Si los viejos rockeros nunca mueren, los smartphones clásicos tampoco lo hacen. Así lo demuestran las revisiones de terminales archiconocidos que estamos viendo recientemente, con el último exponente de ello encumbrándose en el HTC Wildfire X, un nuevo teléfono que llega ahora al mercado para resucitar aquel nombre que la marca taiwanesa tanto consiguió hacer sonar en 2010.

No es, sin embargo, el regreso estelar que uno podría suponer, sino más bien un uso de dicho nombre con fines de marketing para un smartphone de gama de entrada, de prestaciones limitadas y enfocados a mercados como la India. A pesar de ello, cuenta con cierto atractivo, especialmente en lo que al diseño se refiere.

Característica HTC WildFire X
Pantalla HD+ 6,22 pulgadas
Dimensiones 156,7 x 74,9 x 7,95 mm
Almacenamiento 32 o 128 GB
RAM 3 o 4 GB
Procesador MediaTek Helio P22
Cámara trasera 12 + 8 + 5 MP
Cámara frontal 8 MP
Batería 3.300 mAh
Biometría Lector de huellas trasero
Precio A partir de 130 euros / 2.800 pesos (aprox.)

HTC, pero no HTC

Una de las especificaciones que llama especialmente la atención es esa configuración de triple cámara, con una de las lentes posibilitando un zoom óptico sin pérdida de calidad. Se ve acompaño de unas configuraciones de RAM y almacenamiento que serían suficientes, probablemente, para competir en el mercado de entrada si el procesador fuera otro más potente. Más allá de eso, no destaca de manera significativa en ningún aspecto adicional.

Lo más curioso que esconde este dispositivo, sin embargo, es que no ha sido fabricado por HTC ni pertenece a la marca, según informa XDA Developers, sino que la firma de Taiwán ha licenciado su uso y comercialización al fabricante hongkonés InOne Smart Technolog. Es esta empresa, por tanto, la que se encuentra tras el nuevo HTC Wildfire X provocando, en última instancia, que su resurrección sea aún más inesperada.

Este el último acto de la historia reciente de una empresa que ha ido difuminando su presencia del mercado de los smartphones de manera periódica, con unas ventas paupérrimas en los años recientes y con problemas operativos de la más diversa índole. HTC es, cada vez más, una sombra de lo que fue en su día.