Microsoft anunció Project Scarlett, la Xbox de próxima generación, durante su conferencia en el E3 2019 el pasado junio. Sin embargo, reportes surgidos desde 2018 anticipaban que los de Redmond se encontraban trabajando en dos nuevas consolas. La primera de ellas, conocida internamente como 'Anaconda', es precisamente Scarlett. La otra, 'Lockhart', sería un hardware de menores prestaciones técnicas, pero no fue presentada en el evento. ¿Todavía está en planes? Una fuente cercana a los planes de la compañía asegura que sigue en marcha.

Brad Sams, periodista de Thurrott y quien cuenta con información confiable sobre futuros productos de Microsoft, reveló que la Xbox 'Lockhart' sigue en desarrollo. Además, sostiene que se trata de una consola con menor poderío técnico respecto a Scarlett; legaría sin lector de discos para enfocarse totalmente en el formato digital y en Project xCloud, el servicio de streaming de videojuegos que se lanzará a finales del presente año.

De acuerdo a Sams, 'Lockhart' llegará con los componentes de hardware necesarios para desplegar entornos virtuales y gráficos a un nivel muy básico, mientras que la tecnología de Project xCloud se encargaría de procesar el resto. Lo anterior no solo ayudará a reducir los costes de producción, también a disminuir la latencia del servicio, pues la consola estaría compartiendo un pequeño porcentaje del procesamiento.

Se espera, por lo tanto, que este producto sea significativamente más económico que Project Scarlett, ya que esta última está llamada a reemplazar directamente a la Xbox One y sí contará con lector de discos. Los de Redmond no han ofrecido información sobre el precio, pero la ola de rumores y reportes menciona que se podrá adquirir por no menos de 500 dólares. Sams indica que 'Lockhart' llegaría un precio inferior a los $100 dólares.

Por ahora se sabe que Scarlett integrará un procesador AMD Zen 2 personalizado, una GPU con arquitectura Navi y memoria RAM GDDR6. Al igual que la PlayStation 5, también apostará por un sistema de almacenamiento SSD ultrarápido para reducir los tiempos de carga. La consola, según Microsoft, será cuatro veces más poderosa que la Xbox One X, siendo capaz de alcanzar la resolución 4K y 120 fotogramas por segundo.