Orange is the New Black se despidió de forma emotiva y entrañable. Con su séptima temporada el show echó cierre a las muchas historias que fue presentándonos a lo largo de los años, desde su estreno en la plataforma de Netflix en 2013. Sin embargo, los responsables de esta serie quieren que el legado de Orange is the New Black no se quede en el plano de la ficción, por lo que han echando a andar una fundación dedicada al apoyo de organizaciones sin fines de lucro especializadas en migración y la atención a distintas áreas del ámbito penal.

Para aquellos que ya disfrutaron toda la séptima y última temporada sabrán que esta iniciativa nace gracias a Taystee (Danielle Brooks) y entre sus objetivos está apoyar a las mujeres que son liberadas de prisión y facilitarles recursos y asesorías para que puedan establecerse y no reincidir. La valiente Taystee bautizó a su organización The Poussey Washington Fund, en honor a su querida amiga, personaje interpretado por Samira Wiley.

En el emotivo capítulo final se da información de esta fundación, tal como lo había anunciado la creadora del show, Jenji Kohan en la premier de la séptima temporada en Nueva York. Así pues, el legado de Orange is the New Black continúa, más allá de lo mucho que ya nos dejado a lo largo de sus siete temporadas.

Acá podemos ver el conmovedor video sobre la Fundación Poussey Washington y los alcances de esta producción Original de Netflix:

El sistema le está fallando a las mujeres

La iniciativa es muy especial porque engloba el esfuerzo y trabajo que ha realizado el equipo de Orange is the New Black. En primer lugar porque se trata de un show hecho en su mayoría por mujeres, así como por las temáticas abordadas en sus siete temporadas que tocan fibras muy profundas sobre el sistema penitenciario, sobre las mujeres en la sociedad, las relaciones humanas, la migración, y muchos más.

En el video anterior podemos ver como Samira Wiley dice:

Nos honramos de contar las historias de estos personajes, y aprendimos de primera mano que el sistema está fallando a las mujeres, tanto dentro como fuera de los muros de la prisión.

Por su parte, Jenji Kohan ha dicho que ya existen organizaciones que están haciendo un trabajo significativo en apoyo a las personas en prisión, a las que salen de ella, y a las que son sometidas a injustos procesos de encarcelamiento masivo por ser inmigrantes en los Estados Unidos. Es por esto que las donaciones que se hagan a The Poussey Washington Fund se repartirán a organizaciones ya establecidas dedicadas a estas materias tan urgentes, tales como: A New Way of Life: Reentry Project, Anti Recidivism Coalition, College & Community Fellowship, Freedom for Immigrants, Immigrant Defenders Law Center, The National Council for Incarcerated and Formerly Incarcerated Woman and Girls, unPrison Project, Women’s Prison Association.

Poussey Whashington, la inolvidable

oitnb Orange is the New Black
Orange is the New Black

Hacia el final de la cuarta temporada sufrimos una de las muertes más significativas de Orange is the New Black. El impacto del deceso de Poussey traería grandes consecuencias en la historia de los demás personajes de la serie. La personalidad y evolución de P la convirtieron en un personaje totalmente entrañable. Por tanto, la Fundación que lleva su nombre cumple dos objetivos muy interesantes, por un lado apoya las causas más urgentes y necesarias para las personas más desvalidas por el sistema, y por el otro da un mayor peso a la serie, pues, aunque se trate de una historia de ficción, toca temas humanos —dolorosamente humanos— que nos recuerda que el entretenimiento también cumple una función social como espejo de horrores e injusticias que de otra forma no conoceríamos.

Hasta siempre, Litchfield.