– Sep 19, 2019, 3:35 (CET)

‘Marianne’, la arriesgada apuesta de Netflix por el horror francés

'Marianne', serie de horror de producción francesa para Netflix, fue estrenada recientemente en la plataforma, acá la repasamos sin spoilers.

Cada mes Netflix estrena varios títulos originales, algunos de los cuales llegan a sorprendernos de manera grata. Sin duda han destacado los títulos confeccionados con producciones de países fuera de Estados Unidos, y quizá Dark sea la referencia obligada de estas series sobresalientes. Recientemente fue estrenada Marianne, un extrañísimo título francés de horror del sello Original de Netflix, acá la repasamos sin spoilers.

Marianne va de una escritora llamada Emma Larsimon (Victoire Du Bois) autora de una saga de horror con bastante fama y un tanto bocazas. Tan pronto como arranca el primer episodio Emma se ve envuelta en un sinnúmero de problemas, no solo personales, sino sobrenaturales, todos a partir de su decisión de poner fin a su exitosa serie de novelas. Decimos que tan pronto inicia porque esta serie creada por Samuel Bodin no se entretiene en nimiedades, en principio porque la temporada solo cuenta con 8 episodios de 40 minutos cada uno en promedio, y luego porque el ritmo de la trama es así, vertiginoso.

En Marianne encontraremos horror puro, en el sentido de que Bodin hace uso de muchos de los elementos más clásicos del horror y porque está plagada de referencias a los más grandes exponentes de este género; por tal motivo el fanático del horror se encontrará como "en casa". Eso sí, esta serie francesa logra su propio sello que, dicho sea de paso no es cosa sencilla de lograr dentro del horror.

Por varios motivos Emma se ve obligada a ir a su pueblo natal, Elden, un pueblo costero francés que nos resultará pintoresco, frío y escabroso a la vez. Y es que al parecer las historias que Emma ha plasmado en sus novelas no son otra cosa que sus pesadillas, las cuales han asolado no solo su inconsciente, sino la vida en ese pueblecito espeluznante. El pasado de Emma, su difícil relación con sus padres y en sí su forma de relacionarse con todos se va revelando poco a poco al paso de los episodios, pero a la vez se van desarrollando un montón de situaciones sorprendentes llenas de dolor y de brujería de la más vieja escuela.

Marianne sin duda se distingue y será inolvidable debido a Madame Daugeron, interpretada magistralmente por Mireille Herbstmeyer. Su actuación es escalofriante en todos los sentidos cada una de las veces que aparece en pantalla. Es muy cierto que el horror ha logrado plasmar a muchos personajes en el imaginario colectivo —a costa de nuestra tranquilidad para dormir— y sin duda Madame Daugeron es uno de esos.

Así pues, veremos una compleja trama que se va dando a conocer poco a poco aunque en medio de una vorágine de horror que no nos soltará desde el primer episodio. La dirección, la fotografía y los acertados paisajes solo contribuirán a crear al ambiente de horror que propone Marianne. Sorprendentes escenas, giros y eventos pasados van tomando turno para que permanezcamos al filo del asiento, o con los ojos muy abiertos una vez hemos apagado la luz.

Eso sí, Marianne es una propuesta más para los fanáticos del horror que para el público en general, pues reúne una gran dosis de referencias y recursos que nos exigen un gusto más profundo por el género y una buena tripa para las escenas más extrañas y gore. Pero, como decíamos líneas arriba, se trata de uno más de los originales de Netflix que desde ya ha conquistado a un gran público. ¿Se convertirá en uno de los títulos imprescindibles de la plataforma?

Muchos han comparado a Marianne con La maldición de Hill House, también de Netflix, confeccionada con gran solvencia por Mike Flanagan —que vale la pena recordarlo, fue renovada para una segunda temporada como serie de antología—. Sin embargo, aunque Marianne tiene su propio encanto sí que exige mucho más del público, sobre todo si no está acostumbrado al horror que utiliza, pero, más allá de esto, la serie de Mike Flanagan tiene muchos más aciertos que Marianne. Además ya sabemos que las comparaciones son del diablo, así que la última palabra, como siempre, la tiene el público.

Marianne ya se encuentra disponible para todos los suscriptores de Netflix.