Google revelaba la pasada semana, evento en Nueva York mediante, su nuevo buque insignia, el Pixel 4 –y su variante XL–. El más reciente smartphone de la empresa de Mountain View no tardó, sin embargo, en comenzar atraer sobre sí ciertas críticas después de que las primeras personas con acceso al terminal comprobaran que este, que dispone del reconocimiento facial como único método de autenticación, no dispone de una opción que permita detectar si la persona tiene o no los ojos abiertos a la hora de efectuar el desbloqueo.

Este es un añadido a la seguridad del dispositivo que sí encontramos presente en otros terminales, como los de Apple –desde el iPhone X en adelante–, y que evita que un tercero pueda desbloquear el teléfono de otra persona poniéndolo frente a su cara si no está prestando atención (estando dormido, por ejemplo).

Numerosos vídeos publicados en redes sociales durante estos pasados días demuestran que, efectivamente, dicha funcionalidad no se encuentra disponible en el Google Pixel 4. Un hecho que se agrava debido a que la tecnológica ha decidido apostar este año por la eliminación del sensor de huellas dactilares, de modo que el escaneo del rostro es el método más directo e intuitivo para acceder al smartphone.

Estará en un futuro

Según recoge The Verge, la compañía es consciente de estos problemas y planea una actualización futura que añada esta posibilidad para aquellos que así lo deseen, como ya se había visto en filtraciones anteriores. La compañía no ha dado detalles, sin embargo, acerca de cuándo podría convertirse esto en una realidad.

Hemos estado trabajando en una opción para que los usuarios requieran que sus ojos estén abiertos para desbloquear el teléfono, que llegará en una actualización de software en los próximos meses. Mientras tanto, si a algún usuario de Pixel 4 le preocupa que alguien pueda tomar su teléfono e intentar desbloquearlo con los ojos cerrados, puede activar una función de seguridad que requiere un pin, patrón o contraseña para el próximo desbloqueo.

Así y todo, desde Google se muestran convencidos de las posibilidades y seguridad que ofrece este nuevo método de autenticación, expresando su utilidad en numerosas situaciones,

El desbloqueo facial Pixel 4 cumple con los requisitos de seguridad como un biométrico fuerte, y puede usarse para pagos y autenticación de aplicaciones, incluidas las aplicaciones bancarias. Es resistente a los intentos de desbloqueo no válidos por otros medios, como con las máscaras.