– Ago 11, 2019, 8:30 (CET)

Los juguetes rotos de Google: productos que murieron antes de tiempo

Cuando Google lanza un nuevo producto todo son vítores y aplausos. Quién no quiere algo nuevo, gratis y que le hará la vida más fácil. El problema llega cuando ese producto deja de de estar disponible. Google es un gigante con decenas de aplicaciones, servicios y productos de toda clase. Algunos han evolucionado, otros han cambiado de otros y unos cuantos han desaparecido, tal vez cuando más los necesitábamos.

Nunca olvidaré el primero de julio de 2013. Ese día, Google Reader dejaba de funcionar. Puede que no lo conozcáis o que sencillamente os dé igual. No era uno de los productos estrella de Google, pero para mí, Google Reader era mi página de inicio al abrir el navegador. Durante años fue mi lector de noticias por excelencia, pero un buen día Google decidió cerrarlo. En su mensaje de despedida, Google reconocía que tenía seguidores leales, pero eso no fue suficiente. En esa época, parecía que las fuentes RSS iban a desaparecer ante la creciente popularidad de las redes sociales.

Cito Google Reader porque me afectó directamente, pero muchos tendréis vuestras anécdotas particulares. Es inevitable ser usuario de algún producto de Google, ya que su catálogo es enorme y muy popular, y seguramente en algún momento os ha afectado el cierre de algún servicio o producto de Google que usabais con asiduidad.

Desde su nacimiento en 1997, Google ha matado 155 productos o servicios propios, algunos creados en sus instalaciones, otros comprados a sus creadores. Según The Google Cemetery, la vida media de un producto de Google es de 4 años. Así que dejando a un lado a Gmail, YouTube, Google Maps y Google Drive, no te hagas mucha ilusión con los servicios que utilizas de Google porque en algún momento cerrarán.

Lejos de ser catastrofista, es un fenómeno natural. Internet evoluciona a gran velocidad y Google, como gigante de internet, debe evolucionar al mismo ritmo para no quedarse atrás. La competencia es feroz. De ahí las más de 200 adquisiciones por parte de Alphabet, la empresa que centraliza todos los productos y subdivisiones de Google.

A continuación repasamos algunas de las muertes o desapariciones más dramáticas, curiosas o interesantes de recordar. Algunas os habrán afectado directamente, de otras ni os habréis enterado. Otras, simplemente, han beneficiado a otros productos que han aprovechado las características de éstos.

Google Answers

En esta lista vamos a ir en orden cronológico, y empezamos por Google Answers (2002-2006), uno de los primeros servicios de Google que dejó de estar disponible. Como indica su nombre, este servicio consistía en un espacio virtual donde hacer preguntas y recibir respuestas. Como el popular Yahoo! Answers.

Curiosamente Google Answers surge tres años antes que Yahoo! Answers, pero es éste último el que calará mejor entre los usuarios. Es más, el servicio de Yahoo! sigue en funcionamiento. En gran parte, porque el servicio de Google era de pago. Además, se acabó llenando de trolls y spammers. Con todo, todavía podéis entrar en Google Answers para curiosear las preguntas y respuestas que se hicieron en su día, si bien no admite nuevas preguntas.

Lively by Google

En 2008 nace y muere Lively, un intento de Google por introducirse en los mundos virtuales, tan de moda por aquel entonces gracias en gran parte a Second Life, que por aquel entonces contaba con 38.000 usuarios conectados simultáneamente.

Pero una cosa son las búsquedas y otra los mundos virtuales. El proyecto no dejó de ser un mero experimento que no terminó de convencer. Lively by Google o Google Lively, como queráis llamarlo, prometía un universo de gráficos 3D con avatares que interactuaban en tiempo real. Inicialmente estaba disponible para Windows.

La página oficial ya no está online, y su dirección nos lleva al mensaje de despedida en el blog oficial de Google. ¿Llegó demasiado pronto? ¿Quería abarcar demasiado? El tiempo lo dirá.

Google Buzz

Un año duró Google Buzz (2010-2011), el primer intento de Google de iniciarse en el mercado de las redes sociales, pastel que se ha llevado de calle Facebook todos estos años con productos propios, como Facebook, o mediante adquisiciones, como Instagram y WhatsApp.

Google Buzz no murió para desaparecer, simplemente se fusionó con Google Plus. Estaba integrada en Gmail, uno de los servicios más populares de Google ya por aquel entonces, para así darle más popularidad, y consistía básicamente en publicar mensajes, enviar fotos y vídeos y mantener conversaciones con nuestros contactos de Gmail.

Sin embargo, tuvo ciertos problemas y recibió críticas debido a sus problemas de privacidad, como que los mensajes se indexaran en buscadores, con lo cual un mensaje que debía llegar a unos pocos era leído por todo el mundo.

Google Wave

Tampoco tuvo mucho éxito Google Wave (2010-2012), y eso que su presentación al público prometía. Tal vez llegó antes de tiempo o su funcionamiento no estaba pensado para todo el mundo.

En cualquier caso, Wave o Google Wave era una herramienta de colaboración en tiempo real que no llegó a tener el éxito esperado. Apache se hizo con el proyecto cuando fue abandonado por Google pero tampoco llegó a buen puerto y se abandonó en 2018.

Entre las particularidades de Google Wave, esta herramienta pretendía unificar funciones como el correo electrónico, la mensajería instantánea, las redes sociales y los wikis. Hoy en día podemos encontrar decenas de aplicaciones que cumplen con estas características y que se emplean en empresas de todo el mundo.

Google Video

Si hablamos de Google y vídeos nos viene en mente YouTube. Pero como vimos en El primer año de YouTube, el popular portal de vídeos no nació en la sede de Google. Fue un proyecto externo que Google acabó comprando por 1.650 millones de dólares en su primer año de vida.

Google Video (2005-2009), pues, fue el intento de Google de crear su propio YouTube antes de que YouTube existiera como tal. Era algo que internet pedía a gritos pero Google no fue capaz de que su servicio se hiciera tan popular y YouTube se le adelantó. Con todo, aunque Google Video dejó de aceptar nuevos vídeos en 2009, estuvo disponible hasta 2012.

iGoogle

Durante un tiempo, las páginas de inicio tuvieron cierto éxito. Me refiero a páginas que podías personalizar con contenido de todo tipo, como vídeos, noticias o la información meteorológica y que veías cada vez que abrías el navegador o abrías una nueva pestaña. Hoy en día siguen existiendo, si bien los navegadores actuales les han quitado su espacio convirtiendo la página de inicio del navegador en un espacio donde encontrar las páginas que más vistamos y nuestros marcadores.

Pues bien. Cuando las páginas de inicio estaban de moda, Google apostó por la suya propia, iGoogle (2005-2013). Su propósito, como otras páginas de inicio de aquel entonces, era tener acceso a información útil en una misma página organizándola a placer.

Pero llegaron los teléfonos móviles inteligentes, las aplicaciones móviles y las páginas de inicio dejaron de ser tan solicitadas. De ahí que iGoogle dejase de estar disponible.

Orkut

El caso de Orkut es muy curioso porque cuando desapareció tenía mucho éxito. A Google no se le han dado muy bien los proyectos relacionados con redes sociales. Antes hablé de Google Buzz y luego hablaré de Google Plus, que también cerró.

Pero Orkut (2004-2014), en cambio, era muy popular especialmente en Brasil e India, dos grandes mercados. Como dice su página actual, llegó a tener más de 300 millones de usuarios. Sin embargo, Google tenía planes más ambiciosos, así que decidió cerrar esta red social similar a Facebook.

Google Glass

No es fácil innovar, inventar algo que todavía no existe, imaginar una solución y hacerla realidad. Ni es fácil ni es barato. Y se trata de un proceso tan complicado que muchas veces sale mal. Como ejemplo, Google Glass (2013-2015), o para entendernos, las gafas de Google.

Con un aspecto futurista, minimalista y con más promesas que funciones reales, las gafas de Google parecían hacer realidad un sueño de muchos, enriquecer la realidad con información adicional e integrarla en nuestra visión.

Sin embargo, el proyecto Google Glass era muy ambicioso y llegó demasiado pronto, por lo que no salió de la fase Beta, habiéndose vendido unas pocas unidades. Con todo, su página sigue en pie en un reintento de darle vida al proyecto en sectores específicos como la medicina, la industria o la investigación científica.

Las Google Glass fueron superadas por los smartphones que llegaron después y que facilitaban el uso de realidad aumentada con mayor comodidad. Las pantallas de un teléfono son mayores que la reducida pantalla de los prototipos Google Glass. A pesar de ello, abrió las puertas a un campo, la realidad aumentada, que ahora vive su momento de esplendor gracias a la potencia de los smartphones actuales.

Picasa

Otra de las decisiones más controvertidas de Google. La cancelación de Picasa (2002-2016) fue un varapalo para quienes disfrutábamos de esta herramienta de edición de imágenes que podías instalar en Windows, Mac y Linux y que, entre otras cosas, servía para organizar las imágenes pero, especialmente, para realizar retoques y tareas de edición por lotes, así como eliminar ojos rojos, recortar bordes, crear collages y presentaciones…

Picasa nació en 2002 pero no fue propiedad de Google hasta su compra en 2004, año en que Google facilita su descarga y distribución gratuitas. En su tercera versión introduce la posibilidad de subir tus fotos a la versión online de Picasa, llamada Álbumes web de Picasa, para hacer frente a Flickr.

Pero llegó el iPhone, luego Android, se popularizaron los smartphones y Google se centró en otros servicios, como Google Drive y luego Google Fotos. La última versión de Picasa como programa de escritorio llegó en 2014 y en 2016 cerró su página web y su versión online.

Google Talk

La primera apuesta de Google por la mensajería instantánea fue Google Talk, otro de los sectores que merecen su propio artículo, El ecosistema de mensajería de Google.

Google Talk (2005-2017) sirvió con honores durante doce años ofreciendo mensajes de texto y conversaciones de voz y vídeo. Se integraba con Gmail y su protocolo de red permitía ejecutarlo en aplicaciones de terceros, de manera que podías usarlo en Jabber, iChat o Pidgin, entre otros, en Windows, Mac y Linux.

Si Google Talk desapareció fue simplemente porque Google se centró en Hangouts.

Google Plus

El último intento de Google por hacerle sombra a Facebook es Google Plus (2011-2019). A finales del año pasado anunció su cierre, que se adelantó unos meses más que nada por las constantes brechas de seguridad, curiosamente el mismo problema que tuvo Google Buzz, su antecesor.

Con todo, Google Plus no tuvo el éxito que Google quería ni integrándolo en su buscador y en los demás servicios como YouTube o Gmail. Como reza el dicho, zapateros a tus zapatos.

Inbox by Gmail

La historia de Inbox by Gmail (2014-2019) es un ejemplo de que en un sector tan competitivo no basta ser uno de los mejores, hay que ser el mejor. Inbox surge como una aplicación independiente de Gmail pero que servía para lo mismo que Gmail, procesar y gestionar nuestro correo electrónico.

Disponible online y en forma de app móvil, introducía mejoras e innovaciones que tal vez hubieran chocado mucho en Gmail, de ahí que surgiera como una alternativa. El caso es que tras cinco años de relativo éxito, Google decidió cancelar el proyecto e integrar sus funciones y logros dentro de Gmail.