Durante la cumbre de líderes del G20, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ha anunciado un levantamiento parcial del veto impuesto a Huawei. En consecuencia, algunas empresas estadounidenses podrán vender sus productos a la firma china sin ningún tipo de restricción por parte del Departamento de Comercio de los Estados Unidos.

"Enviamos y vendemos a Huawei una enorme cantidad de productos para todo lo que fabrican, y creo que eso está bien", ha expresado Trump, asegurando que el comercio con la marca asiática podrá continuar por los cursos habituales. “Es un asunto muy complejo, altamente científico. En algunos casos nosotros somos los únicos que fabricamos esa tecnología".

Hemos acordado que las empresas estadounidenses puedan vender productos a Huawei.

El pasado mes de mayo, Donald Trump y el Departamento de Comercio de los Estados Unidos incluyeron a Huawei en la "entity list", una medida que prohibía a las empresas norteamericanas mantener negocios con la firma china sin una autorización previa del Gobierno. La decisión afectó a compañías como Google, Microsoft o Intel, quienes proveen diversas tecnologías a la corporación china.

El veto se levanta, pero solo parcialmente

Aunque las declaraciones de hoy suponen un evidente avance respecto al estado en el cual se encontraba la tecnológica asiática, llegan acompañadas de puntualizaciones que aún dejan el aire el término de las negociaciones. Tal y como recoge Bloomberg, Trump ha hecho referencia a una próxima reunión del Departamento de Comercio de Estados Unidos en la cual se decidirá qué productos pueden ser vendidos a Huawei por las empresas estatales y cuáles no. Asimismo, tampoco ha confirmado que la firma china vaya a ser suprimida de la Entity List, la “lista negra” que dio comienzo a esta situación.

Tras el levantamiento del veto, no obstante, Huawei podrá volver a adquirir tecnologías de las empresas norteamericanas sin ningún tipo de restricción, asegurando así un suministro fluido y la continuidad de sus diferentes negocios. Los teléfonos de la marca, además, podrían hacer uso de los servicios de Google —una de las mayores preocupaciones de los consumidores—.