Huawei Mate 30 Pro y FreeBuds 3
– Oct 30, 2019, 8:00 (CET)

Huawei FreeBuds 3, análisis: un diseño abierto contrarresta la esperada cancelación de ruido

Durante la pasada IFA, Huawei renovaba sus auriculares inalámbricos batiendo –en apariencia– las características de los AirPods de Apple. Los FreeBuds 3 llegan como un rival a estos, añadiendo a la clónica fórmula cancelación de ruido y mejorando sus capacidades energéticas. Los probamos.

Tras presentar sus FreeBuds originales a comienzos de 2018, Huawei itera rápidamente la fórmula para añadir una de las características más buscadas en los auriculares inalámbricos. La cancelación de ruido llega en un formato más que similar al de los AirPods, al menos puestos y en su color blanco, con la gran diferencia de que se pueden adquirir también en negro.

En cuanto al diseño de los FreeBuds 3, habrá pocos detalles de relevancia más allá de los que ya conocemos. El primero de ellos es que, en primera instancia da la sensación de que los auriculares quedan algo externos a la oreja, aunque permanecen relativamente fijos. No lo es tanto su control por toques, ya que la pequeña protuberancia cilíndrica superior da la sensación de desestabilizarlos al interactuar. El segundo, que cuenta con un pequeño conducto en su parte inferior para reducir el ruido procedente del viento captado por el micrófono que se encuentra en él.

Huawei FreeBuds 3, características ampliadas

Huawei FreeBuds junto a los Apple AirPods

El nuevo chip a bordo, propio del fabricante, es el Kirin A1. Este introduce mejoras de eficiencia y rendimiento necesarias para aguantar con esta característica tan energéticamente demandante en estos formatos tan minúsculos. Con él llega por vez primera en la industria el soporte al nuevo estándar Bluetooth 5.1, que permite conexiones más estables y ahora con un canal independiente para cada auricular, así como una mejorada latencia.

Tanto en términos de volumen como de calidad de sonido, los FreeBuds 3 cumplen más que sobradamente. En ambos casos se ha de tener en cuenta que su diseño, abierto, limitará siempre la calidad y potencia percibida del sonido. Y ahí entra por supuesto la cancelación activa de ruido que encontramos en su interior, que comentaremos en profundidad más adelante.

En su estuche vemos también aires a otros productos, además de una batería que, junto a las cuatro horas que proporcionan los auriculares en sí mismos, suman un total de 20 horas de reproducción. Este estuche puede ser recargado con el mismo cable USB C que el móvil, o bien a través de la carga inalámbrica –también inversa presente en algunos de los últimos dispositivos de la marca–, de hasta 2 W. Esta última sí se activa con el Mate 30 Pro, a diferencia del Huawei Watch GT 2, también presentada recientemente.

La experiencia con la autonomía es algo dispar en términos cuantitativos, pues las horas de vida parecen depender tanto del volumen –mayor generalmente fuera que en interiores– al que reproduzcamos la música como de la activación de la cancelación de ruido, o del propio nivel de carga, que aparentemente desciende más rápidamente cuando este se acerca a la mitad. Las horas de referencia que da Huawei se basan en el volumen al 50%.

Huawei FreeBuds 3 estuche con logo

Durante nuestras pruebas, la caja parecía tener dificultades para cargar completamente los auriculares conforme esta se aproximaba al 0% de batería. El auricular derecho, además, parece descargarse con frecuencia antes incluso de que el otro siquiera avise de batería baja. Huawei España indicaba que estos problemas de carga pueden deberse a una unidad defectuosa, pero, tras probar una segunda unidad, la experiencia ha sido similar en lo relativo a carga, aunque esta vez con la descarga descompensada hacia el lado opuesto.

La cancelación de ruido, protagonista con asterisco

Curiosamente, Huawei deja atrás el pequeño adaptador de plástico para sellar el canal auditivo en esta generación con la que pretende aislar al usuario de los sonidos externos. La marca hablaba en su presentación de una reducción de hasta 15 dB de ruido ambiente.

Si bien Huawei presume de ello, ser los primeros en incluir un diseño abierto cuando introduces una característica como la cancelación de ruido suena cuando menos algo contradictorio. Sí es cierto que los auriculares atenúan sensiblemente el ruido ambiente, especialmente los graves, pero su comportamiento no es homogéneo en distintos usos, y parece que todavía quedan algunos ajustes por realizar.

En cuanto a la calidad de la cancelación de ruido como tal, esta se agradece pero se ve fuertemente limitada e incluso en algunos usos –especialmente donde predominan los agudos– cuesta distinguir cuándo está activada de cuando no lo está. Esta función por tanto es útil en ambientes con un nivel de ruido de fondo constante, como por ejemplo viajar en tren, coche o avión, o zumbidos similares.

Huawei FreeBuds junto y AirPods de Apple

Para las pruebas, los FreeBuds 3 llegan con una aplicación propia que podemos instalar en los dispositivos Android –próximamente en AppGallery y Google Play–, aunque la intención es que llegue también a iOS más adelante. Si bien esta aplicación apenas aporta funciones sobre la sección de ajustes Bluetooth de un móvil Huawei, sí hay una característica a la que podemos acceder a través de ella.

AI Life, que es como se llama, permite balancear la cancelación de ruido para que se adapte, presumiblemente, a nuestro oído de una forma más precisa. El resto de características, incluyendo la actualización del firmware de los propios auriculares o los gestos, pueden ser gestionadas a través del menú Bluetooth.

De forma similar a los AirPods, podemos interactuar a base de dobles toques con la reproducción –Play/pausa, siguiente–, o bien activar el asistente de voz o la cancelación de ruido. Como ya ocurrió con el Watch GT 2, desearía que los mensajes de voz no estuvieran en inglés –si bien Huawei insiste que esto será solventado cuando la aplicación sea final–, o fuera en su lugar un pitido. He de señalar aquí que, cuando vas caminando, se vuelve mucho más difícil reconocer estos toques sobre los auriculares, teniendo que hacerlos de una forma más intensa de la que resulta agradable.

En cualquier caso, quizá por un ajuste sub-óptimo del balanceo de esta característica, da la sensación de que Huawei todavía tiene trabajo por hacer para llevar una cancelación de ruido competente a sus auriculares. No solo porque esta filtra sonido ambiente, que lo hace, sino porque resulta intermitente, llegando incluso en ocasiones a inyectar un ruido que sin la característica no escucharías.

Además, acciones como caminar rápido, o algo de viento, pueden hacer que esta función inyecte ese ruido del aire al propio auricular, a pesar de ese diseño cortaviento del que hablan. Parece que aquí se vuelve necesario un segundo micrófono como el que vemos en los WF-1000XM3 de Sony, que mejora la calidad de la cancelación, contrastando un micrófono más expuesto con otro en la cara interna.

En cualquier caso, es probable que parte de estas características se encuentren todavía en una fase preliminar, puesto que la propia aplicación que lo gestiona no ha sido aún lanzada de forma oficial.

Ofreciendo más en casa

Huawei Mate 30 Pro, Watch GT 2 y FreeBuds 3
Huawei Mate 30 Pro, Watch GT 2 y FreeBuds 3

El terreno de los auriculares in-ear está cada vez más competido, encontrando multitud de ofertas que van desde los relativamente económicos Galaxy Buds, hasta los más recientes AirPods Pro. A 179 euros, Huawei posiciona estos FreeBuds 3 en el rango alto de los auriculares sin cancelación de ruido, solo que con él.

No obstante, el formato abierto no termina de convencer para este propósito, ya que regala el aislamiento, y aunque permite un acceso de los más agudos que puede ser hasta útil, un modo más completo y de canalización del audio externo sería la solución óptima.

Aunque el ecosistema propio de Huawei todavía se encuentra más bien incompleto, la integración de la propia marca va cogiendo algo de forma con la llegada de cada vez más serios dispositivos conectados entre sí.

En cualquier caso, contamos con una calidad de sonido mucho más que decente, una autonomía muy pasable –aunque algo errática en algunos puntos– y estuche con carga inalámbrica a un coste que nos plantea la duda de si plantarnos o dar el salto a algo más.

Actualización (31/10 – 12:45h CET): el artículo ha sido actualizado con el comentario de Huawei España respecto al apartado de batería y estado todavía preliminar de la aplicación AI Life, en lo relativo a sus mensajes de voz en inglés.

Actualización (11/11 – 11:40h CET): el artículo ha sido actualizado la experiencia con un segundo par de FreeBuds 3 proporcionado por Huawei, en lo relativo a su batería.