con la presentación oficial del nuevo Pixel 4 XL, su smartphone de referencia para los próximos doce meses. Cuenta con un nuevo sistema de desbloqueo facial, control por gestos y, por primera vez en su familia, una segunda cámara en la región posterior.

Se acabó la espera. El río de filtraciones de las últimas semanas llega a su fin con la presentación del Pixel 4 XL, líder indiscutible del nuevo catálogo de productos presentado por la compañía norteamericana. Con él, Google no solo busca poner en el mercado su visión del smartphone moderno, también pretende plantar cara a productos asentados como el iPhone y expandir tecnologías de vanguardia como su nuevo asistente de voz o las capacidades fotográficas basadas en inteligencia artificial.

En el interior del nuevo Pixel 4 XL se encuentran componentes estándar dentro de la gama alta con Android. El líder es el Snapdragon 855, considerado uno de los SoCs más potentes de la industria actual. A su lado se encuentra un módulo de 6 GB de RAM y dos opciones de almacenamiento: 64 y 128 GB. Esta memoria, por cierto, es de tipo UFS 2.1, a diferencia de la presente en productos como el Galaxy Note 10+ o el OnePlus 7 Pro, que es de tipo UFS 3.0 y ofrece unas velocidades de lectura y escritura muy superiores a lo habitual en la industria.

Características Pixel 4 XL
Pantalla 6,3" QHD OLED hasta 90 Hz
Almacenamiento 64 o 128 GB
Dimensiones 75,13 x 160,42 x 8,2 mm
RAM 6 GB
Procesador Qualcomm Snapdragon 855 con Pixel Neural Core
Cámara trasera 12 MP Dual-Pixel + 16 MP telefoto
Cámara frontal 8 MP
Batería 3.700 mAh con carga rápida 18W
Audio Altavoces estéreo
Resistencia IP68 agua y polvo
Seguridad Chip de seguridad Titan M
Otros Reconocimiento facial y Motion Sense
Precio 899 € (64 GB) y 999 € (128 GB)

La pantalla tiene un tamaño de 6,3 pulgadas, una resolución QHD+ y, como en los modelos anteriores, hace uso de la tecnología OLED –aunque se desconoce el fabricante de la misma–. No obstante, lo más interesante de este panel es la tasa de refresco dinámica, que puede alcanzar los 90 Hz cuando el sistema lo considera necesario. Esta tecnología, ya presente en el OnePlus 7 Pro, hace que cualquier animación, transición o movimiento que tenga lugar en la pantalla se produzca con una mayor fluidez y continuidad, generando una sensación muy placentera para el usuario.

Esa elevada tasa de refresco, no obstante, no está siempre activa. El teléfono la ajusta dinámicamente para reducir el consumo energético y no afectar en exceso a la autonomía del Pixel 4 XL. Si, por ejemplo, la pantalla muestra un texto fijo y no se realiza scroll, el teléfono reduce la tasa de refresco hasta que el usuario vuelva a interactuar con el panel.

Un componente muy interesante del Pixel 4 XL es el Pixel Neural Core, que no es más que un coprocesador especializado en labores de inteligencia artificial. Google hace uso de este chip para diversas cosas, entre ellas el nuevo asistente de voz, que es capaz de funcionar localmente incluso sin conexión a internet. El fabricante no lo ha confirmado por el momento, pero es probable que este chip también ayude en el sistema de desbloqueo facial y en los nuevos algoritmos de procesamiento de imagen, tal y como Apple hace con el A13 Bionic y el iPhone 11 Pro.

En lo que a fotografía se refiere, el Pixel 4 XL busca mantenerse un año más en el podium de la fotografía móvil. Para ello cuenta con varias novedades:

  • El sensor principal mantiene resolución (12 megapíxeles), pero es tecnológicamente mejor. Google también ha mejorado los algoritmos de procesamiento para captar colores e iluminaciones más reales.
  • En la parte trasera ahora se encuentra una segunda cámara de 16 megapíxeles con un zoom óptico de 1,8 aumentos.
  • El Pixel 4 XL cuenta con un nuevo modo denominado “Astrografía” que permite capturar las estrellas con un elevado nivel de luminosidad y detalle.
  • El teléfono también cuenta con un nuevo modo de exposición dual que permite, en tiempo real, ajustar la exposición de las luces y las sombras de forma independiente, dando más control al usuario que lo desee.
  • La cámara frontal ahora está compuesta por un único sensor de gran angular, a diferencia del modelo anterior que contaba con dos sensores independientes.

Una de las características más diferenciales del Pixel 4 XL es el sistema Motion Sense, que se apoya en la tecnología Project Soli de Google. Gracias a ella, el usuario puede, por ejemplo, pausar la música o silenciar una llamada realizando gestos en el aire. Varias apps de Google preinstaladas en el teléfono ya son compatibles con esta tecnología, aunque el fabricante espera que, gracias a una nueva API, los desarrolladores de terceros saquen aún más partido a Motion Sense con el paso del tiempo.

Junto a los sensores de Project Soli se encuentra un sistema de desbloqueo facial capaz de reconocer el rostro en tres dimensiones, asemejándose a Face ID de Apple. El fabricante asegura que este sistema es mucho más veloz y apropiado que los lectores de huella dactilares tradicionalmente presentes en otros smartphones.

Por último, Google ha integrado una batería de 3.700 mAh de capacidad, la cual puede recargarse rápidamente a 18W o inalámbricamente. Para lograr la transmisión de energía mediante el estándar Qi, el fabricante, evidentemente, ha recubierto la parte trasera de cristal, que además es de tipo Gorilla Glass 5.

Precios y fechas de disponibilidad

Los nuevos Pixel 4 XL estarán disponibles en España a partir del próximo 21 de octubre. Por el momento, se podrá adquirir únicamente a través de la tienda de Google en dos colores: blanco y negro. Los precios son los siguientes:

  • Google Pixel 4 XL de 64 GB. 899 euros.
  • Google Pixel 4 XL de 128 GB. 999 euros.