El primer despiece del Galaxy Fold causó controversia porque exponía los fallos del teléfono plegable de Samsung. Tal fue el impacto que la tecnológica pidió a iFixit retirarlo. Meses después y con el lanzamiento del Fold, un nuevo desmontaje ha sido publicado y muestra el trabajo que hizo el fabricante surcoreano para resolver los fallos de su terminal

En un extenso paso a paso, iFixit desarma el nuevo Galaxy Fold que se vende al usuario final. El primer ajuste importante se encuentra en la bisagra, en donde Samsung agregó una capa de protección para evitar que se filtren partículas que puedan dañar la pantalla cuando el teléfono se encuentra desplegado. El único inconveniente es que al cerrar el dispositivo quedan un par de huecos por donde podría colarse el polvo.

iFixit

Otro cambio tiene que ver con la pantalla y la capa que algunos periodistas despegaron pensando que era un protector convencional. Samsung ha cubierto los bordes con tapas de protección en forma de T que los mantiene asegurados de cualquier borde de la pantalla. Sumado a eso existe un bisel de protección de apenas dos milímetros que alcanza a cubrir las partes y elimina la tentación de levantar la capa.

La pantalla del Galaxy Fold no se encuentra completamente adherida al cuerpo. Samsung ha añadido una tira adhesiva adicional para mantenerla en su lugar, aunque solo parece estar fija a los bordes exteriores, tal vez para que la pantalla pueda flotar cuando el teléfono se pliega. También existe una capa de metal adicional entre las placas de respaldo y pantalla que sirve como refuerzo, o como dice iFixit, "una armadura de cota de malla" entre ambas placas.

iFixit

Samsung ha tratado de cubrir todos los huecos por donde podría colarse el polvo o basura, sin embargo, el Galaxy Fold es un dispositivo que cuenta con demasiadas partes movibles, lo que lo hace difícil de sellar por completo. iFixit dice que el polvo y basura podría entrar por la bisagra al cerrar el móvil.

El Samsung Galaxy Fold tiene un índice de reparabilidad de 2/10. iFixit apremia que pueda abrirse con un simple desatornillador Phillips y que las piezas sean modulares, aunque el problema sigue radicando en la fragilidad de la pantalla, el cambio de batería y otros componentes.