Después de varios retrasos en su fecha de lanzamiento, la Organización para la Investigación Espacial de la India (ISRO) ha vuelto a recurrir a la cautela, posponiendo de nuevo la salida de su misión Chandrayaan-2 con rumbo a la Luna.

Lo hicieron esta noche, menos de una hora antes del momento en el que estaba planeado que la nave partiera desde el Centro Espacial Sriharikota.

56 minutos

56:24. Esa es la cifra en la que se congeló la cuenta atrás tras la que la India emprendería su viaje hacia el polo sur de nuestro satélite.

Poco después, la ISRO anunciaba en su cuenta de Twitter que el motivo había sido un problema técnico en el sistema de lanzamiento. Por el momento no hay nueva fecha, aunque se cree que podría ser este mismo martes. De cualquier modo, habrá que esperar a que los científicos de la misión lo anuncien oficialmente.

No es la primera vez que la salida de Chandrayaan-2 sufre un retraso. De hecho, lleva haciéndolo desde 2013, cuando estaba planeado que partiera como continuación del éxito planteado en su primer paso, Chandrayaan-1.

Entonces el motivo fue la salida de la agencia espacial rusa, Roskosmos, que en un inicio formaba también parte del proyecto. Desde entonces se pospuso en varias ocasiones por motivos políticos, hasta establecer la que parecía la fecha definitiva en el pasado mes de mayo.

Sin embargo, el fracaso de la misión israelí Beresheet, que se estrelló justo a su llegada a la Luna, llevó a que los científicos de ISRO quisieran extremar las precauciones de su propia misión y prefirieran retrasarla otra vez, hasta este domingo. De nuevo, la necesidad de que todo salga perfecto les ha llevado a volver a aplazarlo, muy poco antes del momento definitivo. Está claro que, cuando de viajar a la Luna se trata, cualquier precaución es poca.