La marca de cámaras miniatura de vigilancia Ring de Amazon se ha asociado con al menos 200 departamentos de policía en los Estados Unidos, ha dado conocer Motherboard. Aunque su contrato no es ninguna sorpresa, es la primera vez que se tiene una cifra que arroja luz sobre la extensión de esta alianza.

A través de una solicitud de registro público, el dato fue obtenido por el medio de un correo electrónico que contiene la transcripción de las notas que el jefe de la policía de Waynesboro, Virginia, tomó y se envió a sí mismo tras un seminario web impartido por un representante Ring el 9 de abril. Por lo tanto, es posible que la cifra haya cambiado a la fecha.

Según el correo, Ring permite a los policías solicitar imágenes de los dueños de las cámaras a las que proporciona sus servicios. Y si bien los oficiales deben obtener el consentimiento de los propietarios, no necesitan una orden judicial para ello.

De acuerdo con The Verge, Ring ha declarado en un comunicado que cualquier solicitud de la policía debe estar vinculada a una investigación activa y que la policía no puede acceder directamente a las imágenes:

Cada decisión que tomamos en Ring se centra en la privacidad, la seguridad y el control del usuario. Si bien los socios encargados de hacer cumplir la ley pueden enviar solicitudes de video para los usuarios en un área determinada cuando investigan un caso activo, Ring facilita estas solicitudes y se requiere el consentimiento del usuario para compartir cualquier material o información. La policía no puede ver cuántos usuarios de Ring recibieron la solicitud, se negaron a compartir o rechazar todas las solicitudes futuras.

No es la primera vez que las cámaras de Ring causan polémica. En abril de 2019, The Intercept reportó que la compañía proporcionó a su equipo de investigación y desarrollo con sede en Ucrania un acceso prácticamente ilimitado a una carpeta del servicio de almacenamiento en la nube S3 de Amazon que contenía cada vídeo creado por cada una de sus cámaras de vigilancia en todo el mundo.

"Estas grabaciones provienen exclusivamente de videos compartidos públicamente de Ring desde la aplicación Neighbors (de acuerdo con nuestros términos de servicio), y de una pequeña fracción de los usuarios de Ring que han proporcionado su consentimiento explícito por escrito para permitirnos acceder y utilizar sus videos para tales fines", indicó la empresa en un comunicado.

Además de Ring, Amazon también ha causado polémica por vender su producto reconocimiento facial Rekognition a las autoridades estadounidenses, el cual es ya usado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE en aeropuertos.

No obstante, la organización sin fines de lucro Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) ha demostrado el riesgo que supone esta tecnología para minorías en el país como las personas de raza negra. Por su parte, los empleados de Amazon han pedido a Jeff Bezos que no venda la tecnología de reconocimiento facial al Gobierno. En cuanto a la alianza con Ring, las consecuencias todavía están por verse.