– Sep 26, 2019, 10:02 (CET)

10 finales alternativos que Disney y Pixar desecharon por ser demasiado oscuros

Tanto Disney como Pixar nos han conmovido cientos de veces con sus historias, pero, en otras ocasiones, consiguen justo el efecto contrario. Algunos de los finales originales de sus películas no pasaron el corte por ser demasiado tristes o aterradores.

Pixar ha revelado recientemente el final que originalmente tenían pensado para Toy Story 4, y lo cierto es que era mucho más triste. En la cinta que se ha estrenado este verano, más de uno habrá dejado caer una lágrima en los últimos minutos, en los que vemos a Buzz y Woody despedirse después de tantos años de amistad. Woody ha decidido irse con Bo Peep y los demás juguetes perdidos ha emprender nuevas aventuras y la escena es realmente emotiva.

No obstante, el final que Josh Cooley, el director, tenía en mente era aún peor: Woody regresaba con Bonnie y Bo Peep se marchaba con Harmony, la niña de la tienda de antigüedades. Es lógico que este desenlace no llegara a la versión final, ya que no tiene mucho sentido con el resto de la historia. Además, hubiera echado por tierra esa nueva vía de los juguetes perdidos, hasta ahora inexplorada por la franquicia.

Esta no es la única vez en la que Disney o Pixar han tomado un cambio de rumbo que ha condicionado, para bien o para mal, todo el transcurso de la película. A veces, los finales alternativos son demasiado tristes o aterradores para una audiencia infantil, y nos llegan solo en forma de contenidos extra en la versión física, como es el caso de Toy Story 4, o años más tarde a través de una revelación sorpresa. Estos son los finales más oscuros que Disney y Pixar dejaron a un lado:

Toy Story 3

Disney Pixar

Todos recordamos con emoción el que fue durante casi diez años el desenlace final de la franquicia de Toy Story. Andy entrega sus antiguos juguetes a Bonnie en un gesto que simboliza el abandono de la niñez. Sin embargo, el director Lee Unkrich ha confirmado que hubo una versión anterior en la que los juguetes nunca llegaban a manos de la niña. En su lugar, quedaban atrapados en el incinerador de basura y el último plano de la cinta eran ellos tomados de la mano.

Por suerte, esto fue solo “una broma” del equipo de animación y nadie se planteó en serio matar al grupo de juguetes. Suficientemente traumático es el final real.

El rey león

Disney

Las muertes en Disney pueden llegar a ser bastante oscuras —recordemos el final de Clayton en Tarzán—, y este clásico no se queda atrás. Al final de El rey león, vemos cómo las hienas toman conciencia de la forma en que las ha estado tratando Scar y exigen venganza.

En la versión original, el villano consigue despeñar a Simba por el barranco y, aunque este cae sobre un árbol y se salva, Scar se siente victorioso y empieza a reír malévolamente mientras las llamas lo consumen. No es fácil decir cuál de las dos muertes es más escalofriante.

El libro de la selva

Disney

Esta es una de esas ocasiones en las que un pequeño detalle lo cambia todo. En lugar de terminar con Mowgli uniéndose a la aldea humana, la película tenía toda una trama preparada para continuar con su historia. En esta primera versión, Mowgli encontraba a su madre en la aldea y crecía entre los humanos, distanciándose cada vez más de Baloo y los demás animales salvaje.

Finalmente, Mowgli regresaba a la ciudad del primate Rey Louie siguiendo la pista de una cazador y terminaba matando a Shere Khan de un disparo. Menos mal que lo dejaron como estaba.

Cars 3

Disney Pixar

Esta película cierra la saga de Rayo McQueen con un mensaje sobre ser adulto y dar paso a las nuevas generaciones, un tema que sin duda se ajusta al público de Pixar que ha crecido con sus historias y ronda ya fácilmente la treintena. Sin embargo, cómo llevar ese mensaje a la audiencia fue algo que le generó muchos dolores de cabeza al director, Brian Fee.

Fee ha comentado en varias ocasiones que hicieron y rehicieron el final de Cars 3 con todas las opciones posibles, desechando la más tristes o anticlimáticas hasta dar con el que conocemos ahora. De hecho, en varias de esas versiones, Cruz no llegaba a competir, Rayo y ella eran adversarios en la carrera o había aún más accidentes.

La sirenita

Disney

En otras ocasiones, el final real es mucho más tétrico que el original y, si no, que se lo digan a los creadores de La Sirenita. Si bien la historia de Ariel está muy suavizada con respecto al cuento clásico, esa lucha final contra la Úrsula gigante seguro le provocó pesadillas a más de un niño y niña. ¿Era necesario el trauma? En Disney debieron pensar que sí, ya que desecharon la idea original de que la Bruja del Mar persiguiera a Eric en su tamaño normal y tratara de ahogarlo con sus tentáculos.

La bella y la bestia

Disney

El tema de las muertes es algo a lo que se le da mucha importancia en las películas infantiles y, a veces, deciden tomar un camino menos lóbrego. En el caso de Gastón en La Bella y la Bestia, existió en los primeros borradores un desenlace en el que, no solo caía desde la torre del castillo, sino que sobrevivía al golpe y era devorado por los lobos que habitan por la zona. Quien escribió esta versión debía tener verdadera inquina al personaje, pero, por suerte, tomaron una ruta algo menos exagerada.

Lilo & Stitch

Disney

No todos los cambios que se realizan el proceso de hacer una película tienen que ver con la sensibilidad de la audiencia infantil, en el caso de Lilo & Stitch tuvieron que rehacer por completo una de las secuencias finales tras los atentados del 11S.

Cuando Gantu se lleva a Lilo en su nave, Stitch secuestra un avión de pasajeros para acudir en su rescate, pero 2002 estaba demasiado cerca del atentado de las torres gemelas como para bromear con el tema de los aviones, de modo que modificaron la escena para que Stitch tomara la nave de Jumba en su lugar.

Robin Hood

Disney

Las primeras cintas de Disney son, sin duda, las más escalofriantes. Tenían mucho menos cuidado con no asustar a los niños y, como resultado, salieron escenas como la del terrorífico bosque nocturno de Blancanieves o el psicodélico baile de los elefantes fantasma en Dumbo. Robin Hood es una de esas historias que, si bien tiene un tono bastante triste para una cinta infantil, no es nada en comparación con aquellos ejemplos. En parte, esto es gracias a una escena cortada en el final.

En esta versión, cuando Robin salta de la torre en llamas queda herido y Marian corre a ayudarlo. Cuando la pareja está a solas, aparece el príncipe Juan con intención de matarlos a puñaladas. De repente, el rey Ricardo entra en escena y lo detiene justo a tiempo, llegando así al final feliz que todos conocemos.

Up

Disney Pixar

La muerte del villano de Up también fue tema de discusión en las oficinas de Pixar. En la versión que conocemos, Charles Muntz cae al vacío desde el dirigible, pero había otras opciones sobre la mesa. Una de ellas era que cayera del acantilado junto con la casa de Carl, pero los guionistas pensaron que esto ligaría demasiado su muerte con la de Ellie, y prefirieron que ese momento fuera solo para ella.

Otra alternativa era que se perdiera para siempre en el laberinto de los gamusinos, persiguiendo un globo que se parecía a Kevin. Sin embargo, este final tampoco convencía porque le daba demasiada importancia a su personaje. Al final, su muerte no es nada impresionante y pasa bastante desapercibida en el mensaje general de la película.

Frozen

Disney

El destino de Elsa y Anna era mucho más oscuro en las primeras versiones de su historia, al asemejarse más al cuento clásico. Para empezar, no eran hermanas, sino que Anna era una campesina que acudía al castillo en busca de ayuda congelar su corazón roto.

En este escenario, Elsa no reprimía sus poderes por miedo a dañar a la gente, sino que era una villana al nivel de la Bruja del Mar o la mismísima Maléfica, esperando su oportunidad para aprovecharse de las desgracias ajenas. Por suerte, alguien cambió el rumbo de la película y nos regaló la tierna historia de amor fraternal que todos conocemos.