Por fin, después de varios aplazamientos, la misión india Chandrayaan-2 ha iniciado su viaje a la Luna, que continuará hasta el próximo mes de septiembre; cuando, si todo va bien, aterrizará finalmente sobre el polo sur del satélite.

El lanzamiento ha tenido lugar a las 5:13 ET (11:13, hora peninsular española), desde el Centro Espacial Satish Dhawan situado en Sriharikota, en la costa este de la India.

Sin incidencias

A pesar de las reticencias generadas por los múltiples aplazamientos de la misión, finalmente su salida ha transcurrido sin incidencias, con un lanzamiento limpio, impulsado por el lanzador más potente de la Organización de Investigación Espacial de la India (ISRO), el GSLV-MK3-M1. Poco más de un cuarto de horas después de su despegue, a las 11:30, se ha producido correctamente la separación de GSLV-MK3-M1 y los tres componentes de la nave se han introducido en la órbita terrestre, empezando su viaje a la Luna.

Se trata del segundo paso de un proyecto que se inició en 2008, con el lanzamiento y la posterior llegada a la Luna de Chandrayaan-1. En aquel momento solo se envió una sonda, que se encargó de recabar datos sobre el satélite, incluyendo información sobre su actividad tectónica y un completo mapa tridimensional. Además, los registros tomados por uno de sus instrumentos, el Moon Mineralogy Mapper (M3), sirvieron para que el año pasado se pudiese detectar la presencia de hielo en la superficie lunar.

Chandrayaan-2 incluye un módulo lunar con instrumentos que ayudarán a conocer aún más información sobre la Luna, pero además incluye algo con lo que no contaba su antecesora: un rover que se desplazará en un radio de 500 metros desde su lugar de aterrizaje. Dicho punto se ubicará en el polo sur del satélite, algo sin parangón hasta el momento; ya que, si bien es la zona más apta para la colocación de posibles asentamientos humanos en un futuro, también es un sitio con un relieve complicado para su aterrizaje. Por eso, si todo va bien, en septiembre la India podría hacer historia. Sin duda, haber conseguido colocarse entre los cuatro países que han conseguido alcanzar el satélite con éxito, a pesar de no disponer de un presupuesto tan alto como el de otras potencias, ya es motivo para sentirse orgullosos. Pero lo que pueden lograr dentro de dos meses es ir un paso más allá. Estaremos atentos hasta entonces.

👇 Más en Hipertextual