Que el calor en los smartphones es un problema que puede afectar a su rendimiento es, a estas alturas, una obviedad. Aunque también es un síntoma claro del elevado consumo de batería que se está produciendo. Ajenos a esto último, cada vez más fabricantes de smartphones gaming –lo cual está empezando a ser algo– buscan soluciones para colocar grandes accesorios en sus teléfonos.

La última es Xiaomi, quien ha puesto a la venta en China un disipador externo para móviles en su tienda habitual por el equivalente a unos 10 euros. El dispositivo no es mucho más que un pequeño ventilador con ventosas, que se adhiere al teléfono y mueve el aire cercano a su parte central. Realmente, no dispone de ningún punto de contacto adicional, con lo que la disipación no será tan alta como su compatibilidad.

Este ventilador, que se hace llamar Flydigi B1, cuenta con tres intensidades de funcionamiento. No podía faltar la iluminación RGB propia, también requisito casi indispensable en los dispositivos de juego más recientes. Su batería interna es de 700 mAh, y con ella podrá funcionar entre 2 y 6 horas, en función de la potencia a la que se haya puesto a funcionar y el uso de iluminación.

El sistema se ha diseñado para que mantenga la compatibilidad con unos mandos que esta marca de Xiaomi pondrá también próximamente a la venta.

Xiaomi no ha sido la primera en preocuparse por la refrigeración de los dispositivos móviles. Algunos fabricantes, como Asus con su ROG Phone, también han llegado a lanzar algunos accesorios para esta misma finalidad.