Cada gran potencia mundial cuenta con sus sitema de posicionamiento por satélite. Estados Unidos tiene GPS, Rusia GLONASS, China Beidou y Europa, desde hace un par de años, Galileo. Este reciente sistema lleva al menos un par de días sin dar señales de vida, estando la gran mayoría de sus satélites bajo el estatus de "no usable".

Así lo afirmaba la BBC este fin de semana. El sistema va a por su tercer día fuera de servicio, y está desde el pasado viernes offline debido a "un incidente técnico relacionado con su infraestructura de tierra".

Varios días fuera de servicio

Los dispositivos que cuentan con compatibilidad con este sistema, por tanto, tendrán que conformarse con la señal procedente de las de otros. Afortunadamente, la inmensa mayoría de clientes con 'GPS' son compatibles con varios de estos sistemas, que pueden ser utilizados incluso de forma simultánea.

Galileo es relativamente reciente, por lo que los dispositivos comerciales como smartphones de mayores gamas venían recibiendo compatibilidad con él. Si bien ya prestaba servicio, Galileo se encuentra todavía en una fase inicial. Durante esta, los sistemas más críticos todavía no hacen uso de él de forma exclusiva.

Acudiendo a su página de status, Galileo lista la práctica totalidad de sus satélites debido a un "corte del servicio". La Agencia de Sistemas de navegación Global –o GSA, en inglés–, todavía no ha ofrecido información adicional acerca de las causas específicas de este corte en el servicio.

Galileo cuenta con un servicio de búsqueda y rescate tanto en entornonos montañosos como marítimos al que denominan SAR. Según afirma la propia plataforma, estos continuan funcionando con normalidad.

Según apuntan desde The Verge, Inside GNSS –una publicación industrial– apunta a fuentes propias que afirman a problemas en lo que llaman una instalación de sincronización en Italia. Esta apuntaba a una parada de servicio de unas 48 horas, que ya han sido superadas ampliamente.

Galileo es el programa de navegación por satélite de la Unión Europea y está operado por la ESA. Lanzado en diciembre de 2016, cuenta con 22 satélites en operación, 2 en pruebas y otros 12 todavía por lanzar. Se espera que este sistema esté finalizado completamente el próximo 2020.

Curiosamente, Spaceopal, la empresa alemana que opera este servicio, celebraba a través de las redes sociales su décimo aniversario el mismo día en el que el Galileo dejó de funcionar.