A partir de 2020, Google comenzará a cobrar a los buscadores para ser una de las cuatro opciones –entre las que se encuentra él mismo–, estableciendo una nueva pantalla de selección del buscador por defecto en un dispositivo Android cuando este se configura por primera vez.

Tras una histórica multa de la Unión Europea que ascendió a 4.340 millones de euros el pasado verano por abuso de posición dominante, a través de varias tácticas y entre las que se encuentra el propio buscador, Google reaccionó finalmente permitiendo por defecto elegir en Europa el navegador por defecto.

La selección de buscador se formaliza

Ahora, tras unos meses con la medida activa, Google anuncia cambios en el esquema por el cual los distintos motores de búsqueda serán mostrados en esta pantalla de configuración. Se establecerá un sistema de subasta país a país en el que los propios buscadores pujarán por ser una de estas opciones predeterminadas.

Selección de buscadores de Google
Google

Google aclara que esta limitación en la oferta será únicamente impuesta en su pantalla de selección inicial, tras la cual tendremos la opción de seleccionar otros buscadores que podrían no aparecen en esta primera pantalla de selección de muestra de Google, como por ejemplo Bing de Microsoft, o DuckDuckGo.

El motor de búsqueda seleccionado en el momento de la configuración inicial tendrá efecto:

  • En la barra de búsqueda del escritorio.

  • En la barra de búsqueda de Chrome, si está instalado. Probablemente lo estará.

  • Instalando la aplicación de búsqueda del proveedor seleccionado. "Si es que no lo está", dice Google, refiriéndose a la suya propia.

  • A partir de comienzos de 2020.

El sistema de subasta

En una de sus páginas de información de Android, Google proporciona más detalles del funcionamiento de este sistema de subasta. En ella se afirma que las subastas se realizarán país a país, por lo que la selección de motores de búsqueda por defecto no será la misma para todos los ciudadanos europeos.

Se realizará una primera ronda de subastas para el año 2020 de forma completa, y esta fijará "el precio que los proveedores de búsqueda están dispuestos a pagar cada vez que sean seleccionados por un usuario en el dicho país". Las opciones finales serán ordenadas de forma aleatoria en la pantalla de selección.

En este sentido, parece que Google se anota un tanto, de nuevo dando un mordisco a los ingresos publicitarios de sus competidores incluso cuando su motor de búsqueda sea seleccionado. Google justifica el sistema de subasta utilizado:

"Una subasta es un método justo y objetivo para determinar qué proveedores de búsqueda se incluyen en la pantalla de selección. Permite a los proveedores de búsqueda decidir qué valor le dan a aparecer en la pantalla de selección y pujar en consecuencia."

De esta forma, al encontrarnos frente a un número limitado de opciones –que serán tres, en adición a la propia de Google–, el precio de la subasta será fijado acordemente. Es probable que motores grandes y bien monetizados como Bing o Yahoo sean seleccionados, mientras que otros de menor tamaño, benéficos como Ecosia –que dona el 80% de sus beneficios– o más respetuosos con la privacidad como DuckDuckGo lo tengan más complicado.