Pixar ha relanzado las tres primeras películas de Toy Story en alta calidad 4K para aprovechar el tirón de Toy Story 4, una estrategia que ya han seguido multitud de cintas como excusa para volver al mercado. Sin ir más lejos, Matrix ha celebrado su veinte aniversario volviendo a los cines en 4K. En este caso, no obstante, la nueva edición de Toy Story 2 ha llegado con un pequeño cambio.

En las primeras películas de esta saga era costumbre cerrar los créditos finales con pequeños sketches humorísticos de los personajes, actuando como si fueran tomas falsas de la grabación o momentos “entre bastidores”. Mientras que la mayoría son gags divertidos que cierran la historia, hay una perturbadora escena que han decidido retirar de la nueva versión en DVD, Blu-Ray y Digital HD.

En esta escena podemos ver a uno de los juguetes de “El Rodeo de Woody”, Capataz Pete, hablando de forma casi obscena con dos Barbies. “¿Entonces, sois absolutamente idénticas? Estoy seguro de que puedo conseguiros un papel en Toy Story 3, pregunta Capataz mientras coge a una de ellas de la mano. Cuando descubre que la conversación ha dejado de ser privada y Woody le está escuchando cambia su actitud completamente y se le nota avergonzado. Al ser descubierto, echa apresuradamente a las Barbies del lugar, no sin antes ofrecerles quedar en otro momento para darles “consejos de actuación”.

El sketch pone de manifiesto una situación de acoso sexual que tenemos muy reciente en el imaginario colectivo después del movimiento #MeToo y las denuncias contra magnates del cine como Harvey Weinstein. Tal vez cuando se estrenó esta película en 1999 era aceptable bromear con el asunto como “guiño” al público adulto, pero desde luego no es algo que la audiencia de 2019 fuera a tolerar.

¿Olvido o lección aprendida?

La decisión de la productora de eliminar por completo la escena ha abierto el debate sobre si hubiera sido mejor incluir un mensaje antes del sketch avisando de la clase de contenido que se va a reproducir. No sería la primera vez que se tomaran medidas similares. En 2005, la actriz Whoopie Goldberg fue escogida para grabar un aviso en un DVD recopilatorio de los Looney Tunes:

En el vídeo, Goldberg explica que los Looney Tunes son “productos de su tiempo” y que las diferencias étnicas se “caricaturizaban” de forma ofensiva en el momento en que esos dibujos animados salieron a la luz. La actriz explica con mucha claridad que algunos de los episodios son racistas o machistas y que, aunque podemos seguir disfrutando de ellos, hay que tener en cuenta que no son un buen ejemplo. Todo en algo más de dos minutos y de forma sencilla, para que también la audiencia infantil pueda entenderlo.

¿Hubiera sido mejor que Disney incluyera un mensaje similar en lugar de retirar la escena? Si bien es cierto que el olvido nos lleva a repetir los mismos errores, el sketch de Capataz dura menos de un minuto. Es una escena intrascendente de la película y dedicarle mucho tiempo puede que no fuera la solución. Puede que Pixar no quisiera invertir tanto esfuerzo en esos pocos segundos de metraje.

En los rincones más oscuros de Pixar

No obstante, la decisión ha podido venir por otros derroteros, y es que John Lasseter, creador de Toy Story, fue obligado a abandonar Disney Pixar el pasado año como consecuencia de las acusaciones por acoso sexual y “conducta inapropiada” por parte de numerosas trabajadoras. Como ha ocurrido con la mayoría de nombres que han aparecido en las listas negras del #MeToo, Lasseter es uno de esos “genios” que parecen intocables.

john lasseter skydance
Wikimedia.org

Su conducta, de sobra conocida por el entorno de trabajo, fue permitida durante décadas porque él era el hombre que había revolucionado para siempre la animación. Según las denunciantes, su acoso era físico y verbal, y a muchas trabajadoras de Pixar les llegaron a aconsejar no acudir a las reuniones creativas para “no distraerle”.

En 2015, Brenda Chapman se convirtió en la primera mujer en dirigir una película de Pixar, Brave, pero la retiraron del proyecto a mitad de la producción debido a “diferencias creativas” con Lasseter. De hecho, en más de una ocasión se ha especulado sobre el cambio de rumbo de la película, ya que se nota una diferencia muy fuerte entre el estilo de la primera mitad y el de la segunda. Ahora también se especula sobre si esas supuestas diferencias creativas fueron tales o hubo otras razones detrás de la marcha de Chapman, aunque ella siempre ha sido muy discreta con la cuestión.

A pesar de todo, Lasseter fue contratado en Skydance a principios de año como jefe de animación. El CEO de esta productora, David Ellison, explicó en un comunicación que la decisión no había sido tomada “a la ligera”, sino que era consciente y meditada. En el escrito Ellison afirmaba que Lasseter había “aprendido valiosas lecciones” y que había prometido comportarse “de forma completamente profesional” en el lugar de trabajo. Numerosas voces se alzaron en contra de esta decisión, y Emma Thompson abandonó un proyecto con Skydance como protesta, pero todas las acciones en contra han sido inútiles.