Pennywise regresa en IT: Capítulo 2 con una nueva versión de su origen. Según It (2017), Pennywise es una criatura de otro mundo que llegó a la Tierra hace muchos millones de años, y permaneció en un estado latente de descanso hasta que el primer pueblo se instaló en el terreno y se constituyó Derry. Esta versión se amplía en la segunda entrega de la película de Andy Muschietti, y nos ofrecen, además, una tercera explicación casi contradictoria.

Tanto en la novela de Stephen King como en la primera película, se habla de una entidad cósmica que cayó a la Tierra en el principio de los tiempos y mostró los primeros signos de actividad en 1715, cuando se firmó el acta de constitución de Derry. Lo hizo un grupo de cazadores de conejos que se estableció en el lugar, pero, a los pocos días, todo el pueblo desapareció en extrañas circunstancias, dejando un reguero de sangre y harapos en el camino hacia la casa del pozo. Esta es, al menos, la historia que cuenta Ben (Jeremy Ray Taylor) al Club de los Perdedores cuando son niños.

En It: Capítulo 2, Mike (Isaiah Mustafa) lleva 27 años investigando el verdadero origen de Pennywise, y señala que los cazadores no fueron los primeros en habitar la región. Antes de que existiera Derry, esas tierras estaban ocupadas por pueblos nativoamericanos. En la secuela, Mike explica cómo los descendientes de esas primeras asentaciones nativas le relataron los ataques del temible payaso. Son estas historias, precisamente, las que le dan a Mike la clave para acabar con Eso, el ritual de Chüd. Por tanto, mientras que la procedencia de Eso se mantiene, podría haber estado activo mucho más tiempo del que suponíamos según la película de 2017.

La secuela nos muestra una nueva explicación, alejada del origen místico del personaje. Ocurre cuando Beverly (Jessica Chastain) vuelve a la casa de su infancia y se encuentra con la señora Kersh, la anciana que ahora vive allí. El encuentro es, cuanto menos, estremecedor. Mientras le prepara el té, Kersh le cuenta la historia de su familia: la de un padre que llegó al país con una mano delante y otra detrás, y se ganó la vida honradamente en el circo. El relato se complementa con las fotografías que adornan el salón, en las que vemos a Bill Skarsgård, sin maquillaje, posando junto al carro circense con el nombre de “Pennywise, el payaso bailarín” grabado en su superficie.

Finalmente, se descubre que la anciana era Eso disfrazado, que se transforma en una versión monstruosa de ella misma y persigue a Beverly por la casa. Justo cuando llega a la puerta de salida, Beverly se gira y ve a Pennywise maquillándose en el cuarto de baño —y arañándose la cara para marcar las características líneas rojas con su sangre—. Todo esto implica que el origen del payaso podría remontarse al siglo XIX. ¿Pero es posible que Eso tenga un origen humano? ¿Se fundiría la esencia de Eso con un hombre que trabajaba en el circo?

Lo cierto es que Stephen King se basó en un asesino en serie real para inventar a Pennywise, John Wayne Gacy, que actuó como Pogo el Payaso durante la década de los setenta. A sus espaldas recaen más de treinta asesinatos de niños, casi todos procedenrtes de fiestas en las que había sido contratado. Lejos de ser una figura mística, este asesino era un depredador que llevaba años cometiendo abusos sexuales a menores antes de ejecutar su primer asesinato. Su influencia en el personaje de Pennywise es indiscutible, ya que se caracterizaba como un hombre de rostro blanco y cabello rojo. De hecho, la versión de It de 1990 reflejaba un Pennywise mucho más cercano a la estética de Pogo.

Sin embargo, no está claro que la historia que Eso le cuenta a Beverly tenga una base real. Cuando sale de la casa, se da cuenta de que es un edificio abandonado y que todo había sido una ilusión. No podemos descartar que la historia de la anciana Kersh sea también una invención de Eso —no se vuelve a mencionar en la película y parece que no tiene más objetivo que el de perturbar al espectador—, montada para desconcertar y aterrorizar a Beverly, pero la alternativa es mucho más interesante.Si bien Pennywise no puede ser enteramente humano, porque no concuerda con el resto de información que tenemos sobre él, la historia del payaso bailarín podría tener algo de verdad.

Hay varios factores que juegan en contra de esta teoría. Para empezar, los Perdedores encuentran el lugar en el que aterrizó Eso al llegar a la Tierra en el subsuelo de la casa del pozo; una formación rocosa que ha perdurado durante milenios. Además, si Pennywise hubiera empezado a actuar a finales del siglo XIX, no habría rastro de sus crímenes en 1715 ni a través de las historias de los pueblos nativos. No obstante, es posible que Eso no tomara la forma de Pennywise hasta encontrarse con el verdadero payaso.

De hecho, una escena eliminada de la cinta podría esconder la clave que da forma a esta teoría. Antes de que Dauberman y Muschietti tomaran las riendas del proyecto, el guion estaba a cargo de Cary Fukunaga. Esta primera versión incluía una escena aterradora en la que Eso aún no era del todo Pennywise. En ella, el Devorador de Mundos le ofrecía un trato a una mujer: acabar con toda su familia o solo su hija recién nacida. La mujer opta por esta alternativa y es obligada a mirar mientras Eso la devora.

Esta escena sería el germen que da lugar a que Pennywise se decante por atacar solo a los niños de Derry, pero lo más interesante es cómo lo describe el guionista: “desnudo y ágil, de piel pálida y translúcida, una imitación humana a medio terminar”. Es decir, Eso no siempre tuvo forma humana. Además, es conocido por utilizar a las personas como armas para sembrar el caos. Lo hace en las películas con Henry Bowers y en el guion original de Fukunaga con un grupo del KKK y un leñador, a los que insta a cometer actos atroces. No sería descabellado pensar que Eso se encontrara con el verdadero Pennywise, lo utilizara como arma para sembrar el caos y luego, simplemente, adoptara su apariencia. En cierto modo, Eso habría hecho lo mismo que Stephen King: escoger una figura real para crear su personaje del terror.