Huawei aún no sabe a ciencia cierta si podrá continuar haciendo uso del sistema operativo que provee Google en sus smartphones, según ha confirmado la compañía este lunes. Las últimas declaraciones de Donald Trump en la cumbre del G20 en Osaka y las informaciones derivadas que han ido apareciendo al respecto invitan a pensar que así será, pero por ahora la compañía no ha sido informada de manera oficial.

Así lo ha confirmado un representante de la compañía a Reuters, quien ha asegurado estar aguardando a la decisión definitiva que emita el Departamento de Comercio estadounidense sobre si la versión de Android de la firma de Mountain View tiene el permiso para ser utilizada en sus dispositivos. Esto es fundamental para incluir determinados servicios y aplicaciones imprescindibles en territorios como el europeo.

Reconocemos los comentarios del presidente Trump relacionados con Huawei durante el fin de semana y esperaremos la orientación del Departamento de Comercio, pero no tenemos nada más que agregar en este momento.

Luz al final del túnel

Aunque las relaciones entre Estados Unidos y China parecía que no podían estar más deterioradas tras los últimos meses de guerra comercial, la citada reunión de directivos en suelo japonés parece haber dado un vuelco a la situación, para alegría de Huawei y las compañías estadounidenses que tienen parte de su actividad en China, puesto que no se verán afectadas por políticas arancelarias perjudiciales para sus negocios.

En cualquier caso, queda esperar a la decisión definitiva por parte de la Administración Trump, que sentará las bases bajo las cuales podrá operar la firma de Shenzhen y que, a menos que cambien los vientos de nuevo, apuntan a un esperanzador futuro para la división de consumo de Huawei. Lo sabremos en los próximos días, cuando se produzca la reunión del Departamento de Comercio que esclarezca los pasos a seguir de aquí en adelante.