Apple inicia este nuevo curso, tras la presentación de los nuevos iPhone, con una particularidad especial: con la llegada de iOS 13 y la segregación de iPadOS, el iPhone y el iPad no se van a actualizar a la vez. Es más, ni siquiera los Apple Watch anteriores a Series 3 se actualizarán al mismo tiempo, puesto que la compañía ha retrasado watchOS 6 para el Series 1 y 2 para más tarde. Y Catalina por otro lado en octubre.

Esto es una cuestión importante en tanto que, a pesar de que el iPad ya tiene su propio sistema operativo, sigue compartiendo muchas funciones con el iPhone, con iCloud como punto de unión. El problema es que iOS 13 renueva algunas funciones de sincronización, como recordatorios, y una vez activadas, dejan de ser compatibles con iOS 12, versión que mantendrá el iPad hasta el 30 de septiembre.

Si Apple no ha pensado un solución, esto significa que algunas funciones, como los mencionados recordatorios enriquecidos, dejarán de sincronizarse durante dos semanas entre los dos dispositivos y durante un mes y medio con el Mac.

Si las cosas funcionan tal y como lo hacen con las betas actuales (Golden Master incluida) solo hay dos escenarios posibles para solucionar este problema: no actualizar el iPhone hasta que no salga iPadOS, o bien actualizar el iPad a una versión beta hasta que haya una oficial. Esto no debería ser un problema para muchos usuarios en tanto Apple permite al usuarios elegir si quiere activar o no los Recordatorios, pero sí es algo a tener en cuenta para el público menos especializado que pueden ver como algunas funciones no se comparten entre dispositivos.

De momento solo nos queda esperar para ver qué funciones no estarán disponibles a la vez, por lo que puede ser interesante esperarse a actualizar o activar nuevas funciones si tenemos fuerte dependencia de la sincronización en dispositivos. Y lo mismo sirve para Catalina, aunque es probable que Apple saque una actualización para solventar este problema, como ya sucedió en el pasado con Mensajes en iCloud.